A la espera de una explicación sobre el cierre del Centro de Especialidades de Fuencarral, en Madrid capital

Guardar

image__poza_teresa_list_40926
image__poza_teresa_list_40926
Una de las afectadas por el cierre del centro de especialidades de Fuencarral-El Pardo, en Madrid capital, Teresa Poza Sebastián, que es enfermera, reflexiona sobre algo para lo que, de momento, no tiene respuesta, como es la urgencia de la Consejería de Sanidad de Madrid de cerrar dicho centro, así como que, entre las consecuencias, sea enviar a los enfermos a consultas situadas a 30 kilómetros de sus casas.

Las Asociaciones de Vecinos de distrito de Fuencarral-El Pardo, de Madrid, se están movilizando para manifestar su rechazo por la decisión de cerrar el Centro de Especialidades de Fuencarral, situado en la calle Olesa de Monserrat; el rechazo es masivamente apoyado por el conjunto de vecinos y vecinas.

 

Según se nos informó, el motivo del cierre es el mal estado del edificio, algo que se venía diciendo durante años. No se entiende que la solución sea el derribo, ya que en apariencia el edificio no se ve tan deteriorado como para derribarlo. En todo caso, y en virtud de la transparencia que hay que exigirle a cualquier administración pública, no entendemos por qué no se facilita a los afectados el informe técnico del diagnóstico de la estructura, que obliga a cerrarlo con tanta premura.

 

Atropello a los vecinos

 

Nos parece un gran atropello para los vecinos y vecinas de esta zona, todos de edad avanzada. De un plumazo y en el plazo de un mes, se han quedado sin asistencia de especialidades médicas en la zona, y se les envía a centros muy alejados de sus domicilios. Algunos han recibido citas hasta en Colmenar Viejo (localidad a 30 kilómetros de sus casas). Este cierre, del que desconocemos las causas, va a aumentar las listas de espera en los centros, ya de por sí saturados, a los que se deriva a estas personas.

 

La mayoría de los usuarios de este centro son personas mayores y de bajo nivel adquisitivo, por lo que el trastorno que les hará tener que desplazarse a lugares donde necesariamente han de utilizar transporte público, va a ser notable, o, a veces, imposible.

 

Sin vínculo profesional

 

También es importante reparar en la ruptura del importante vínculo de confianza y afecto que mantienen estos pacientes con los profesionales sanitarios que les han atendido durante años. Muchos de estos pacientes presentan patologías que requieren visitas rutinarias al especialista. A partir de ahora, será otro equipo el que les atienda y con ello se deteriora su asistencia sanitaria aún más, puesto que estos especialistas desconocen los procesos que ha seguido su enfermedad al no haber mantenido una relación continuada en el tiempo con sus pacientes.

 

Teresa Poza SebastiánPor consiguiente, las asociaciones de vecinos de Fuencarral-el Pardo están pidiendo al consejero de sanidad, por medio de manifestaciones, concentraciones, recogida de firmas... que dé algún tipo de explicación convincente por la que se ha de cerrar y derribar el centro, sin que hasta el momento se haya dado alguna respuesta por su parte.

 

Centro de Salud en un barracón

 

Por otra parte en el distrito, el centro de salud de Fuencarral está ubicado en unos barracones prefabricados desde hace bastantes años. Este se construyó de manera provisional con el compromiso por parte de la administración de que el edificio definitivo estaría construido en breve… Y han pasado la friolera de 10 años sin que se haya dado ningún tipo de respuesta a esta situación.

 

Este tipo de situaciones ponen en más peligro la calidad asistencial en la sanidad pública, aumentando las listas de espera, absolutamente intolerables en la actualidad, y además provocan la saturación de las urgencias hospitalarias.

 

Teresa Poza Sebastián es enfermera y usuaria del centro de especialidades de Fuencarral, en Madrid-capital