Cinfa renueva el apoyo al programa de formación en cooperación internacional de Farmacéuticos Sin Fronteras

Guardar

image__Cinfa_2_3314216333198835277
image__Cinfa_2_3314216333198835277
Laboratorios Cinfa ha renovado por segundo año su acuerdo con Farmacéuticos Sin Fronteras para subvencionar un programa de formación en cooperación internacional para farmacéuticos, el 'Proyecto Boticarios', cuya primera edición tuvo lugar en 2012.

Cinfa renueva el apoyo al programa de formación en cooperación internacional de Farmacéuticos Sin FronterasLas personas que participan, 36 en la primera edición y 37 en la segunda, tienen la oportunidad de formarse y tomar parte en las actividades que se desarrollan en el ámbito mundial en el campo sanitario-farmacéutico a través de dos tipos de becas: la primera cubre la formación académica con un curso de especialización en Cooperación Farmacéutica y la segunda financia el Programa de Prácticas en Terreno.

 

Para participar en la edición 2013 de 'Proyecto Boticarios' se debe formalizar la matrícula contactando con la Sede Central de FSFE en Madrid en el teléfono 915213221, o bien proceder a la inscripción online del curso en su página web.

 

Testimonios de dos cooperantes

 

Pilar Sosa, que participó en la primera edición de 'Proyecto Boticarios', viajó el pasado mes de julio a Soyapango, un municipio cercano a San Salvador, para realizar las prácticas en terreno. El objetivo era mejorar el servicio de farmacia de la clínica que la Fundación Padre Arrupe tiene en la zona. "Para mí, ha sido una experiencia muy enriquecedora y positiva a nivel personal y también profesional. Desde siempre había querido viajar a algún país desfavorecido y ayudar en lo que pudiera. Con esta beca he cumplido ese deseo y me ha servido para descubrir otras realidades", cuenta esta farmacéutica de 48 años.

 

Su labor en el país consistió, según cuenta, "en introducir avances organizativos y tecnológicos, como la elaboración de protocolos de actuación, la creación de una comisión farmacoterapéutica, el diseño de nuevas hojas de prescripción y la instalación de una base de datos farmacológica".

 

Por su parte, Marta Ortiz, recién licenciada en Farmacia, ayudó durante un mes a la rehabilitación y ampliación de un dispensario parroquial en un pueblo de República Dominicana. Allí colaboró en la formación de los promotores de salud de la zona para el uso racional del medicamento. "Me apunté al curso y al acabar no lo dudé ni un momento. Gracias al programa Boticarios, pude vivir de cerca otro concepto de salud y de la vida en general. Conocer un país así, desde dentro y, sobre todo, ejerciendo tu profesión y una labor de ayuda no tiene precio en cuanto a aprendizaje", expresa.