Política y Sociedad por una primaria fuerte para una nueva sanidad

Según un informe de SEDAP, la Atención Primaria es la principal arma contra la COVID-19

— Madrid 30 Jul, 2020 - 4:27 pm

La Sociedad Española de Directivos de Atención Primaria (SEDAP) ha presentado un informe en donde se pone de manifiesto que la discriminación positiva hacia primaria en cuanto a presupuestos, tecnología, liderazgo y autonomía es la base para abordar la urgente transformación sanitaria post-COVID-19, por lo que se urge a líderes políticos, administración y gestores sanitarios a dotar a la AP de presupuestos, tecnología, fuerte liderazgo directivo y mayor peso y autonomía, respecto a la Atención Hospitalaria, dentro de los procesos asistenciales.

“Desequilibrar la balanza” hacia la Atención Primaria puede ser la principal conclusión del Informe “Atención Primaria: la oportunidad es ahora”, presentado este jueves, 30 de julio, y en el que la SEDAP vierte sus aprendizajes en la gestión de la covid-19 y prioriza una treintena de cambios urgentes y viables en este ámbito asistencial. La elaboración del informe ha sido posible gracias a la colaboración de Novo Nordisk, Ferrer y Leo Pharma

Manuel Bayona, presidente de SEDAP

“La covid-19 nos ha descubierto que una Atención Primaria fuerte es la mejor arma, no sólo contra esta pandemia sino contra cualquiera que venga en el futuro, sea un virus o una enfermedad crónica”, señala Manuel Bayona, Presidente de SEDAP, y añade que “los profesionales y directivos de AP hemos acometido en tres meses transformaciones que llevábamos una década tratando de impulsar: la salud digital, la coordinación entre niveles asistenciales, el teletrabajo… y hemos descubierto que los cambios eran posibles y las barreras, en gran medida, radicaban en el mantenimiento de nuestra la zona de confort”. Para SEDAP es el momento de, a partir de los aprendizajes obtenidos de la gestión de la Covid-19, poner en marcha o consolidar los cambios prioritarios, viables y urgentes en cuanto a gestión de tecnología, de personas y de procesos.

Elementos para la transformación

En una llamada a la acción, con la que concluye el informe, los directivos de Atención Primaria urgen a tomar su responsabilidad en facilitar y posibilitar la transformación, entre cuyas prioridades se encuentran:

En gestión de la tecnología:

-Avanzar en la implantación de la Salud Digital, ya iniciada en estos meses a través de la teleconsulta, el teletrabajo o la interconsulta remota AP/AH.
-Implantar sistemas de información integrados o interoperables que faciliten la continuidad asistencial
-Implantar la Historia Clínica Electrónica única en el territorio nacional

En gestión de personas:

– Maximizar las competencias de todas las categorías profesionales en AP y aumentar su resolutividad y autonomía
– Mejorar las condiciones laborales de los profesionales
– Impulsar la formación y participación

En gestión de procesos:

– Reforzar la resolutividad de la Atención Primaria
– Redefinir la accesibilidad al sistema, mediante el uso de tecnologías
– Redefinir procesos clave especialmente en atención a crónicos
– Establecer rutas integradas entre niveles asistenciales, incluyendo el ámbito sociosanitario

Una Primaria fuerte para una Nueva Sanidad

En los tres ámbitos de transformación subyacen las principales claves para un refuerzo de la Atención Primaria como centro del sistema sanitario pos-covid-19 y base para mejorar la salud de la población:

– Dotar a la Atención Primaria de los recursos presupuestarios, tecnológicos y humanos para reforzar su papel en la prevención, la salud pública y la educación para la salud.
– Asumir la atención a los mayores institucionalizados, como a los demás pacientes frágiles o crónicos complejos.
– Consolidar, con tecnología y redefinición de los procesos, la coordinación entre niveles, para crear rutas asistenciales transversales con el paciente en el centro, donde AP cuente con liderazgo, autonomía y resolutividad.
– Dejar de hacer todo aquello que no aporta valor

El Informe “Atención Primaria: la oportunidad es ahora” pretende establecer una hoja de ruta clara para esta transformación, donde se defina el papel que deben jugar no sólo los directivos y profesionales de la Atención Primaria, sino el conjunto de los actores políticos, económicos, sociales y sanitarios en nuestro país.