Breves Con motivo de la Navidad

La SEMG advierte de las consecuencias del aislamiento social en ancianos por la pandemia

— Madrid 16 Dic, 2020 - 6:12 pm

En el caso de los ancianos, y especialmente en el grupo de mayores de 75 años, las consecuencias del aislamiento social por la pandemia de la Covid-19 serán “menos reversibles y más graves” que para el resto de la población general, según ha advertido el responsable del Grupo de Trabajo de Salud Mental de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el doctor Fernando Gonçalves.

“El anciano vive con miedo y acepta mal las necesarias medidas de distanciamiento social que le vienen impuestas, porque implican una severa distorsión de sus contactos personales cotidianos, y no solamente en el plano físico, sino incluso en lo emocional, tan prioritario a su edad”, explica este facultativo. “Desgraciadamente, la soledad, a esas edades, suele ser una compañera habitual de vida del anciano, incluso compartida con su cónyuge, si aún lo tiene. Pero, de vez en cuando, en determinadas fechas, como sucede en la Navidad, esa soledad se veía aplazada por la presencia ocasional de sus familiares más directos, cosa que a día de hoy no sucede, porque esos contactos no están recomendados por el riesgo de contraer la enfermedad”, añade Fernando Gonçalves.

“Esas ausencias impuestas aumentan su melancolía, su aislamiento y su incomprensión”, lamenta este representante de la SEMG. Además, matiza que “a esas edades, el aumento del sedentarismo impuesto por las restricciones de movilidad, a su vez, incrementarán sus ya habituales limitaciones físicas”. A esto hay que añadir “la disminución de sus controles médicos habituales para sus patologías previas, que pueden verse agravadas por un servicio médico ahora limitado, debido a la pandemia, a simples contactos telefónicos, que con frecuencia son dificultados, por ejemplo, por sus déficits sensoriales, tanto auditivos como visuales”, apunta Gonçalves.