Política y Sociedad Jornada de IDIS sobre Digitalización de la Innovación Sanitaria en centros privados

El sector privado tira de la digitalización en la Sanidad española

La jornada sobre ‘Digitalización en la Innovación Biomédica en centros privados’, organizada por la Fundación Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), ha dado pistas por las que este sector impulsa la digitalización en la asistencia sanitaria española.

El encuentro se celebró en el auditorio del Hospital HM Sanchinarro de Madrid, con la participación de representantes de Farmaindustria, la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (FENIN) y la Asociación Española de Bioempresas (ASEBIO).

Juan Abarca Cidón

Innovación acreditada

El presidente de HM Hospitales, el doctor Juan Abarca Cidón, dio la bienvenida a los asistentes, a sus dos casas, el grupo sanitario mencionado y el IDIS. Tras esta cortesía, definió la vocación de hacer cosas nuevas como el motor que impulsa al sector privado de la Sanidad en España.

Desde esa “voluntad de hacer”, Juan Abarca Cidón pidió a los responsables industriales que apoyen este impulso tecnológico que se realiza desde la provisión sanitaria.

Tras las palabras del máximo representante de HM Hospitales, el presidente de IDIS, el doctor Luis Mayero, declaró que el Ministerio de Sanidad debe liderar la transformación digital de la Sanidad española, mediante una agenda coordinada desde el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (SNS), con el concurso de las comunidades autónomas y todos los agentes sectoriales.

Luis Mayero

Ante los riesgos demográficos

Como recordó Luis Mayero, la deriva demográfica que experimenta el país dispara los riesgos estructurales para el sistema sanitario y urge a encontrar una financiación suficiente. En esa dirección, ubicó los diferentes modelos de colaboración público privada que existen para impulsar una Medicina Predictiva, Preventiva, Personalizada y Participativa, lo que implica revisar la cartera de servicios con equidad e incluir prestaciones digitales; junto al uso soberano de los datos del paciente, por sí mismo, con el impulso de una historia clínica electrónica ubicua.

Mayero estima necesario articular fondos específicos para la estrategia tecnológica nacional, con suficiencia presupuestaria y financiera; además de pruebas de concepto en las áreas más rompedoras de las TICS y el apoyo decidido de las Administraciones, mediante sistemas de pago por uso, riesgo compartido y techo de gasto, dentro de un marco jurídico estable y previsible.

Completó el máximo exponente del IDIS su discurso con la necesidad de que los ciudadanos sepan lo que la revolución tecnológica puede y debe hacer por su salud, a través de indicadores consensuados de mejora continua, para entre todos, animó, no perder este pulso al futuro.

Humberto Arnés

Ahorros y eficiencia

El director general de Farmaindustria, Humberto Arnés, coincidió en la trascendencia de la digitalización en la cadena de valor puesta al servicio de la salud de los ciudadanos. Entre sus virtualidades está, según razonó, poder optar a una ingente cantidad de información obtenida desde la clínica y la gestión sanitaria.

Tal como relató Humberto Arnés, hoy ya hay más de 15.000 hospitales que procesan los datos de su actividad y existe una capacidad generadora de 1.000 datos por minuto con enorme potencial para la gestión sanitaria y la investigación biomédica, lo que permite mejorar los diagnósticos, reducir las toxicidades y reclutar de forma más precisa q los pacientes de los ensayos clínicos, tal como enumeró.

Arnés también vio en la digitalización el mayor apoyo a la toma de decisiones sanitarias, para garantizar las intervenciones más adecuadas para los pacientes desde la mayor eficiencia organizativa.

Mayor predictibilidad

Desde la mayor predictibilidad y eficiencia que permite la digitalización, el responsable ejecutivo de la patronal del medicamento innovador vio posible lograr ahorros para el SNS, una vez que se salven resistencias al cambio y barreras, como la financiación insuficiente, la dispersión de los datos y las limitaciones sobre información personal que bloquean la investigación, entendida como un bien general.

Con el ofrecimiento de la ayuda del sector a los fines descritos, Arnés se consoló al observar voluntad política para hacer más digital la Sanidad, en la que siempre resulta más necesario que nunca el sector privado.

Margarita Alfonsel

Una hoja de ruta

La secretaria general de FENIN, Margarita Alfonsel, añadió el uso de dispositivos inteligentes a la digitalización descrita por sus compañeros de mesa. Para la misma, pidió, además, establecer una hoja de ruta creada por los distintos pilares sanitarios del sector privado.

Para Margarita Alfonsel, la única tecnología válida es y será aquella que esté puesta siempre al servicio del paciente, su salud y su calidad de vida. De esta forma, mejorar el acceso y la calidad de los procesos asistenciales requiere establecer un modelo de relación compartido, en el que se incluyan herramientas como la atención remota.

En el debate público y privado es preciso ir más allá de los aspectos meramente técnicos, tal como argumentó Alfonsel. En ese espacio humano a cubrir, destacó que el empoderamiento del paciente puede suponer entre un 8 y un 21 por ciento de reducción en los costes asistenciales. De esta manera, dar un nuevo enfoque a la historia clínica digital también podría ayudar a anticipar y personalizar la atención, desde su punto de vista.

Jordi Martí, Humberto Arnés, Luis Mayero y Margarita Alfonsel

IDIS, buen trabajo

Además, la secretaria general de FENIN elogió el trabajo de IDIS, ya que en solo una década ha conseguido dar relieve a todo lo que hace el sector privado por la salud de los españoles.

Destacó también Alfonsel que, en 2017, las empresas startup dedicadas a la salud digital gestionaron 11.000 millones de euros, con un protagonismo creciente de la inteligencia artificial, lo que a su juicio, precisa un cambio de mentalidad en todos los agentes, desde la Administración a las corporaciones empresariales y los agregados profesionales y de pacientes.

Lamenta Alfonsel que el informe sobre eSalud, emitido por el Consejo Asesor de Sanidad hace cuatro años, no haya sido ni suficientemente difundido, ni traducido a medidas concretas; a diferencia de la propia Federación, que elaboró un informe sobre ‘Diez medidas dirigidas a impulsar la transformación digital del sector salud’ y tiene en marcha proyectos como el que desarrolla junto a la Fundación Cotec, entre otros.

Jordi Martí

Medir lo necesario

El presidente de ASEBIO, el doctor Jordi Martí, afirmó que transformación digital y reforma sanitaria son las dos vías de un mismo progreso. De la primera, dijo que es un proceso en marcha y de largo recorrido, que también es multidimensional, multidisciplinar y sujeto a fuerzas externas, como las sociales y culturales. Avisó que, en un tiempo como el actual, en el que hay que medirlo todo, no hay que acumular dispositivos sin tino, ni medir por medir.

De la transformación digital, Jordi Martí aseguró que es un proceso estratégico, basado en sujetos digitales activos, dentro de un cambio cultural que demanda alianzas, sistemas de gobernanza y contratación pública que lo hagan posible, además de formación y financiación con buena orientación a prioridades. Defendió igualmente una Medicina de valor, soportada por criterios de inversión y no de gasto, sobre bases predictivas y ejecutorias bien definidas.

Manuel Vilches

IDIS, con la innovación

El director general del IDIS, el doctor Manuel Vilches, moderó la mesa de análisis titulada ‘Salud digital, innovación biomédica: nuevos retos y oportunidades’. En su presentación a los ponentes, comentó esperar de la nueva ley española sobre investigación biomédica sea más favorable que la anterior, y que la protección a la privacidad no bloquee dicha investigación; con la esperanza también de que la firma electrónica agilice los contratos afines y que la receta electrónica privada pueda demostrar que es mucho más que su antecesora en papel.

Concretamente, Manuel Vilches emplazó a las entidades de mutualismo administrativo a tener a punto su participación en la receta electrónica privada el próximo primero de enero de 2019. Además, recordó que el miedo a preservar el carácter de anonimato de los datos hace que la nueva economía digital sea todavía demasiado dependiente del papel.

Como deseo último, este representante del IDIS expresó la necesidad de que la prescripción y la dispensación sean las mismas para el paciente, independientemente de que sus orígenes sean públicos y privados. Concluyó con la urgencia de inventar la figura del donante voluntario de datos.

Sonia Sevilleja

Monitorizar los ensayos clínicos

La Regional Clinical Site Lead de la compañía biomédica Pfizer, Sonia Sevilleja, disertó sobre la monitorización de los ensayos clínicos en la era digital. Al hacerlo, afirmó que las nuevas tecnologías son una oportunidad para salvar un sistema que empieza a no ser sostenible.

Dado que los ensayos clínicos son cada vez más complejos, y el modelo competitivo sólo permite retornos en tres de cada 10 medicamentos, esta ponente destacó el papel que realiza la plataforma ‘Transcelerate‘, dedicada a que los nuevos medicamentos innovadores lleguen lo antes posible a los pacientes. Como mérito de esta herramienta, señaló que su estudio sobre 1.168 ensayos clínicos mostró que la mayoría de ellos no corrigen sus datos por falta de monitorización.

Sobre la monitorización basada en riesgo, que en Pfizer es parcial, remota y central, Sonia Sevilleja explicó que ‘mClinical‘ recoge la experiencia de paciente y le asigna la tecnología más reciente y adecuada, además de otras herramientas utilizadas por su compañía, como ‘eConsent‘, ‘eRecruitment‘ y ‘eResources‘.

Como objetivo principal del nuevo enfoque que debe darse a los ensayos clínicos, Sevilleja citó la urgencia de acelerar el reclutamiento de pacientes, a lo que sumó los acuerdos de confidencialidad que mantienen su vigencia y el hábito, a superar, de imprimir todo lo que se hace en digital.

Amelia Martín

Proteger e investigar

La responsable de la Plataforma de Medicamentos Innovadores de Farmaindustria, la abogada Amelia Martín Uranga, situó la innovación biomédica ante el nuevo marco normativo en protección de datos, que tendrá pleno efecto desde el viernes, 25 de mayo, como aplicación de un reglamento europeo de aliento anglosajón, que promueve comportamientos proactivos de las entidades depositarias y gestoras de datos personales, tal como detalló.

Todo ello junto a la motivación jurídica de que no se quiebre ni el mercado interior, ni la investigación internacional, por lo que Amelia Martín Uranga pidió a los legisladores españoles que la ley orgánica que concreten, sobre la arbitrariedad nacional que permite el reglamento, sea con un consenso pleno y no quede expuesto a vaivenes políticos.

Para Martín Uranga, la revolución tecnológica de los datos representa un paraguas para la actividad sectorial. Reconoció a España como primer país europeo en alinear la normativa europea a la nacional en materia de investigación biomédica, de alumbramiento previsto en octubre de 2019. Ello desde un concepto amplio de investigación científica precisada para el sector privado en el considerando 159, además de la legitimación del uso de los datos desde consentimientos amplios, resaltado por el considerando 33, y los correspondientes códigos de conducta.

Sobre esos consentimientos, explicó Martín Uranga, se trabaja para que puedan aplicarse nuevos usos a los datos que ya tengan consentimientos previos, de forma que no sea necesario re-consentir por los datos obtenidos en investigaciones precedente, con lo que será posible reutilizar los datos, al hilo del considerando 50, con fines investigadores similares a los primarios.

Margen de maniobra

Además, esta representante de Farmaindustria comentó que el artículo 89 de medidas organizativas y técnicas deja espacio a los Estados miembro para garantizar la tecno-ética de la información. Para ello, se recurrirá a la codificación y pseudoanonimización, mediante guías, ya que la anonimización plena no es factible. Ello con evaluaciones de impacto sobre acceso y medidas correctivas de incidencias y gran protagonismo del investigador principal.

Farmaindustria, por delante

Esta ponente también informó que Farmaindustria ya trabaja en el uso diverso de datos sobre tumores hematológicos, big data cardiovascular, Alzheimer y cáncer de próstata; al tiempo que el sector también desarrolla un modelo de consentimiento informado para participar en ensayos clínicos, apto para el conjunto de Europa. De igual forma, la disposición transitoria segunda de la futura ley de investigación biomédica dará un año a la patronal para adaptar su código tipo ya existente.

Martín Uranga puso Alemania como ejemplo de país más respetuoso con la información personal, sin que eso suponga un obstáculo para la investigación biomédica, y aludió a la comparecencia que realizó Jesús Hernández en el Congreso de los Diputados para explicar a los partidos políticos que la reutilización de datos es necesaria porque impulsa la investigación biomédica.

Marta Maislán

La firma electrónica

La Study Start-Up Unit Manager de la compañía farmacéutica Roche, Marta Maislán, explicó la firma electrónica en contratos de investigación clínica, según las leyes 34/2002 y 50/2011, que dieron a dicha firma la categoría de certificado emitido por el Ministerio de Industria, con plena equiparación entre firma manual y digital.

Como incógnitas a despejar, esta ponente situó, en primer lugar, la elección de los documentos a firmar, desde los departamentos legales de las entidades, para lo que es preciso establecer mecanismos de seguridad que eviten brechas de seguridad, según advirtió.

Para Marta Maislán, la transparencia es fundamental, dado el gran número de contratos que genera en el mundo una corporación empresarial como Roche, por ejemplo. De esta forma, es necesario implementar las direcciones genéricas de los acuerdos y la naturaleza de los firmantes, aclaró.

Definió esta ponente el ‘Audit Trail‘ como el acta temporal y espacial de los acuerdos con un tracking detallado y alabó, para ello, los esfuerzos por simplificar los trámites, con registro en las memorias económicas de las entidades.

Agilizar la contratación

Desde Roche, Maislán recomendó, por tanto, mapear los centros investigadores de mayor interés, validar con el departamento legal la viabilidad local de usar la firma electrónica y constatar que su empleo supone un beneficio en todo el proceso; para lo que también es imprescindible monitorizar los procesos, según insistió. En cuanto a la nueva legislación de ensayos clínicos que se espera en España, en octubre o noviembre de 2019, anticipó que abrirá un campo muy amplio para el uso de contratos con firma electrónica.

Ángel Blanco

La receta electrónica privada

El director de organización y procesos del grupo sanitario Quirónsalud, el ingeniero Ángel Blanco, explicó que, tras el éxito de implantación de la receta electrónica pública, la privada tiene que salvar las dificultades que plantea un sector muy atomizado.

Ya no se trata de aunar los esfuerzos de 19 entidades autonómicas, con un 99 por ciento de cobertura nacional, sino de hacer un desarrollo apto para miles de agentes en los que los actos médicos han sido vistos como acciones aisladas de forma tradicional, según razonó este  ponente.

Destacó Ángel Blanco el acercamiento de los consejos generales de Farmacia (CGCOF), Médicos (CGCOM) y Odontología, además del IDIS y las entidades públicas de mutualismo administrativo, para trazar una estrategia común que permita hacer avanzar la prescripción electrónica privada, de forma que se eviten las duplicaciones en los repositorios de prescripción. Dicho acercamiento cuajó en un piloto a desarrollar durante el presente año, gracias a la colaboración de la compañía aseguradora ASISA y Quirónsalud y HM Hospitales, tal como detalló.

Como ventajas del sistema en desarrollo, el ingeniero citó la supresión de las consultas innecesarias, el aumento de la conciliación de los tratamientos y la evitación de los sobre diagnósticos, además de la reducción de errores, por estar embarcadas en esta aventura las farmacias españolas. Finalmente, criticó la interoperabilidad todavía deficitaria de la Comunidad de Madrid.

Ángel Lanuza

A imagen del Reino Unido

Seguidamente, el coordinador de la Plataforma Española de Innovación en Tecnología Sanitaria, Ángel Lanuza, presentó a los cuatro ponentes de una segunda mesa dirigida a analizar el impacto de la transformación digital en el sector salud. Como aperitivo para el debate, puso el ejemplo del Reino Unido y su agenda digital suficientemente dotada desde el punto de vista presupuestario.

Tras esa introducción, la responsable de la startup Quibim, Encarna Sánchez, defendió el papel de los directivos y profesionales que no ven la tecnología como una amenaza, sino como una oportunidad de futuro. Según relató, después de haber obtenido una financiación de 1,5 millones de euros, la firma a la que representa ya está en disposición de sembrar semillas de digitalización en los entornos de salud.

Para Encarna Sánchez, la tecnología aportada por esta empresa sigue el lema del “medir es conocer” y permite recuperar la información visual que escapa al ojo humano para darle rango diagnóstico, en enfermedades oncológicas, respiratorias y neurodegenerativas; además de usar un sistema de clasificación de placas de tórax, con señalamiento de zonas patológicas, entre otros desarrollos innovadores.

Luis Javier Bonilla

Falta un plan estratégico

El director general de Orion, Luis Javier Bonilla, parafraseó a Jordi Martí, al decir que con la transformación digital hay tres tipos de personas y entidades: los que la hacen posible, los que miran y los que no se enteran de que está ocurriendo.

Sobre los sistemas digitales, Luis Javier Bonilla afirmó que implican sobre todo experiencia de usuario. En cuanto a los frenos que tiene la transformación digital, señaló la carencia de un plan estratégico que la dote de plazos, fines y financiación.

Como ejemplo de la falta de pulso institucional en España, a favor de la digitalización, Bonilla calificó como ridícula la aportación de 700 millones de euros para esta transformación en todo el SNS, según datos del ultimo informe de la Sociedad Española de Informática de la Salud (SEIS).

A mayor abundamiento, Bonilla detectó que faltan infraestructuras suficientes para canalizar hasta cuatro terabytes por cada uno de los pacientes del sistema sanitario, una misión que, a día de hoy, parece imposible, sentenció.

Alejandro Zunzundegui

El ejemplo Sanitas

El jefe de transformación en Bupa ELA, Alejandro Zunzundegui, postuló la eficiencia, interna y externa, como el mayor punto fuerte de dicha transformación digital, como acreditan los resultados conseguidos en Sanitas, una firma consciente de que la digitalización aumenta la humanización de la atención que presta a sus pacientes y clientes. Para ello, esta compañía aporta una herramienta de data analytics, según detalló.

Dentro del proceso digitalizador de Sanitas, Alejandro Zunzundegui habló de un modelo que anticipa el ajuste de su modelo de negocio apoyado por startups a las necesidades futuras de salud.

Gastos a la vista

Por último, el director científico y de innovación en NIMGenetics, Juan Cruz Cigudosa, advirtió de que conservar toda la información relativa a un sólo exoma puede llegar a costar hasta 10.000 euros al mes.

Deja un comentario