Industria farmacéutica Durante su 52º Congreso

SEPAR insiste en la financiación de nuevos anticoagulantes en tromboembolismo pulmonar

— Santiago de Compostela (La Coruña) 8 Jul, 2019 - 4:52 pm

Durante el 52º Congreso de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), celebrado en la localidad coruñesa de Santiago de Compostela, dicha organización científica ha vuelto a reclamar al Ministerio de Sanidad la financiación pública para los nuevos anticoagulantes en pacientes con tromboembolismo pulmonar, como ya solicitó en 2015 junto a las sociedades españolas de Medicina Interna (SEMI), la de Trombosis y Hemostasia (SETH) y la de Emergencias Sanitarias (SEMES).

Carlo Jiménez

El tromboembolismo pulmonar, que se produce cuando un trombo o coágulo obstruye un vaso en los pulmones, en la mayoría de los casos debería tratarse con los nuevos anticoagulantes orales de acción directa. Estos fármacos amplían el arsenal terapéutico en el manejo de esta enfermedad.

«Cada vez hay más evidencia de su uso en el paciente con cáncer, incluido el cáncer de pulmón, ya que el paciente oncológico tiene más riesgo de sufrir estos episodios potencialmente mortales y constituyen una buena alternativa terapéutica a otros tratamientos que reciben ahora, como son las heparinas de bajo peso molecular, más caras e inyectables», apuntó el doctor Luis Jara Palomares, quien es miembro de SEPAR, en su ponencia ‘Luces y sombras en la enfermedad tromboembólica en pacientes con cáncer de pulmón‘, celebrada en el Congreso SEPAR 2019.

Según la información consultada por esta sociedad científica, la enfermedad tromboembólica venosa es la tercera causa cardiovascular de morbilidad y mortalidad, y en el caso de los pacientes oncológicos es la segunda causa de muerte. Para que se produzca, se requiere un daño e inflamación de los vasos sanguíneos a raíz de la cual se forman trombos. Cuando uno de estos coágulos que se forman en las piernas, se desprende y circula a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones, la persona afectada sufre un tromboembolismo de pulmón.

Factores de riesgo

Los especialistas en este campo indican que existen distintos factores de riesgo que pueden desencadenar un tromboembolismo pulmonar. Los pacientes oncológicos, incluidos los que tienen cáncer de pulmón, son una población especialmente sensible a la formación de trombos y, además, la quimioterapia también puede favorecerlos.

En cuanto a los tratamientos para el tromboembolismo pulmonar, SEPAR apunta que se pueden administrar tres tipos. El primero lo constituyen los antagonistas de la vitamina K (conocido como sintrom o warfarina), que se toma por vía oral y que son muy seguros y eficaces, pero tienen el inconveniente de que requieren controles periódicos para ajustar las dosis, que se realizan en los centros de Atención Primaria, al menos, una vez al mes.

En el paciente oncológico, hasta hace poco, el tratamiento de elección era la heparina de bajo peso molecular que se inyectan por vía subcutánea, que «son eficaces y seguras pero tienen el inconveniente de que no todos los pacientes lo toleran de forma adecuada y debemos plantear alternativas a largo plazo», detalla esta sociedad médica.

Administración oral

En tercer lugar, SEPAR resalta que están «los anticoagulantes orales de acción directa, que se denominan nuevos anticoagulantes, pero no tienen nada de nuevo. Llevan en el mercado desde hace más de ocho años, están aprobados por el Ministerio, pero no tienen financiación para los pacientes con enfermedad tromboembolica venosa».

Respecto a los pacientes que optan por esta opción de tratamiento, Luis Jara Palomares explicó que «deben pagarlo de su bolsillo, aproximadamente, 85 euros al mes». Además, añadió que «estos medicamentos tienen la bondad de que se administran por vía oral, son igual de eficaces que el sintrom, tienen la ventaja de que no requieren controles para ajustar las dosis y son más seguros que el sintrom y la warfarina, ya que producen menos hemorragias».

Deja un comentario