Hospitales Según una investigación del Hospital Vall d´Hebron

Ser mujer es un factor de riesgo en el infarto agudo de miocardio

— Barcelona 10 May, 2019 - 3:59 pm

La doctora Antonia Sambola, del Servicio de Cardiología del Hospital Universitario de Vall d’Hebron, quien también es «experta en la salud cardiovascular de la mujer», ha liderado una investigación, desarrollada en el marco de la Sociedad Española de Cardiología (SEC) y la Fundación Instituto para la Mejora de la Asistencia Sanitaria (Fundación IMAS), entre otros centro sanitarios, que muestra que el ser mujer implica un factor de riesgo en caso de infarto agudo de miocardio.

Para llevar a cabo esta investigación, se analizaron todas las altas hospitalarias con este diagnóstico entre los años 2005 y 2015 recogidas en el Sistema Nacional de Salud. Los datos dieron como resultado que en este marco temporal la mortalidad por infarto en mujeres fue del 18 por ciento, mientras que en los hombres lo fue del 9 por ciento.

El estudio también demostró que entre las mujeres se realizan menos angioplastias primarias, en torno a un 15 por ciento menos. «La angioplastia es la técnica que se lleva a cabo para restaurar la circulación en aquellas arterias que se han visto afectadas tras un infarto», amplia la información el Hospital Vall d’Hebron. De igual manera, se reflejó que las mujeres eran de media 10 años mayores que los varones en el momento de sufrir el infarto. También «tenían más comorbilidades: más hipertensión, diabetes, demencia, accidentes cerebrovasculares, discapacidad, insuficiencia cardíaca e insuficiencia renal», informa este hospital.

Motivo del factor de riesgo

El motivo de este factor de riesgo reside en que «las mujeres tardan más tiempo en acudir al sistema sanitario cuando tienen un infarto. Aguantan más síntomas como el dolor, minimizan los síntomas, esperan a ver si se les pasa. Por eso, también en parte, se les hacen menos angioplastias, al llegar demasiado tarde para obtener beneficio de esta técnica. Asimismo, los síntomas son confundidos muchas veces con ansiedad», tal como apunta Antonia Sambola. Por ello, esta diferencia entre hombres y mujeres se debe a causas sociales.

En aquellas regiones donde existe el Código Infarto, las cifras de mortalidad son menores, tanto en hombres como en mujeres, según explica Sambola. Sin embargo, «pero hay que seguir trabajando para reducir esta brecha en la mortalidad por infarto entre mujeres y hombres. Hay que tener en cuenta que las patologías cardiovasculares son la principal causa de muerte en el Estado», concluye esta.

Deja un comentario