El mirador El Mirador

Seamos científicos: las vacunas no salvan vidas (ni los médicos)

Una mala utilización del lenguaje hace que, en ocasiones, como sucede con las vacunas, llegue a pensarse de ellas con unas propiedades que no tienen, como cuando se asegura que la vacunación evita la muerte. La realidad es que, en determinados casos, puede evitar la muerte por una causa, pero no acabar con una condición esencial de la vida, la muerte.

Ley de Hierro de la Epidemiología

Los humanos nacemos y morimos y, si tenemos suerte, nos reproducimos. La muerte es el destino final de los humanos.Por  eso decimos que “quien nace muere”, expresión que sintetiza la Ley de Hierro de la Epidemiología http://equipocesca.org/los-danos-provocados-por-la-prevencion-y-las-actividades-preventivas/

Es una falacia “la muerte evitada”. Nadie puede evitar que los humanos terminemos muertos. Sea cual sea el final concreto, la muerte es el final, sin más. Lo analizaron bien Petr Skrabanek y James McCormick en “Falacias y desatinos en Medicina” («Follies and fallacies in Medicine”)
http://www.casadellibro.com/libro-sofismas-y-desatinos-en-medicina/9788475924571/333622

De hecho, Iona Heath resumió que “los cuerpos encuentran la forma de morir” para definir dicho final por mucho que se empeñen los médicos y la Medicina http://www.katzeditores.com/fichaLibro.asp?IDL=80

Los médicos no evitamos muertes

Las vacunas y los médicos pueden lograr el beneficioso bien de evitar algunas causas de muerte y de prolongar vidas

Hay muchos médicos (y otros profesionales sanitarios) que creen evitar muertes. Creen sinceramente que con su trabajo evitan muertes, pero ello es absurdo y refleja ignorancia y arrogancia. Arrogancia en cuanto ningún médico, ni nadie, evita muertes (insisto en la falacia de la muerte evitada y en que los cuerpos encuentran la forma de morir). Siempre se cumple inexorablemente la Ley de Hierro de la Epidemiología, de forma que moriremos todos los que hemos nacido.

Los médicos no podemos prometer ni vida terrenal eterna ni, mucho menos, juventud eterna. Conviene la humildad.

El creer que evitamos muertes refleja también ignorancia, pues la arrogancia ciega y no vemos lo obvio, que los médicos sólo evitamos algunas muertes en el momento pero que, al final, todo el mundo muere (los médicos incluidos). Se pretende ignorar esta acción beneficiosa temporal transformándola en constante. Es un poco la aporía de Aquiles y la tortuga (de Zenón de Elea): si dividimos el tiempo en pequeñas fracciones, al cabo la muerte nunca alcanzará al paciente pues lo “salvamos de morir” en cada instante. Ofuscados, los médicos tenemos la impresión de que “salvamos vidas”.

Las vacunas no salvan vidas

Cuando Unicef y otros organismos declaran que “las vacunas salvan anualmente entre 2 y 3 millones de vidas” son tan ignorantes y arrogantes como los médicos http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/noticias/las-vacunas-salvan-vidas

Se repite con fuerza el mantra de una letanía que tiene por latiguillo: “las vacunas salvan vidas”, pero ninguna vacuna salva ninguna vida. Las vacunas, como los médicos, no pueden salvar vidas porque todo el que nace muere (Ley de Hierro de la Epidemiología).

Las vacunas no pueden evitar que los vacunados mueran al final, como todo el mundo.

Además, ninguna vacuna tiene un 100% de eficacia. Por ejemplo, puede incluso fallar una de las mejores, la del tétanos. Hay casos descritos de tétanos en pacientes correctamente vacunados, e incluso en enfermos vacunados que tenían altos niveles de anticuerpos antitetánicos. Es bien cierto que en estos casos la probabilidad de muerte es muy baja.

Las vacunas (y los médicos) cambian causas de muerte y prolongan vidas

Las grandes campañas mundiales de vacunación van de la mano de fundaciones y sociedades de capitalistas que promueven su función filantrópica  y su ideología

Para decirlo correctamente, las vacunas (y los médicos) cambian causas de muerte y prolongan vidas, que no es poco.

Así, la vacuna contra la rabia evita la muerte por rabia; es decir, evita una causa de muerte y prolonga la vida. Pero nadie puede creer que la vacuna de la rabia “salve vidas”, pues los vacunados no morirán probablemente de rabia pero sabemos que morirán por otra causa (Ley de Hierro de la Epidemiología).

Las vacunas y los médicos pueden lograr el beneficioso bien de evitar algunas causas de muerte y de prolongar vidas. De hecho, nadie muere ya de viruela, por efecto de la vacuna contra la misma. También han disminuido las muertes por tétanos, por la vacunación. Etc.

Además de cambiar causas de muerte, las vacunas y los médicos prolongan vidas. Es decir, por ejemplo, quien no muere de rabia tiene oportunidad de vivir más, de vivir más tiempo. Esta vida puede ser más fructífera si la vacuna evita daños, por ejemplo en el caso de la vacuna del sarampión si evita las encefalitis consecuentes a la enfermedad (en un uno por mil de los pacientes; hay que decir que la vacuna produce lo mismo, pero en una frecuencia mil veces menor, de uno por millón de vacunados).

Filantropía, capitalismo y vacunas que salvan vidas

Vacunas sí, pero no sólo vacunas. Es clave preguntarse qué vida sigue a la vacunación

Las grandes campañas mundiales de vacunación van de la mano de fundaciones y sociedades de capitalistas que promueven su función filantrópica imponiendo sus agendas, y su ideología. Su ideología no incluye la Ley de Hierro de la Epidemiología, que intentan ignorar.

No hay nada como visitar un país en desarrollo (“pobre”) para ver la fuerza del filantro-capitalismo que, por ejemplo, organiza los servicios en torno a programas “verticales”, tipo SIDA. Así, el paciente que tiene la “suerte” de padecer SIDA entra en el programa y recibe todo tipo de atenciones. Si no tiene SIDA, queda abandonado a su suerte; por ejemplo, a no poder siquiera tener acceso a insulina y morir por diabetes. SIDA sí, pero no sólo SIDA, sino una atención horizontal, de atención primaria (menos vistosa y vendible, pero más científica y humana).

El filantro-capitalismo se centra en la biología e ignora los determinantes sociales https://saludpublicayotrasdudas.wordpress.com/2015/04/26/filantrocapitalismo-i/

La filantropía capitalista de las vacunas transmite ideología y falsa ciencia, para proteger sus intereses, y por ello promueve la idea de que “las vacunas salvan vidas”. Su interés es la espectacularidad de la eficacia de las vacunas, sin pensar “¿qué pasa después?”. Después no importa. Por ejemplo, no importa si el niño bien vacunado muere por apendicitis al faltar un sistema sanitario que ofrezca siquiera cirugía de urgencia. Por supuesto, tampoco interesa si el niño “salvado por la vacunas” muere a continuación de hambre.

Vacunas sí, pero no sólo vacunas.

Para el filantro-capitalismo la cuestión es: “dispara las vacunas, ponte las plumas y desaparece”.

El caso puede llegar a ser sangrante. Por ejemplo, si se logra desarrollar una vacuna contra el Ébola, que se pondrá sin más, olvidando todos los problemas de desarrollo social y sanitario, en poblaciones pobres, mal nutridas y sin acceso a lo más mínimo http://joh.sagepub.com/content/46/1/149.abstract

La falsa idea sin fundamento científico, ni ético, de “las vacunas salvan vidas” lleva al tremendo mundo de la razón instrumental, donde lo clave son dos preguntas: 1/ ¿es posible? y 2/ ¿es útil? Se evita la tercera y crucial pregunta: ¿cuáles son las consecuencias?

Resumen

Vacunas sí, pero no sólo vacunas. Las vacunas cambian causas de muerte y prolongan vidas. Las vacunas no salvan vidas. Es clave preguntarse qué vida sigue a la vacunación. Es puro filantro-capitalismo el disparar las vacunas y desaparecer tras ponerse las plumas

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

22 Comentarios

  1. Me alegra leer este artículo que me ha ayudado mucho ya que estaba muy indecisa sobre si vacunarme o no. El año pasado no lo hice pero este creo que lo haré. Es la de la gripe y alguna otra relativa . Tengo más de sesenta y debo tomar de idiobes respecto de la salud.
    Gracias.

  2. Medico rural says:

    Salvar significa, segun la RAE «Librar de un riesgo o peligro, poner en seguro» o » Evitar un inconveniente, impedimento, dificultad o riesgo».

    De hecho recoge las expresiones:

    «salvar a alguien el pellejo»
    1. loc. verb. coloq. Librar la vida en un peligro.

    o

    «entre la vida y la muerte»
    1. loc. adj. En peligro de muerte inminente. Estuvo, se encontró entre la vida y la muerte.

    o

    a vida o muerte
    1. loc. adj. Que pone en peligro la vida en el intento de salvarla. Operación a vida o muerte. U. t. c. loc. adv.

    Los medicos y las vacunas a veces libran de riesgos y peligros la vida y por lo tanto es perfectamente correcto afirmar que «salvan vidas» como lo es decir que un socorrista que saca a una persona que se ahoga del agua, lo hace un bombero que rescata a alguien de un incendio.

    Otra cosa es que el autor no sepa abrir o leer un diccionario e interprete esta expresión con «convertir en inmortal» que desde luego, no esta recogida en ninguna parte.

    • José Luis Cañada Merino says:

      Una elegante zasca por parte de un médico rural al Dr. Narciso

  3. ADR says:

    No tanto zasca, segú el contexto. Reciientemente he estado en Sur Sudán con Médicos Sin Fronteras trabajando codo a codo con UNICEF y se ha llegado a la conclusión de que 9 de cada 10 niños «salvados» acabarán siendo niños soldado que, o morirán o matarán o morirán matando. De las féminas, prefiero ni comentarlo. Además de aumentar la supervivencia de futuros monstruos, se está subvencionando la sanidad (y educación) a un gobierno fallido que usa esos fondos para seguir comprando armas (por cierto, españolas) y masacrando a sus etnias. La conclusión, basada en datos estadísticos, es que estamos empeorando la situación global con tanta filantropía. Se hace mucho mal con buenas intenciones.

    • Martín Navarro París says:

      Vaya regla de tres demencial planteas. Pues entonces que «Médicos sin fronteras» no vacune… total si van a acabar de niños soldados, así se morirán antes… Con diezmar o elegir a nueve de cada diez y no vacunarlos… O si lo que hacemos es peor que no hacer nada… Que se mueran solos.
      Espero que se note el tono irónico…
      Y sobre el artículo del Doctor Jervás… ya le vale. Si somos extrictos nadie salva a nadie, ya que todos morimos tarde o temprano, no te jode!!!
      Por esa misma regla de tres que se elimine la sanidad.
      Cuanto tonto suelto.

    • Antonio says:

      Entonces, no salves a ninguno y que ese 1 de cada diez le den por el… ¿pero leeis las barbaridades que escribís?

    • Sergio says:

      ¿Haríamos más bien dejando que mueran? Hay que preocuparse por qué pasa «después», de acuerdo, pero críticas sin sentido como esta de Gervás no ayudan a nadie y solo valen para desinformar a despistados.

    • estoy de acuerdo con este comentario tuyo (políticamente incorrecto?)
      Y por supuesto con este artículo tan esclarecedor de Juan Gervás

  4. Inmunologa says:

    Me parece perfecto el comentario de Médico rural. Entiendo en parte lo que pretende divulgar Juan Gervais en el artículo pero me parece muy desacertado sobre todo lo concerniente a las vacunas. Todos sabemos el poder de la industria farmacéutica pero me parece peligroso infundir temor hacia las vacunas en la población, cuando sabemos los efectos de la falta de vacunacion tanto a nivel individual como comunitario.

    • ADR says:

      Nada más lejos que «infundir temor a las vacunas». Todo lo contrario, esclarecer la verdad sobre las diferentes vacunas (sin generalizar) y ser conscientes del mal que se puede hacer, como el verticalizar programas de asistencia y desviar recursos con el temible coste de oportunidad, producir efectos no deseados (no solo efectos adversos biológicos). Son comentarios que hacen falta y se echan de menos porque dan una perspectiva más integral de la habitual. Aunque soy consciente de lo dífícl que es entender el efecto maligno del filantrocapitalismo desde un país más «desarrollado» como España.

  5. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comentarios, Dori Lopez, Médico rural, José Luis Cañada Merino, ADR, Martin Navarro Paris, Antonio, Sergio e Inmunologa
    -como hago constar, algunas vacunas son imprescindibles, como algunos antibióticos, en el manejo del problema de las enfermedades infecciosas
    -pero conviene «vender» las vacunas según ciencia, no según ideología
    -siendo científicos (ese es el título de El Mirador) no se puede decir que las vacunas salven vidas, ni que los médicos idem
    -además, las vacunas no siempre son útiles, ni siempre producen «protección de rebaño», y casi siempre tienen defectos y problemas
    -invito a quienes tengan interés por las vacunas a que lean mi punto de vista sobre las vacunas desde la salud pública http://www.nogracias.eu/2016/10/12/vacunas-y-enfermedades-infecciosas-desde-el-punto-de-vista-de-la-salud-publica-por-juan-gervas/
    -y sí, es clave preguntarse qué será de los niños vacunados, pues muchas veces es mejor la cirugia de urgencia que las vacunas, y con la mezcla de filantropía y capitalismo se pretende que olvidemos los problemas generales
    -vacunas sí, pero no sólo vacunas, ni siempre vacunas, como con todos los medicamentos
    -en fin
    -un saludo juan gérvas

  6. Norma Blanco says:

    Con la vacuna de la varicela, se logró la erradicación de la enfermedad. Ya nadie muere por varicela hoy en día. Las vacunas han contribuido a aumentar la esperanza de vida. Otro tema es la calidad de vida en países del tercer mundo, que dependen además de otros factores sanitarios y económicos. Las vacunas SI salvan vidas al prevenir enfermedades.

    • ADR says:

      Norma, desde el punto de vista de la Salud Pública, hay que preguntarse varias cuestiones sobre la vacuna de la varicela: ¿es posible erradicar la varicelo con la vacunación?, ¿compensa la disminución de una ya bajísima mortalidad de base por los efectos adversos por externalidad negativa (daños al rebaño) y por coste de oportunidad?: http://www.reap.es/docs/REAP_Vacuna_varicela.pdf

  7. ADR says:

    Antonio, Martin, os recomiendo que os déis una vuelta por un país africano en conflicto crónico como Sur Sudán, RCA, Somalia, etc, para saber las consecuencias negativas del filantropismo de los millonarios. Se necesita contextualizar y tener visión global a largo plazo. Por ejemplo, es interesante que MSF haya rechazado una donaciíon supermillonaria para vacunar a millones de niños contra lla infección neumocócica en campamentos de refugiados y desplazados. La neumonía infantil es una de las grandes asesinas junto a la malaria, desnutrición y diarrea en estas edades y, a pesar de eso, se rechaza la donación de unas carísimas vacunas con efectividad demostrada en disminución de mortalidad en estos contextos. Es bueno preguntarse por qué este rechazo, qué consecuencias tiene el hecho de aceptar o rechazar una donación que «salva vidas». Eso sí, argumentando y sin insultar, por favor.

  8. Medico rural says:

    Me cuesta una barbaridad seguir con la logica de su exposicion.

    ¿Que será de los niños vacunados? Pues ni idea. ¿Creando pozos de agua potable se salvaran? Pues ni idea. ¿Abriendo escuelas? Pues tampoco.

    Parece ser que lo que intenta transmitir es que no hace falta vacunarles porque luego puede que mueran de otra cosa. Y esto me resulta extraño ya que ¿No se puede aplicar la misma logica a la inversa? Es decir, ¿para que alimentarles si luego puede que mueran de una enfermedad infecciosa prevenible? ¿Para que darles de beber si luego pueden acabar siendo asesinados?

    Hay aqui además una flagrante falacia del falso dilema. Se puede vacunar Y dar agua Y dar comida Y dar educacion Y potenciar sistemas sanitarias Y muchas cosas mas.

    ¿Cuales son las consecuencias de vacunar?, pregunta usted… pues es bien sencillo: evitar que mueran por enfermedades evitables.

    Y por cierto, si le cito al DRAE para que se lea y se aprenda la definicion de «salvar vidas» no es para que lo ignore y siga erre que erre con sus anteojeras. Es muy poco cientifico eso de «sostenella y no enmendalla».

  9. ADR says:

    Médico rural, entiendo lo díficil que es contextualizar con visión integral en un mundo tan ajeno a nuestra lógica. Vamos de lo abstracto a lo concreto. Nos referimos a vacunar en países muy subdesarrollados, con conflictos crónicos, con Estados fallidos que definen «emergencias crónicas» sin grandes posibilidades de autosostenibilidad ni opciones de desarrollo a largo plazo (proyectos reactivos en vez de programas proactivos). En este contexto, prácticamente la totalidad de la Sanidad (y Educación, UNICEF) es pagada por la ayuda externa, incluso los salarios de los Ministerios. Pues bien, ese dinero que se ahorra el (des)gobierno de turno, es empleado para otros fines: seguir comprando armas, raptando niños de las escuelas para producir niños soldados (eso sí, bien vacunados), para seguir masacrando etnias, etc. Son datos estadísticos bien conocidos. Nuestra ayuda (filantropismo) se convierte, indirectamente, en más muerte y destrucción bien cuantificada a largo plazo. Las buenas intenciones (dinero para vacunas) acaban empeorando la situación global. Después de vivir y trabajar como médico varios años en estos países, no somos pocos los que nos cuestionamos si hay que seguir inyectando dinero (y vacunas) de esta forma. Con las donaciones pasa lo mismo: la justicia (precios de referencia, sostenibilidad futura estructural) se sacrifica por la caridad (donaciones puntuales no sostenibles). Y vacunar como se está vacunando es eso mismo: combatir puntualmente las consecuencias de un sistema perverso, lo que contribuye a no atajar las causas de fondo. El problema es que la multicausalidad es dispersa y social, y se sale del ámbito sanitario. un ejemplo reduccionista sanitario: Si tratásemos con hierro todas las anemias ferropénicas sin estudiar la causa de la anemia, con el tiempo tendríamos un ejército de pacientes con metástasis hepáticas u obstrucciones por neoplasia de rectocolon, porque hemos tratado la consecuencia (anemia) y no la causa (cáncer). Pues con las vacunas y la cooperación, pasa algo parecido, pero más complejo y más difícil de abordar.

  10. Pablo says:

    AL FINAL COMO TODOS LOS MEDICOS, INFORMESE UN POCO DE LA REALIDAD. https://www.youtube.com/watch?v=vdmHomIUTcI

    https://argentinasinvacunas.wordpress.com/2014/07/19/despues-de-leer-esto-usted-nunca-volvera-a-ver-a-los-vacunados-de-la-misma-manera-las-vacunas-propagan-enfermedades/

    https://argentinasinvacunas.wordpress.com/2015/08/09/medicos-contra-las-vacunas-escuche-a-quienes-han-hecho-la-investigacion/

    http://www.ecoportal.net/Eco-Noticias/Bill_Gates_habla_sobre_las_vacunas_para_reducir_la_poblacion

    http://elrobotpescador.com/2014/09/25/las-elites-de-este-planeta-quieren-que-te-mueras-21-citas-que-lo-demuestran/

    http://elrobotpescador.com/2014/09/17/docenas-de-ninos-muertos-en-siria-tras-una-campana-de-vacunacion-de-las-naciones-unidas/

    https://www.youtube.com/watch?v=ojS9iYQS-mM&feature=share

    Todo el que va contra el sistema supone una amenaza. Aunque con cortesía, sabemos hasta dónde llegan las telarañas del poder… Pero mientras las noticias podamos difundirlas lograremos poco a poco que la gente comience a pensar por sí misma

    https://argentinasinvacunas.wordpress.com/2014/05/18/brotes-de-tos-ferina-desencadenados-por-ninos-vacunados/

    https://argentinasinvacunas.wordpress.com/2014/07/25/50-razones-para-no-vacunar-a-los-ninos/

    http://www.upsocl.com/salud/estos-simples-consejos-te-ayudaran-a-comer-mas-sano-este-ano/

    https://libertaddevacunacionargentinablog.wordpress.com/2015/12/27/vacuna-contra-la-gripe-contiene-25-000-veces-mas-mercurio-que-el-permitido-legalmente-para-el-agua-potable/

    http://diariodelyaqui.mx/secciones/principal/113726-muere-nina-por-vacuna-de-vph

    https://www.youtube.com/watch?v=-9OMI8devW4&list=UURXTOoY85mWEAZeu_Eo7crQ

    http://articulos.mercola.com/sitios/articulos/archivo/2016/01/26/como-afectan-a-su-cerebro-los-adyuvantes-de-vacunas.aspx

    http://saludypoder.blogspot.com.es/2015/11/vacunas-una-reflexion-critica_15.html
    Mira este estudio de Fernand Delarue que te adjunto mas adelante:Fernand Delarue llega a la conclusión luego del estudio detallado de las epidemias por décadas (Salud e infección) que: «a igual nivel de vida, las enfermedades evolucionan en curvas paralelas tanto en países vacunados como en los que no lo están». «En ausencia de vacunación, las epidemias retroceden en todos los países donde se eleva el nivel de vida». «A pesar de las vacunaciones, las epidemias no experimentan regresión en los países donde las condiciones de higiene o el nivel de vida se lo impiden». Aquí podras ver un esudio de todo lo que te estoy diciendo. http://www.librevacunacion.com.ar/articulos/vacoctosirenas.htm. investigaciones tambien estan interesantes: http://www.taringa.net/post/info/3920010/El-Peligro-de-Vacunarse-Ultimas-Investigaciones.html

  11. Edward Gonzales says:

    Las vacunas si salvan vidas y muchos medicos si salvan vidas.

    Todos vamos a morir algun ratao, pero el usar este hecho para hacer campaña contra la ciencia me parece muy sucio y deshonesto.

  12. Juan Gérvas says:

    10 vacunas, en países en desarrollo, 36 millones de muertes y 24 millones de casos de mayor pobreza evitados. #equity #VaccinesWork Increased investments in 10 vaccines administered in low- and middle-income countries over a 15-year period COULD AVERT UP TO 36 MILLION DEATHS and 24 million cases of medical impoverishment. #VaccinesWork #equity
    https://www.hsph.harvard.edu/…/pr…/vaccines-poverty-deaths/…

  13. Javier V. says:

    El «médico» de este artículo me parece un demente que debería ser sancionado o, directamente, retirarse su licencia si todavía trabajase. La gran mayoría de sus argumentaciones no son más que pura tergiversación demagógica-paranoide.

    Habla de «falacias», e intenta colar la idea de que se dice que «las vacunas evitan la muerte» en plan «elixir de la eterna juventud», cuando nadie en su sano juicio (menos casos equivalentes a los de este señor) va a decir eso: Lo que evitan las vacunas es la muerte PREMATURA… no la muerte en sí misma… lo mismo que los médicos y los medicamentos, al menos idealmente, hasta que el cuerpo y/o la ciencia no dan para más, y ahí mueres, por supuesto, ¡¿quién va a decir lo contrario?!.

    Su postura general me recuerda, sólo por dar un ejemplo, a los argumentos retorcidos de la Iglesia Católica al asegurar que «en realidad el preservativo quita vidas». Argumentos perversos y lamentables como éste son precisamente los que sí quitan vidas y hacen mucho daño a la gente.

  14. Vanessa O says:

    Quizás sea muy difícil entender, pero la mayoría malinterpreta el mensaje. Por supuesto que las vacunas funcionan y salvan vidas pero el problema radica en que sucede después. Acaso basta con vacunar? Y después que? El problema es que sólo pensamos En incrementar los índices de vacunación y nada más. Lo que lleva a que muchas vidas que salvan las vacunas sean arrebatadas poco después por situaciones o enfermedades que son controlables, sobretodo en países en desarrollo . El mensaje es claro. La vacunación no puede ser un evento aislado. Debe ir acompañado de estrategias para mejorar los determinantes sociales de la salud. No nos engañemos pensando que solo basta con vacunar.

Deja un comentario