AFEM representa en el 2 de Mayo los fusilamientos de la sanidad

205 años después, y muy cerca de donde cuelga el cuadro original de Francisco de Goya, "Los Fusilamientos del 2 de Mayo", conocido también como "La Carga de los mamelucos", miembros de Afem (Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid), muy bien dirigidos por Fátima Brañas, la portavoz de la Asociación, homenajeaban al pintor que mejor plasmó la resistencia del pueblo madrileño ante la invasión de los vecinos franceses. Eso sí en una jornada llena de buen humor y hasta se podría decir que festiva.

Guardar

AFEM representa en el 2 de Mayo los fusilamientos de la sanidad
AFEM representa en el 2 de Mayo los fusilamientos de la sanidad

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fátima Brañas dirigía a los componentes del cuadro mientras relataba, altavoz en mano, cómo más de doscientos años después la sanidad pública se ve asediada por "las cargas" de las empresas privadas. Mientras los sonrientes mamelucos se ponían en posición de disparar sus armas de juguete y un pequeño voluntario, armado con pistola de agua, se impacientaba y le preguntaba al papá que cuándo podía disparar, la portavoz de Afem pedía la ayuda de un intérprete para que tradujera al inglés sus palabras. Aprovechando que se estaba a las puertas del Museo del Prado, animaba, lugar donde se encuentran muchos turistas "tenemos que advertirles que si se ponen enfermos en nuestro país no se les ocurra ir a la sanidad privada".

 

Lo que tiene España por costumbre

 

Después soltó una carga en profundidad, afirmando que la marca España significa favorecer a los menos buenos y cargarse lo que mejor funciona, palabras que traducía el intérprete ante unos "guiris" que con cara de despiste miraban mientras paseaban tranquilamente.

 

Entre las coplillas más coreadas dentro del gran repertorio, acumulado durante seis meses largos de conflicto, se repetían: "arriba, arriba/todos a luchar/la salud es un derecho/basta ya de especular" o el grito que dice el "Sí , Si, se puede", o coreaban bailando dando pasos conjuntados hacia adelante y hacia atrás, "dinero por aquí/dinero por allá/la pública "palante" / la privada para atrás". También se repetía la de "todos los sanitarios tenemos un deseo/ que para la privada no haya dinero".

 

Lo suyo hubiera sido que los fusilamientos de la sanidad se hubieran celebrado en la Puerta del Sol, como en el escenario original, pero claro, no les pilla tan cerca del Ministerio, al que de vez en cuando señalaban dirigiéndoles alguna alusiva cancioncilla.