Industria farmacéutica Celebrado en el marco del 40º Congreso de Neumosur

Simposio Chiesi sobre “Optimización en el tratamiento de las bronquiectasias”

— Jerez 27 Mar, 2014 - 3:27 pm

27 CHIESI LOGO

El diagnóstico precoz de las bronquiectasias influye favorablemente en la estrategia del tratamiento para evitar el deterioro funcional, según ha quedado puesto de manifiesto en el Simposio Chiesi “Optimización en el tratamiento de las Bronquiectasias”, celebrado en Jerez, en el marco del 40º Congreso de la Asociación de Neumología y Cirugía Torácica del Sur, Neumosur. Las bronquiectasias, BQ, no son una enfermedad en sí mismas, sino el resultado final de enfermedades diferentes, que producen infecciones bronquiales frecuentes.

Hasta un 50% de las formas graves de EPOC y hasta un 25% de formas graves de asma son portadores de bronquiectasias. “Añadiendo las BQ asociadas a enfermedades congénitas, podríamos calcular que hasta un millón de personas en España puede tener BQ”, afirma el Dr. José Francisco Carboneros de la Fuente, Médico Adjunto de la UGC y el responsable de la Unidad de FQ de Adultos del H. de Jerez de La Frontera, Cádiz.

A pesar del aumento de diagnóstico en los últimos años, la Dra. Alicia Padilla, del H. Costa del Sol de Marbella, Málaga, explica que “el infradiagnóstico de la BQ se debe a que las características clínicas son similares a otras patologías respiratorias -tos y expectoración crónica, infecciones respiratorias…-, y a que estas dilataciones anormales de los bronquios no se ven en la radiografía de tórax, que es una herramienta diagnóstica fundamental en Atención Primaria”. “Es fundamental”, prosigue, “sensibilizar a los profesionales en la sospecha clínica de BQ y la derivación de estos pacientes al neumólogo para realización de pruebas como la TAC de alta resolución”.

Estrategia del tratamiento

Según el Dr. Carboneros, “el diagnóstico precoz influye favorablemente en la estrategia del tratamiento para evitar el deterioro funcional”. En este sentido, este experto explica que “adecuar el tratamiento antibiótico a la colonización bronquial crónica, si se conoce el germen causante de la infección, beneficia su optimización”.

Actualmente, “los antibióticos aptos para su utilización por vía inhalada son la Tobramicina en solución para nebulizador, el colistimetato de sodio y el aztreonan lisina para nebulización. Su indicación es formal en Fibrosis Quística, FQ, y de uso compasivo en BQ no FQ”.

Respecto a la antibioterapia inhalada, el Dr. Carboneros comenta que” tiene ventajas sobre la oral al proporcionar una mayor eficacia y seguridad del tratamiento. La eficacia se consigue al alcanzar mayores concentraciones de antibiótico en las vías respiratorias inferiores -más de 100 veces superior-, con resultados satisfactorios frente a infecciones por gérmenes resistentes in vitro. La mayor seguridad se consigue porque la concentración sérica es hasta 100 veces inferior a la de la vía sistémica, lo que proporciona menos efectos sistémicos y mayor posibilidad de prolongación  del tratamiento en el tiempo”.

Estudios de calidad de vida

Los estudios de calidad de vida en los pacientes con BQ son importantes para determinar la situación clínica, que a veces difiere de la función pulmonar o extensión radiológica, así como para valorar la respuesta general de los tratamientos. El QOL-B-Spain-V3.0 es el primer cuestionario de calidad de vida específico para pacientes con BQ. El Grupo español de BQ encabezado, en este caso, por la Dra. Casilda Oliveira, del H. Regional de Málaga, lo ha adaptado y validado en español.

“Consta de 37 preguntas autoadministradas y se tarda unos 10 minutos en contestarlo; se divide en ocho dominios que abarcan toda la esfera clínica y social -capacidad física, vitalidad, percepción de la salud, limitaciones de rol, estado emocional, aislamiento social, carga de tratamiento y síntomas respiratorios-”, explica la Dra. Padilla.

Cinco parámetros

Por otro lado, el Dr. Miguel Ángel Martínez, del Servicio de Neumología del H. La Fe, ha liderado el proyecto para desarrollar una escala que clasifique la gravedad de las BQ en relación a su pronóstico, creando así el Score FACED, que es un acrónimo (F –Función pulmonar-, A –age, edad en inglés-, C –colonización por gérmenes-, E –extensión-, D –disnea, falta de aire-).

“Con solo estos cinco parámetros, fáciles de obtener en una consulta de Neumología, podemos establecer el pronóstico –mortalidad- a cinco años”, señala la Dra. Padilla. “En los últimos años”, concluye, “se ha conseguido una mejoría de la calidad de vida de los pacientes con BQ gracias a un diagnóstico precoz, una mejoría notable en el tratamiento, la fisioterapia respiratoria y un adecuado manejo de las comorbilidades asociadas”.

 

 

Deja un comentario