Política y Sociedad documento de posicionamiento de los médicos de familia

Semergen defiende una relación con la industria farmacéutica basada en la transparencia

La Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (Semergen) ha presentado, este lunes, 2 de diciembre, un documento de posicionamiento sobre el papel de la industria farmacéutica en la investigación y la formación de los médicos de Familia, en el cual se respalda la relación con el sector farmacéutico «siempre desde un punto de vista ético y de transparencia», según informó su presidente, el doctor José Luis Llisterri.

José Martínez Olmos, José Luis Llisterri, José Ramón Luis-Yagüe y Andoni Lorenzo

A la presentación de este documento acudieron, además de José Luis Llisterr, el director de Relaciones con las Comunidades Autónomas de Farmaindustria, el doctor José Ramón Luis-Yagüe; el presidente del Foro Español de Pacientes (FEP), Andoni Lorenzo; y José Martínez Olmos, que fue secretario general de Sanidad y que es miembro de la Escuela Andaluza de Salud Pública (EASP). Este último recordó que el acto supuso «una continuación de la mesa que se celebró en el Congreso Nacional de Semergen, en Gijón», sobre el mismo tema que ocupa el posicionamiento.

«Este manifiesto, si lo vemos desde fuera, tiene el valor del compromiso de uno de los agentes fundamentales, que son los médicos de Familia en este caso», apuntó José Martínez Olmos. Por su parte, Llisterri señaló que «este posicionamiento nace de una necesidad no bien cubierta actualmente por las sociedades científicas».

A juicio del máximo representante de Semergen, «la colaboración entre industria farmacéutica y las sociedades científicas en materia de formación e investigación es indispensable y debe estar sujeta a un código de buenas prácticas y presidida por la ética y la transparencia. Y esto es lo que hemos tratado de reflejar en este documento, que pone los cimientos de una relación basada en la confianza, el respeto mutuo y la consecución de un bien común y único: procurar la mejor salud y calidad de vida a los ciudadanos».

Recelos de la opinión pública

Actualmente, «la investigación clínica en la Medicina de Familia, así como la mayor parte de la formación continuada que reciben estos profesionales tras su instrucción universitaria, está promovida y/o financiada por la industria farmacéutica», continuó Llisterri, que añadió que se trata de «un hecho irrefutable y necesario en estos momentos, que plantea algunos recelos en la opinión pública». Por lo tanto, «precisaba ser revisado y se requiere de un posicionamiento razonado, transparente, riguroso y profesional», aclaró.

Dicha transparencia, «nos consta que existe por parte de Farmaindustria», añadió el presidente de Semergen, que indicó que «España es el país puntero en ensayos clínicos y somos el segundo país en Europa por número de pacientes incluidos en los ensayos. El I+D+i tiene cierta consideración en España». En este sentido, «tenemos un colectivo de patronal farmacéutica que apoya este tipo de investigación», detalló.

Para José Ramón Luis-Yagüe, este documento «refleja claramente el compromiso de la industria farmacéutica con la formación continuada de los profesionales, con la transparencia y con la investigación clínica, que, en definitiva, se traduce en un compromiso con los pacientes y con el Sistema Nacional de Salud (SNS)». «Hay una necesidad legítima de todas las partes de colaborar mutuamente, de avanzar en la formación continuada, de buscar sinergias», motivos por los cuales Farmaindustria cuenta, «desde 1992», con un «Código de buenas prácticas que es cada vez más exigente», recalcó.

«Somos el único sector con un código de estas características, en el que se haya exigido unas cuotas de rigor, de transparencia y de trabajo en abierto. Todos los asociados a Farmaindustria están obligados a acogerse al código, y hay algunos no asociados que se acogen al código igualmente», recordó Luis-Yagüe.

La no colaboración

El máximo representante de la organización de médicos de Familia recalcó, durante la presentación del citado documento de posicionamiento, «no estar absolutamente en acuerdo con los que preconizan que los que trabajamos en este tipo de formación estamos contaminados. Semergen se opone totalmente a esto, es importante sensibilizar a la opinión publica que tiene reticencias sobre lo que es la investigación y la formación de calidad». Además, «nos preocupa que algunas sociedades presuman de la no colaboración con la industria, y esto sabemos que no es así. Nosotros defendemos el rigor y la transparencia», especificó.

Participación de pacientes

Andoni Lorenzo aseguró respaldar la relación entre la sociedad científica y la industria farmacéutica, ya que «su buen desarrollo hace que los pacientes tengamos una buena calidad de vida». Sin embargo, manifestó que echa «en falta un cambio, legislativo o normativo, en el acceso a los Congresos. Los pacientes tenemos enromes dificultades para acudir a los Congresos de las sociedades científicas».

El presidente del FEP comprende que «es correcto» que los pacientes no puedan acceder a estos encuentros, pero «debe haber un cambio de cara a las organizaciones de pacientes, porque en las organizaciones somos gente profesional, algunos con ciertos conocimientos, y creemos que sí que debemos tener acceso a Congresos en los que poder conocer los campos de investigación y avances y darles, después, la información a los pacientes». Como respuesta, Luis-Yagüe planteó que, desde la patronal de la industria farmacéutica, se encuentran «reflexionando sobre este tema», mientras que Llisterri razonó que, desde Semergen, no se oponen «a la asistencia, en los Congresos, de los actores que participan en los ensayos clínicos».

Deja un comentario