A Fdez. Lasquetty sólo le molesta que el auto del TSJM lo conocieran los medios antes que él

A las pocas horas de haberse conocido la decisión del Tribunal Superior de Justicia Madrid, el consejero de Sanidad, Javier Fernández Lasquetty, compareció ante los medios de comunicación para manifestar, en primer lugar, mostrar su perplejidad porque el auto judicial estuviera colgado en las webs "antes de que lo conocieran los servicios jurídicos de la Comunidad de Madrid"; asimismo mostró su extrañeza porque el tribunal se hubiera pronunciado sin haber escuchado a las autoridades madrileñas.

Guardar

Javier Fernández Lasquetty 
Javier Fernández Lasquetty

En su intervención, Fernández-Lasquetty recordó cuestiones esgrimidas en otras ocasiones, como que la crisis había llevado al gobierno regional a tomar una serie de medidas en pro de conservar una sanidad pública y de máxima calidad. Además de señalar que el tribunal no había escuchado a la Comunidad de Madrid y que, por tanto, no le había dado oportunidad de expresar sus razones, arguyó que el auto no entraba en el fondo del asunto, a lo que añadió que la suspensión era temporal (tres días) y aclaró que "nos piden a nosotros alegaciones; alegaciones que son muchas y bien fundamentadas". En este sentido se mostró dispuesto a no agotar el plazo y presentarla antes de los tres días citados.

 

Uno de los argumentos más esgrimidos por el consejero es que el auto se expresa en todo momento en condicional, puntualizando que, cuando los jueces quieren, el lenguaje de los autos es contundente y rotundo. En este caso, insistió, "el auto no afirma nada". Fernández-Lasquetty hizo una encendida defensa de las actuaciones de una Comunidad de Madrid responsable, frente a unos socialistas que, lejos "de hacer propuestas o aportar ideas se dedica a poner palos en la rueda". (Imagen que repitió a lo largo de la rueda de prensa).

 

Jugar a prolongar el conflicto

 

Fernández Lasquetty se refrió a la irresponsabilidad de las actuaciones del líder socialista madrileño, Tomás Gómez, para "quien cualquier cosa le vale". Y a continuación evaluó que el señor Gómez juega a prolongar el conflicto y a hacerlo más difícil.

 

Tras la breve intervención, las explicaciones y los conceptos se repitieron y algunas objeciones por parte de los periodistas, rebotaban en un consejero que quería dar la cara, pero que se expresaba con cautela, excepto a la hora de avaluar el comportamiento del líder opositor, de quien más adelante diría que a Tomás Gómez no le importan esos hospitales, ni la asistencia que se dispense en los mismos, ni unos profesionales, deseosos en buena parte de que amaine el conflicto.

 

Ante la pregunta si había hablado con las empresas adjudicatarias, negó en todo momento cualquier conversación. Ante la paralización del proceso de externalización de los seis hospitales por parte del TSJM, aceptando las medidas cautelares pedidas por el Partido Socialista, a causa del cambio de exigencia de que las empresas adjudicatarias tuvieran que hacer un desembolso anual -y no de la totalidad de la adjudicación (10 años)-, Lasquetty se defendió argumentando la teoría expuesta en otras ocasiones por su Consejería, consistente en que se atiene a la Ley de Contrataciones de la Administración, que prevé que según la naturaleza del contrato se podría adoptar la fórmula empleada en estas adjudicaciones.

 

Varios colegas presentes en la rueda de prensa insistieron en si la Consejería tenía un plan B, para el supuesto de que el auto no fuera tan provisional como parece, Javier Fernández Lsquetty puso de manifiesto la adecuación de la Comunidad de Madrid a la legalidad vigente (curioso que en todo momento hablara de la Comunidad de Madrid y no de la Consejería de Sanidad).

 

Naturalmente salió a colación el caso del puertoriqueño Hima San Pablo y las dudas que expresó en un momento del largo proceso; a lo que Lasquetty respondió recordando que los directivos del hospital habían emitido en su momento un comunicado en el que manifestaban su compromiso de seguir con la oferta, "sin lugar a dudas".

 

Por último, al referirse a la comparecencia en la Asamblea de Madrid para explicar los pliegos, mantuvo que los de la oposición se marcharon, aunque eran ellos los que habían puesto fecha y hora a su comparecencia ante el parlamento regional.

 

La huída del debate

 

Ante el recordatorio de que no habían tenido tiempo de estudiar los pliegos, el consejero recordó que habían estado colgados en la web (en forma de borrador sin "apenas cambios en los definitivos") muchos días antes. Y prosiguió asegurando que lo que ocurrió es que Tomás Gómez y José Manuel Freire, el portavoz de Sanidad del Grupo Socialista, no querían debatir, "rehuyeron el debate porque no habían hecho bien su trabajo" y añadió que es algo habitual en ellos".

 

Alguien en la sala hizo referencia a que el auto estaba en el Twitter de Rubalcaba antes que en ningún sitio. Y Lasquetty emitió su opinión de que siempre ocurre igual y "nos gustaría saber por qué siempre que el PSOE o alguien de su constelación asamblearia va a los tribunales, los dictámenes aparecen en los medios de comunicación antes de que sea notificado a la Comunidad de Madrid".