Política y Sociedad En la vuelta al bipartidismo sanitario de PP y PSOE

Satisfacción parcial de los políticos por el incipiente acuerdo de reconstrucción sanitaria

El webinar convocado para analizar el acuerdo destinado a la reconstrucción sanitaria en España, organizado por Bio-innova Consulting con el patrocinio de la compañía farmacéutica Takeda, ha visualizado cierta satisfacción parcial de los políticos por el incipiente acuerdo alcanzado recientemente en el Parlamento español.

Una conclusión extraída a partir de los argumentos aportados por políticos encuadrados actualmente en un PP y un PSOE que podrían apuntar a una vuelta al bipartidismo sanitario por la entrada en horas bajas de otras formaciones políticas de más reciente aparición.

Stefanie Granado

Buscar soluciones a los problemas

La directora general de Takeda Iberia, Stefanie Granado, agradeció a todos los participantes poder compartir ese tiempo de reflexión de la mano de grandes especialistas, convencidos todos ellos de que sólo de la voluntad de acuerdo es posible encontrar soluciones a los grandes problemas planteados a la hora de aumentar el bienestar de los ciudadanos. en una tarea común en la que agradeció sus enormes esfuerzos tanto a los profesionales como a los gestores y políticos sanitarios.

En esta senda, y como ejemplo de lo fructífera que resulta la colaboración entre el sistema sanitario y sus proveedores, Granado ubicó la búsqueda de una inmunoglobulina hiperinmunitaria que se perfila muy útil en la lucha mundial contra la Covid-19.

Compañía más que bicentenaria

Tal como refirió la directiva, los 230 años de Takeda al servicio de la sociedad avalan su compromiso renovado por la salud. Desde la certeza, aseguró, de que ya no sirven las actuaciones aisladas y de que son precisamente la colaboración leal y la empatía entre las partes la argamasa para lograr los más sólidos acuerdos. Donde el sector farmacéutico, que hunde sus raíces en la innovación y la prudencia de la que nace la ciencia básica, puede aportar muchas cosas a la magnífica sociedad española, para avanzar juntos por el mejor camino y también para dotar a los profesionales sanitarios de nuevas coordenadas.

Como ejemplo de la siempre deseable buena relación entre el sector y la Administración, Granado puso el ejemplo del acuerdo de compensación establecido por el coste de los medicamentos. Un pacto que, aun siendo perfectible a su juicio, sí dota de gran estabilidad a todo el sistema. Por eso observó que es todavía mucha la tarea por delante, con la que se superará el horizonte de gran complejidad que el país tiene frente a sí. En un momento en el que la racionalidad y la lealtad deben evitar tanto los enfoques radicales como las posturas  inmovilistas, según razonó.

Borja Smith

Por su parte, y en su introducción, el director general de BioInnova Consulting, Borja Smith, afirmó que en tiempos de crisis también se abren ventanas de oportunidad apoyadas por las tecnologías y la acumulación acelerada de conocimientos. Razón que le llevó a detectar posibilidades de mejora latentes en el documento de conclusiones elaboradas desde la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del Congreso de los Diputados, texto cuya lectura recomendó.

Ana Prieto

Por la calidad humana

La portavoz del grupo socialista en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, la farmacéutica Ana Prieto, empezó su exposición con el recuerdo por los fallecidos por Covid-19, cuyo número aún habría sido mayor, aseguró, sin la calidad humana demostrada estos meses tan duros por los profesionales sanitarios.

Tras esas referencias iniciales, Prieto, que es vocal del grupo de trabajo de Sanidad y Salud Pública de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, vio en el presente la oportunidad de acometer importantes reformas en la sanidad, agudizadas por la crisis sanitaria provocada por la pandemia.

En aras de la gobernanza

Prieto habló también de un documento con amplitud de miras para preparar al sistema sanitario en todos los plazos, con transformación tecnológica, apoyo a Atención Primaria y Enfermería, además de aplicar una revisión legislativa a la Salud Pública. Tras semanas de trabajo auspiciado por el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder de la Oposición, Pablo Casado, para lograr mayores márgenes de cogobernanza, cambios en la gestión sanitaria y la mejora de las condiciones de trabajo de los profesionales, todavía muy castigados por la precariedad acumulada y la temporalidad.

Repensar la salud pública

En un momento también propicio, añadió la diputada socialista, para desarrollar la investigación en salud y dotar al país de reservas estratégicas ante futuras pandemias, mediante cambios regulatorios necesarios y desde posiciones de consenso. Y para lograr el apoyo y reconocimiento de las partes, igualmente, en el fortalecimiento de la sanidad pública.

Prieto apeló, además, a su condición profesional de farmacéutica para resaltar la generosidad demostrada por los boticarios comunitarios, dentro de una gratitud extendida a otros colectivos profesionales de la salud.

En definitiva, esta política destacó el éxito del acuerdo amplio alcanzado, como fruto de una voluntad de mejora compartida para todo el sistema sanitario.

Elvira Velasco

Reformar el sistema

La portavoz del grupo popular en la Comisión de Sanidad y Consumo del Congreso de los Diputados, Elvira Velasco, recordó que los rebrotes de Covid-19, confirmados hasta ahora, ratifican que la pandemia de esta nueva enfermedad aún no ha concluido y que demanda una modernización del sistema sanitario y sus recursos humanos. Transmitió además la preocupación por su grupo, expresada públicamente por Ana Pastor y Cuca Gamarra, en una crisis que ha sido más de salud pública que sanitaria.

Velasco declaró también discrepancias con la redacción actual del documento de reconstrucción y algunas de sus 74 conclusiones, sin desmerecer el trabajo derivado de las intervenciones de los 32 comparecientes ante la Comisión, parte de ellos investigadores, representantes de profesionales y miembros de la industria.

La diputada popular vio tramos de mejora en la situación de los profesionales sanitarios donde algunos de los cuales viven casi toda su carrera en situación de interinidad.

Dependencia y cronicidad

Echó de menos Velasco en el documento mayor profundidad en el campo de la dependencia y la cronicidad, junto a un compromiso deseable para lograr destinar el dos por ciento del PIB a I+D, junto a la introducción de un calendario de cambios legislativos para la salud pública.

También vio necesarias una estrategia de vacunas, una red coordinada por el centro nacional de epidemiología y una agencia de salud pública y calidad asistencial que salve las discontinuidades territoriales. Junto a un mapa de renovación tecnológica que elimine la obsolescencia de los equipos de diagnóstico y tratamiento. Todo ello dentro del Pacto Cajal, propuesto desde su partido, para aglutinar e impulsar todas las reformas necesarias con apoyo de las demás fuerzas políticas.

A vueltas con el punto 47.2

Dentro de las mejoras a introducir en el texto objeto de análisis, Velasco se refirió al punto 47.2 que plantea prohibir la financiación de la industria farmacéutica a la formación de los profesionales sanitarios y las asociaciones de pacientes.

Velasco resumió su posición, finalmente, con mención a la memoria de los sacrificios realizados por los profesionales, y por los ciudadanos, como acicate para el trabajo de los políticos sanitarios.

Rubén Moreno

Punto de partida a corregir

El vocal de la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado y miembro de la Cámara Alta por el PP, el doctor Rubén Moreno, vio en el pacto alcanzado un punto de partida que requiere mentalidad abierta para avanzar en la mejora del sistema sanitario. Tarea que, a su juicio, implica dejar atrás dogmatismos y comprender que no se puede eliminar de un plumazo, por ejemplo, el RDL 16/2012 en un contexto de crisis como el actual.

Sobre la eliminación taxativa de copagos, razonó que demanda asegurar primero a las comunidades autónomas, por otro conducto, la adecuada financiación de sus prestaciones farmacéuticas. Dentro de una secuencia histórica en la que hubo puntos reseñables como la creación del fondo de cohesión sanitaria para las autonomías, en 2002, que luego fue sustituido por otro fondo compensatorio, dotado con 521 millones y nutrido por los abonos debidos por la atención sanitaria prestada a extranjeros de la UE en España.

Ejercicio de mejora

Al volver de Estados Unidos en 1995, Moreno rememoró que él mismo planteó la sustitución de todos los directores de hospital, con una oposición frontal de los sindicatos. Escollo similar al que encontró la Ley 40 de 2015 con la que se quiso dotar al Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) de mayores competencias ejecutivas que luego quedaron diluidas por desafección territorial.

Al hilo de lo aconsejado últimamemte por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal española (AIReF), el político popular pidió vigilar que algunos cambios previstos en el documento de reconstrucción no sean tan perturbadores que perjudiquen tanto a las compañías de genéricos como a las de medicamentos innovadores. Con la salvedad de no espantar la llegada a España de inversiones para la innovación, en un contexto de globalización.

No entendió Moreno, por otro lado, las demoras ministeriales en la puesta en marcha de la app para seguimientos de contactos de Covid-19, después de la conclusión positiva del piloto en la Gomera el pasado 17 de julio.

Ministerio “maría”

Vio Moreno en el documento de reconstrucción un suficiente punto de partida que no evita un ingente trabajo pendiente entre la Administración central y las autonómicas.

Moreno apreció que el Ministerio de Sanidad ha sido considerado tradicionalmente como una cartera “maría” y poco atractiva para los políticos profesionales. Al menos, concedió, hasta la llegada de la pandemia y la omnipresencia de Salvador Illa y sus permanentes asistencias parlamentarias.

Aspecto que le ayudó a confirmar que cada etapa ministerial suele incluir una o varias grandes crisis sanitarias. A pesar de que la transferencia de las competencias sanitarias dejaron a la institución con sentimiento de inferioridad respeto a las consejerías autonómicas de sanidad y salud. Lo que no le impidió pedir para este ministerio las mejores cabezas y funcionarios, ya que a veces también surgen las disputas fronterizas con otros ministerios. Porque, concluyó Moreno, hay que ver en la Sanidad la piedra angular de la convivencia y la calidad de vida de los ciudadanos.

José Martínez Olmos

Bienvenida al acuerdo

El profesor de la Escuela Andaluza de Salud Pública el doctor José Martínez Olmos destacó, como último panelista, la labor de compañías como Takeda, responsables de mejoras sustantivas para la salud de las personas.

Como compareciente ante la Comisión de Reconstrucción Social y Económica, razonó que hubiera sido terrible que no se hubiera logrado un documento básico de reforma del sistema sanitario por la enumeración de puntos básicos de acceso igualitario, sin dejar de permitir terreno a las discrepancias sobre aquellos puntos susceptibles de mejora. Y desde la oportunidad histórica de emprender los cambios que se han hecho más urgentes durante la pandemia.

Pulir detalles

Martínez Olmos, que no negó la existencia de aspectos contradictorios en el texto, fruto del copia y pega, sí mostró su satisfacción por su consecución, ante una ciudadanía expectante ante cambios que salvaguarden la salud de todos y retribuyan adecuadamente a sus profesionales. Aunque queden deberes por hacer, como compartir el mismo convencimiento con todos los presidentes autonómicos. Para asumir entre todos que la sanidad debe ser una prioridad en las agendas políticas, con refuerzo de la gobernanza territorial y los derechos individuales. Para no hacer de todo esto una moda pasajera aguijada por el miedo al virus y sus efectos, advirtió.

Actualizar recursos

El que también fuera secretario general de Sanidad encontró imprescindible actualizar los recursos humanos del SNS, con orientación a la cronicidad y una adecuada agenda digital. Por lo que deseó que, cuando se vuelva la vista atrás, dentro de varios años, se valore como positivo el acuerdo alcanzado en estas fechas, aunque no se hayan conseguido para entonces todos los puntos del documento.

Para Martínez Olmos, las actas del CISNS demuestran una mayor coordinación para este sínodo de la que coloquialmente se admite, dado que ha abundado mucho en puntos de unanimidad. A pesar de existir una clara limitación legislativa que impide dotar a este órgano de mayor poder vinculante. Por lo que, para su complementariedad, propuso establecer un observatorio de calidad que evite situaciones de desigualdad territorial.

Para concluir, el veterano político socialista trajo a la memoria otro acuerdo no muy lejano, como fue el logrado ante los riesgos de la gripe A, y alcanzado sin importar los colores políticos de entonces.