Hospitales Según HM Hospitales

El “sedentarismo obligado” por la Covid-19 ha perjudicado la salud del paciente

— Madrid 16 Jul, 2020 - 1:51 pm

Traumatólogos, oftalmólogos, psicólogos, endocrinólogos, nutricionistas y dermatólogos del grupo sanitario HM Hospitales han coincidido en asegurar que “el sedentarismo obligado” por la Covid-19 “ha perjudicado a la salud del paciente”.

La pérdida de masa muscular que conlleva la inactividad está resultando un factor determinante a la hora de favorecer el desarrollo o complicación de diversas patologías musculoesqueléticas, especialmente las que afectan a las articulaciones. El jefe de equipo de Cirugía Ortopédica y Traumatología del madrileño Hospital Universitario HM Puerta del Sur de Móstoles, el doctor Luis Sanz, explica que esto sucede porque “los músculos mantienen las articulaciones y los huesos en su posición funcional y si estos se deterioran, el cuerpo sufre. Es un efecto que empieza a notarse a los pocos días del cese de la actividad ordinaria”.

Así, la mayoría de los pacientes que visitaron las consultas de Traumatología estos días se aquejan de problemas de osteoartrosis, originados por la pérdida de elasticidad de los ligamentos y la falta de estímulo de carga en el cartílago articular; inestabilidad articular centrada, básicamente, en rodillas y hombros, a causa de la mayor laxitud de los ligamentos; y dolores lumbares, provocados por la falta del ejercicio físico que refuerza la musculatura abdominal y el suelo pélvico y el haber pasado mayor tiempo sentado o estirado, entre otros.

Los ojos son otros órganos que también se vieron afectados por el hecho de permanecer en casa. Las personas que ya padecían alguna enfermedad previa y no pudieron realizar los controles o seguir los tratamientos sufrieron descompensaciones de la patología; mientras que quienes desarrollaron problemas nuevos y no pudieron acudir al centro hospitalario, vieron como dicho problema evolucionó y, ahora, presentan más complicaciones.

Cambios en Salud Mental

Por otro lado, María Gallego, que es psicóloga del coruñés Hospital HM La Esperanza de Santiago de Compostela, considera que “aunque no se padezca ningún problema de Salud Mental previo, pueden haberse desarrollado otros problemas durante el confinamiento, derivados, por ejemplo, del que coloquialmente se conoce como el ‘síndrome de la cabaña‘”.

La doctora María Ballesteros Pomar, que es especialista en Endocrinología y Nutrición del Hospital HM San Francisco de León, destaca que “la alimentación también puede haberse visto afectada por el confinamiento, aunque no siempre de forma desfavorable”.

Los cambios más frecuentes recogidos en un estudio se refieren a mayor consumo de fruta (27%), huevos (25,4%), legumbres (22,5%), verduras (21%) y pescado (20%) y reducción en el consumo de carnes procesadas (35,5%), cordero o conejo (32%), pizza (32,6%), bebidas alcohólicas destiladas (44,2%), bebidas azucaradas (32,8%) y chocolate (25,8%), con algunas diferencias, sobre todo en función de la edad y el grado de adecuación de la dieta usual.