Política y Sociedad Además de exigir la universalidad de la asistencia

Sanidad tiene un plan para reducir resistencias bacterianas y formas pulmonares en tuberculosis

El Ministerio de Sanidad ha explicado que el Plan contra la tuberculosis (TB) se focalizará en reducir las resistencias bacterianas a los tratamientos antibióticos y las formas pulmonares de esta patología, durante la octava jornada de actualización sobre tuberculosis, que llevó por título ‘La tuberculosis en España: realidad y compromiso’, organizada por la Red contra la Tuberculosis y por la Solidaridad (Red TBS) en la sede de la Organización Médica Colegial (OMC).

En el encuentro, en el que se presentó el Plan para la prevención y control de la tuberculosis en España, aprobado por el Ministerio de Sanidad el pasado 14 de marzo, también se hizo alusión al informe europeo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre esta patología.

Julio Ancochea

Llegar al final del fin

Como presidente del comité científico de la Red TBS, el doctor Julio Ancochea Bermúdez, afirmó que ya es hora de poner «fin» al fin de la tuberculosis y no sólo acordarse de ella el 24 de marzo, que es su día internacional.

Julio Ancochea destacó el valor predictivo en tuberculosis, a través del trabajo en equipo y de la mirada integradora basada en la confianza entre médico y paciente que ya definió en su día Albert Jovell. También distinguió el presidente del comité científico de la Red TBS la importancia de la reciprocidad en los cuidados, entendidos como actos de amor y solidaridad.

Noelia Martín Buitrago

Adherencia desde la confianza

La coordinadora de Salud de Cruz Roja en la Comunidad de Madrid, la enfermera Noelia Martín Buitrago, definió falta de adherencia como toda suspensión del cumplimiento de las pautas del tratamiento médico por parte del paciente.

Un problema especialmente visible, razonó, después de las altas hospitalarias o a los pocos meses de las mismas, con un 15 por ciento registrado de probabilidad de abandono del tratamiento al año de haber sido instaurado.

Como dificultades para la adherencia habló del número de pastillas y el tamaño de algunas de ellas que hay que ingerir, junto al riesgo de mala relación entre el facultativo y el paciente, dado el componente psicosocial de esta patología.

Pobreza y juventud

La ponente afirmó que son factores de tuberculosis las rentas bajas y la juventud, por lo que la Organización Mundial de la Salud (OMS) postula los tratamientos supervisados. Esto motivó en la Comunidad de Madrid la creación, desde el año 2006, de unidades móviles para la enfermedad, en coincidencia o no con VIH, hasta el número de los seis equipos actualmente existentes en la región, mediante desplazamientos en vehículo sanitario o por transporte público.

Un servicio que, como celebró, puede esgrimir un 85 por ciento de tratamientos cumplidos en el tiempo y sólo algo más del tres por ciento de abandono pleno, mientras que el resto de pacientes es derivado a otros servicios y recursos.

Carmen Martín Muñoz

Al encuentro del paciente

La enfermera añadió que, una vez identificados los casos de tuberculosis, por alcoholismo u otras causas, se tramitan en 24 horas, con cita a la semana en centro sanitario. Tras la primera acogida, se firma un consentimiento informado con precisión de datos de filiación, justificado por el habitual cambio de domicilio de estos pacientes. También señaló Martín Buitrago que el coste elevado de la terapia para el bolsillo del paciente hace que se interrumpan muchos tratamientos.

También intervino en el encuentro la directora del departamento de Salud de Cruz Roja Española, la doctora Carmen Martín Muñoz, quien habló de las 11.000 intervenciones preventivas en tuberculosis durante 2018. Todo ello junto a medidas como cines fórum y boletines de vulnerabilidad, a través de los cuales se sabe que muchos afectados por esta enfermedad infecciosa campan en familias al borde del límite de la pobreza. Familias, describió, que tienen que elegir muchas veces entre poder comer o pagar los tratamientos contra esta enfermedad y otras patologías graves.

María Cacho

El enfoque psicosocial

La jefa de Estudios del Centro de Formación Profesional de Cruz Roja, la enfermera María Cacho Saínz de Aja, aportó una aproximación psicosocial al seguimiento de pacientes con tuberculosis. Dentro de la misma, apostó por una mirada integral que incluya su parte biopsicosocial.

Desde esta perspectiva explicó que es fundamental el papel de los profesionales sanitarios y los familiares, donde el principal problema es el estigma secular que se une a que la eficacia del tratamiento a dos semanas hace que el paciente se confíe y lo abandone de manera prematura. Además, Cacho Sáinz de Ajá defendió la coordinación sociosanitaria que demanda siempre la mayor formación de los equipos, con el beneficio de dar visibilidad al colectivo afectado.

Como elementos claves de su exposición, la enfermera citó el propio paciente y su entorno, tanto clínico como de red social, a partir de la exigencia que se deben autoimponer los profesionales asistenciales para generar confianza en el paciente. Donde, aseveró, existen estudios que confirman que el apoyo de las familias propician adherencias terapéuticas superiores al 88 por ciento.

María Carmen Sellan

Cuidados frente a vulnerabilidad

La profesora del departamento de Enfermería de la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Madrid, la doctora María Carmen Sellan Soto, distinguió los cuidados como ejes fundamentales para disminuir la vulnerabilidad del paciente con tuberculosis. Tras evocar el mito grecolatino del cuidar como preocupación, la profesora explicó que esta acción humana era tenida por el acto de «pensar en algo», hasta el siglo XVI.

Sellán Soto, que rechazó que el cuidado sea una mera intervención asistencial, afirmó que cuidar tiene como sujeto epistemiológico el ser humano, desde una visión tan humanista como holística. Por eso, citó a Goethe cuando dijo que cuidar es la clave de la salvación humana; a Kierkegaard, quien sentenció que es lo que da autenticidad a la existencia humana y la hace comprensible; mientras que Heidegger afirmó que cuidar es la acción humana por excelencia.

Habló la profesora también de la necesaria reciprocidad del cuidado, tanto desde el que lo realiza como del que lo recibe, con un sentido mutuo de recompensa por el bien dispensado. Con beneficios, estableció la ponente, como la autoestima, la seguridad y la percepción de tener un sentido en la vida. Aunque en esta relación, distinguió que el que recibe el cuidado no debe tener un papel pasivo porque, según aseguró, cuidar también es poner el amor en práctica.

Julia del Amo

Organigrama funcional

La directora del Observatorio del Sistema Nacional de Salud del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS), la doctora Julia del Amo Valero, destacó la importancia de haber creado una subdirección encargada de asuntos tan esenciales como la tuberculosis.

Destacó Del Amo determinantes comunes y epidemias solapadas y respuestas sociales que conducen a un enfoque integrador y multisectorial muy apoyado en la sociedad civil y las sociedades científicas. Igualmente, reseñó el Plan de Prevención y Control de la Tuberculosis en España, que fue defendido en la jornada por la jefa de Área de Prevención y Coordinación (SPNS) del Ministerio de Sanidad, la doctora María Vázquez Torres. Del Amo también se mostró muy partidaria de los estudios de contactos y la quimioprofilaxis, a la hora de reducir las cifras de tuberculosis en España.

María Vázquez Torres

Por su parte, María Vázquez Torres explicó que la Comisión de Salud Pública se reunió el pasado jueves, 14 de marzo, con el resultado de la aprobación del plan, previo acuerdo de todas las comunidades autónomas.

Esto tuvo lugar un año después, aproximadamente, del compromiso adquirido por Naciones Unidad para la reducción de la incidencia de la tuberculosis en el mundo.

Vázquez Torres situó a España como país a reducir la prevalencia e incidencia de la enfermedad, en un contexto superior al 31 por ciento de origen extranjero, que se sitúa en el 28 por ciento en su caso, al ser un espacio de baja incidencia. Además de su encargo expreso para vigilar los casos pediátricos de tuberculosis, con una tasa del 3,7 en los más pequeños.

Sobre resistencias, multirresistencias y los casos extremadamente resistentes, aseveró que el Sistema Nacional de Salud tiene un problema muy serio. No obstante, detectó una gran ignorancia institucional al respecto, que hace casi estéril la búsqueda de información.

Comentó también que, desde 2005, la prevalencia de la enfermedad desciende, pero con cierto freno. Además, reseñó el logro de haber caído al índice inferior a diez casos por cada 100.000 habitantes (9,43), en 2017, siempre dentro de una mayor presencia en la mitad superior peninsular.

Vázquez Torres precisó que la tuberculosis suele afectar a mujeres en el entorno de los 37 años de edad media, frente a los 46 de los varones, dándose en ambos sexos las formas pulmonares de enfermedad en mayor abundancia.

Sobre el plan, expresó que es un trabajo coral que incluye aspectos como las vacunas, el manejo clínico y los frutos del plan anterior, correspondiente a 2007. Fruto de ello, se han mejorado aspectos a demanda de los profesionales aunque, confesó la ponente, falten tareas pendientes.

Sujetó el éxito del plan a su diligente aplicación por parte de los servicios de salud de las distintas comunidades autónomas. Para ello, rogó un acceso universal a la prevención y los tratamientos, además de un seguimiento activo de las infecciones originadas fuera de nuestras fronteras, a partir de un desarrollo a 30 años que busca reducir la tuberculosis en sus formas pulmonares del 4 por ciento anual, a partir del actual 6 por ciento.

El plan también pretende cartografíar la tuberculosis en todos los territorios y lograr que el 95 por ciento de los tratamientos no choquen contra las resistencias antimicrobianas. Con la novedad, con respecto a 2007, de reducir la demora diagnóstica.

Concluyó la ponente con la recomendación pública de que se realice la prueba de la tuberculosis a todo paciente con sospecha de VIH, y viceversa. Aunque, por otro lado, confirmó que no se recomendará la vacunación general a la población, salvo los casos de riesgo que vengan de otros países. Con el temor que causa, confesó, saber que cada hora se infecten 30 personas en territorio europeo.

Serafín Romero

No abandonar a nadie

El presidente del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM), el doctor Serafín Romero, enclavó el objetivo mundial de erradicación de la tuberculosis dentro de los planes de la OMS para la población mundial, suscritos plenamente por la OMC.

Sobre la enfermedad, estimó que es un problema de Salud Pública al existir cerca de 5.000 casos anuales en España, que demandan siempre el esfuerzo de todos los agentes sanitarios y las instituciones. Agradeció Romero a todos los presentes su asistencia y celebró especialmente poder contar con las intervenciones de los doctores Del Amo y Martínez Hernández.

Romero también transmitió el cariño institucional de la OMC a Cruz Roja, entidad siempre considerada como amiga y alidada de la institución contra la enfermedad. Reiteró el facultativo también el principio de la OMC a favor de la asistencia sanitaria universal que se resume en la frase “no dejar a nadie atrás”. Porque, sentenció, es una obligación ética y clínica hacia cada individuo, por sí mismo y porque las infecciones no controladas siempre pueden afectar a toda la población.

Juan Martínez Hernández

Tuberculosis en Madrid

El director general de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, el doctor Juan Martínez Hernández, consideró importante que hoy sólo haya nueve casos de tuberculosis por cada 100.000 habitantes, cuando eran muchos más cuando él mismo estudiaba Medicina.

Destacó el binomio tuberculosis-pobreza, con el resultado de que reducir el segundo monomio conlleva el retroceso del primero. Sobre la Comunidad de Madrid, aclaró que tiene tantas desigualdades como cualquier otro territorio, de forma que la tuberculosis hace acto de presencia y se enquista a veces en las capas más desfavorecidas. Por ello, propuso que los tratamientos sean gratuitos para aquellos que no los pueden pagar.

Dentro de los éxitos de la Consejería de Sanidad madrileña, citó el plan de acción frente a la tuberculosis, que es capaz de ir al encuentro del paciente, allí donde se encuentre, a través de unidades de calle. Como parte ingrata de su trabajo, Martínez Hernández citó los tres ingresos hospitalarios forzosos que se tuvieron que firmar en el último periodo.

María Ascensión Ordobás

Madrid en cifras

Completó los datos de Martínez Hernández la responsable de Epidemiología de la Dirección de Salud Pública de la Comunidad de Madrid, la doctora María Ascensión Ordobás, que explicó que la tuberculosis se sigue de manera activa con registro en la región, desde el año 1996, con un declinar que se ha aminorado en los últimos años. Con ello, constató un objetivo del 5 por ciento de prevalencia alcanzable, en virtud de los excelentes profesionales sanitarios que hay en la Comunidad de Madrid.

Destacó María Ascensión Ordobás siete casos en mujeres por cada 100.000 habitantes, con mayor incidencia en jóvenes de ambos sexos y casos por encima de los 74 años de edad. Con el añadido de que el 54 por ciento de los casos se dio en nacidos fuera de España.

La ponente ciñó los casos de TB en Madrid a una cifra que oscila entre los 600 y 700 casos al año, con retrasos diagnósticos que llegan a los tres meses como media.

Antonio Fernández-Pro

Desde las trincheras sanitarias

El presidente de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG), el doctor Antonio Fernández-Pro Ledesma, recalcó que la tuberculosis es enfermedad de pobres y que conlleva incomodidades por su complejidad para el profesional sanitario, que deben ser superadas. En el lado positivo, celebró los seis años de éxito de la Red TBS, aunque lanzó el lema del “Ya es hora”, usado como eslogan internacional este año, mediante luchadores activos contra esta infección crónica.

Urgió Fernández-Pro a terminar con el estigma que acompaña a la tuberculosis y pidió a las administraciones sanitarias que sean más diligentes, de cara a evitar que esta infección se mantenga silente y rebrote de vez en cuando, con escaso eco social. También aseveró el ponente, que reconoció ser médico de trincheras con 50 pacientes al día en consulta, que realmente “es hora” de erradicar la enfermedad.

Enrique Acín García

Sanidad Penitenciaria

El jefe de Área de Salud Pública de la Subdirección General de Sanidad Penitenciaria del Ministerio del Interior, el doctor Enrique Acín García, señaló que la tuberculosis es el principal problema de Salud Pública en su medio, con una población de 51.000 internos distribuidos en 70 centros de toda España, a excepción de Cataluña, que tiene estas competencias transferidas.

Señaló también que la prevención y el control de la tuberculosis en el medio penitenciario choca con el hecho de que el país tiene la mayor tasa de reclusos de Europa, con 130 personas por cada 100.000 habitantes. Reparó también que la tuberculosis era especialmente letal hasta la llegada del VIH a las cárceles. Momento en que recordó que, durante su etapa en el penal del Dueso (Cantabria), murieron más de 100 internos sobre un población de 4.000 individuos privados de libertad.

A pesar del repunte de la mencionada enfermedad, Acín García explicó que su tasa descendió de 11 por cada 1.000 reclusos hasta el 1,1 por 1.000 actual. Aunque se mantiene una promoción doce veces superior a la población general, según refirió.

Como estrategia de abordaje de la tuberculosis en cárceles, el ponente habló de detección de la infección tuberculosa latente, mediante cribado de infección y detección de baciloscopias positivas, junto a estudios de contacto (ECC) periódicos y Tratamiento Directamente Observado (TDO) para evitar las recidivas. También mencionó características de la tuberculosis en penales, como la tuberculosis pulmonar, el uso de drogas y el carácter multinacional de los pacientes ingresados.

Javier García Pérez

Cuidado con las resistencias

Seguidamente, el secretario general de la Red TBS, el doctor Javier García Pérez, aludió al esquema Bangladesh, ratificado por un número muy reciente de la revista New Enland Journal of Medicine, al ser un buen modelo de abordaje de la enfermedad. El también neumólogo del Hospital Universitario de la Princesa resumió el tratamiento estándar, y el alternativo, para la tuberculosis que, en sus casos extremos, llega a precisar hasta 16 comprimidos al día durante un periodo de cuatro a seis meses.

Por otro lado, Javier García Pérez lamentó que, aunque los trabajos del grupo investigador de Zaragoza son estimulantes, habrá que esperar para conocer resultados tangibles relativos a la nueva vacuna para la tuberculosis que está en camino.

Germán Peces Barba

Pulmón, órgano diana

El miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), el doctor Germán Peces Barba Romero, localizó el pulmón como órgano diana de la tuberculosis. Como muestra de la labor de su sociedad científica, destacó el trabajo que se realiza en los campamentos saharauis, en coincidencia con la actual investigación que se desarrolla sobre las bases genéticas de la enfermedad.

Deja un comentario