Política y Sociedad informe del IDIS 'Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2020'

La Sanidad Privada ratifica su valor antes, durante y después de la pandemia de la Covid-19

La Sanidad Privada ha ratificado su aportación permanente de valor antes, durante y después del pico de la pandemia de la Covid-19, una demostración que viene de la mano de la décima edición del informe ‘Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación 2020‘, presentado por el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (Fundación IDIS).

Este informe retrata fielmente la marcha del un sector cuyos datos y resultados respaldan su importancia para la supervivencia del sistema sanitario público, un hecho especialmente constatado a raíz de la emergencia sanitaria provocada por el SARS-CoV-2, causante de la enfermedad de la Covid-19.

Juan Abarca

Males de ayer y de hoy

El presidente de la Fundación IDIS, el doctor Juan Abarca Cidón, inició su presentación con mención a que, este año, se cumple la primera década de esta organización, acompañada por la décima edición del informe ‘Sanidad privada, aportando valor: Análisis de situación‘, tras meses de dura lucha contra la pandemia.

Como en otras intervenciones públicas recientes, Juan Abarca Cidón también recordó que la Sanidad Privada puso, desde el principio de la pandemia, todos los recursos en su haber al servicio de las autoridades sanitarias, central y autonómicas, para asegurar la atención sanitaria a toda la población afectada por la nueva enfermedad.

Sector público debilitado

Como explicó Abarca Cidón, esta crisis sanitaria viene a evidenciar el debilitamiento del sector socio-sanitario en España y su efectiva falta de colaboración directa con el sector privado. Se trata de una problemática ya existente antes de la llevada del SARS-CoV-2, en su opinión, que se concreta en dificultades de acceso a las prestaciones en condiciones de equidad para los ciudadanos de todos los territorios.

Frente a esa situación, el mencionado ponente reiteró, como siempre, la mejor disposición del sector sanitario privado para ser un aliado indispensable del sistema público de salud, que afiance su solvencia y sostenibilidad.

Sobre bases firmes de apoyo

Para el presidente de la Fundación IDIS, no procede pasar por alto que el sector cuenta con 8,7 millones de asegurados, además de los funcionarios públicos usuarios del sistema de mutualismo administrativo, con lo que la Sanidad Privada reduce la presión de una demanda asistencial que sería total por parte del conjunto de la población, factor que habría hecho insostenible, entre otras cosas, la asistencia a miles de ciudadanos durante la pandemia de la Covid-19.

Pese a esta solidez sectorial en su conjunto, Abarca Cidón también contrapuso la falta de liquidez que supone el parón de actividad provocado por la pandemia. De esta forma, hay numerosos policlínicos, especialmente si son de capital familiar o reducido capital social, que podrían estar abocados al cierre.

No obstante, este ponente destacó los esfuerzos que realizan actualmente las aseguradoras para que los daños empresariales provocados al sector por la Covid-19 sean irreparables en el menor número de casos posibles.

Ángel de Benito

Gasto privado y conciertos

El secretario general de IDIS, el doctor Ángel de Benito, subrayó, dentro del documento presentado, su actualización en profundidad de la realidad y las constantes que determinan la enorme relevancia de todo un sector, que, como el sanitario privado, genera progreso económico, empleo, salud y bienestar para la población.

Tal como detalló Ángel de Benito, el gasto sanitario total en provisión privada ascendió al 3,3 por ciento del PIB en 2017, desglosado en un 2,6 por ciento de gasto privado y un 0,7 destinado a conciertos, por un total de 38.082 millones de euros, donde 30.409 millones de euros correspondieron al gasto privado y 7.673 millones de euros al capítulo de los conciertos.

Estas son buenas cifras, según la argumentación de De Benito, a pesar del estrés sufrido por el sistema sanitario, un bien colectivo que precisará en adelante una mayor colaboración, entre su parte pública y privada, para ser más sostenible, accesible, equitativo y optar siempre a una mayor calidad, tal como aseveró.

Marta Villanueva

Operaciones, altas y urgencias

Durante su turno de palabra, la directora general de la Fundación IDIS, Marta Villanueva, describió  la importancia de la Sanidad Privada en España, al ser un sector que realiza el 30,5 por ciento de las intervenciones quirúrgicas, gestiona el 23,5 por ciento de las altas y atiende el 24,5 por ciento de las urgencias que se producen en el país, junto al 19,7 por ciento de las consultas médicas y el 17,5 por ciento de las estancias hospitalarias.

Esta es una gran actividad, posible gracias a los 458 hospitales privados que hay en España, con un total de  51.212 camas, actualmente disponibles para 8,7 millones de personas con seguro privado complementario a su cobertura sanitaria pública.

Tal como detalló Marta Villanueva, la Sanidad Privada ocupa el  57 por ciento de los hospitales del país, con el 32 por ciento de las camas, cuya principal ubicación se da en Cataluña, la Comunidad de Madrid y Andalucía.

Sector asegurador en crecimiento

Sobre el sector asegurador, expuso Villanueva que crece en número de asegurados y volumen de primas, dado que en 2019 superó los 10,5 millones de clientes, con un incremento del 3,1 por ciento respecto al año anterior, mientras que la estimación mejor encaminada apunta a 8.572 millones de euros en volumen de primas para ese año.

Esta situación supondrá una subida del 4,4 por ciento respecto a 2018, dentro de una distribución que reservó el 74 por ciento a asistencia sanitaria, el 18 por ciento al mutualismo administrativo y el 8 por ciento a reembolso de gastos. Como medidas de soporte al sector, esta ponente destacó que las aseguradoras adelantan la percepción de emolumentos a cuenta en muchos policlínicos, para que logren superar esta dura fase económica.

Buenos tiempos de espera

Sobre el tiempo medio de espera de citación de pruebas complementarias, Villanueva sitúa la media por debajo de 11 días, con 10,91 para las mamografías, 8,17 para las resonancias magnéticas y 6,25 para los TAC, con tiempos de entrega de informes de pruebas complementarias que descienden de los cuatro días, al reservar solo uno para las pruebas de laboratorio.

Todo ello en paralelo a tiempos medios de atención facultativa en urgencias no superiores a los 20 minutos, una espera media global para intervención quirúrgica de 30,47 días y menos de 16 días de tiempo medio transcurrido entre los diagnósticos y el inicio de tratamiento en Oncología, a la vez que las citas para especialidades bajan de las dos semanas, salvo en Dermatología, donde se reducen a los 14,6 días.

Orden y concierto

Tanto el presidente de la Fundación IDIS como su directora general recordaron que un 11,2 por ciento del gasto sanitario público se destina a conciertos centrados, generalmente, en transporte sanitario, terapias respiratorias, hemodiálisis, laboratorio y otros servicios.

Predilección por el mutualismo administrativo

Sobre el mutualismo administrativo, a través del cual los funcionarios públicos eligen su atención sanitaria, la directora general de la Fundación IDIS detalló que es una forma elegida por el 84 de los beneficiarios, con un coste para el Estado per cápita que se sitúa en 864 euros anuales por asegurado, frente a un coste sanitario por ciudadano de 1.291 euros, sin  incluir gasto farmacéutico ni gasto por mutualidad.

Dedujo de esta situación esta directiva un ahorro de 427 euros por cada funcionario que opta por la Sanidad Privada, cuantificado en un mínimo de 4.949 millones de euros para alivio del sistema público.

En 2019, este colectivo, agrupado en torno a las mutualidades generales de Funcionarios Civiles del Estado (MUFACE) y Judicial (MUGEJU), y el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (ISFAS), ascendió a los 1,8 millones de beneficiarios.

Concesiones en nueve hospitales

Respecto a las concesiones, como otra fórmula de colaboración entre la Sanidad Privada y la Pública, esta directiva habló de nueve hospitales radicados en la Comunidad Valenciana, La Rioja y la Comunidad de Madrid, con inclusión de las funciones de gestión indirecta.

Siempre con la calidad

Como recordó Villanueva, la Fundación IDIS dispone, desde 2015, de la Acreditación QH (Quality Healthcare), que distingue la vocación por la mejora continua de la calidad de la asistencia sanitaria de los centros públicos y privados, ya en posesión de certificaciones como la ISO, el modelo de excelencia europeo EFQM, la Acreditación Joint Commission y la Certificación OHSAS 18001.

Este es un motivo de orgullo para las 129 entidades sanitarias que ya disponen de alguna acreditación QH en sus distintos niveles, privilegio que, hasta el momento, correspondió por su buen hacer a 101 organizaciones privadas, 17 públicas y 11 mutuas.

En esta dinámica por la calidad y la conciencia, Villanueva explicó que la Sanidad Privada está en línea con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), a través de iniciativas, donaciones y apoyo a 129 proyectos solidarios de raíz sanitaria, social, y socio-sanitaria, con especial atención a los dramas causados por la Covid-19.

La última tecnología

La tecnología de última generación es un aspecto clave para el sector sanitario privado; está en posesión del 53 por ciento de los equipos de resonancia magnética, el 49 por ciento de los PET y el 36 por ciento de los TAC, en cifras actualizadas por este documento, con una productividad que fue en 2017, respectivamente, del 39, el 19,4 y el 16,7 por ciento.

Igualmente en tecnología, este sector apuesta de manera incansable por la digitalización en la experiencia de paciente, mediante portales específicos, servicios de videoconsulta, aplicaciones móviles, asistentes virtuales y otras plataformas que hacen posibles los hospitales líquidos.

Investigar y formar

A la hora de destacar la función formativa y de especialización que realiza este sector, Villanueva precisó que dispone de 24 hospitales universitarios con un total de 215 plazas, como dato perteneciente a 2020, mientras que, en lo tocante a investigación, los centros privados participan en 1.431 ensayos clínicos, prácticamente la mitad de los que se realizan en el país.

Ello con mayor dedicación a las fases tempranas de la investigación, que precisan más especialización y complejidad en áreas como Oncología, Cardiología, Aparato Respiratorio y Neurociencias, con un total de 570 ensayos en fases tempranas, que suman el 39,83 por ciento de los trabajos de investigación que cuentan con participación sectorial privada.

Fuente favorable al empleo

Prosiguió esta directiva con las cifras del empleo en el sector, que da trabajo a 269.515 profesionales, con destino extrahospitalario en el 63 por ciento de los casos y el resto, 37 por ciento, activo en los hospitales privados, dentro de una mayor concentración laboral en la Comunidad de Madrid, Cataluña y Andalucía.

Especial atención a la Covid-19

Finalmente, Villanueva aludió al anexo del informe monográfico ‘Sanidad Privada, Aportando Valor. Especial Covid-19‘, que el IDIS publicó en colaboración con la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), la Asociación Empresarial del Seguro (UNESPA), Farmaindustria y la Federación de Empresas de Tecnología Sanitaria (Fenin).

2 Comentarios

  1. Isidoro Jiménez Rodríguez says:

    Otro punto de vista.
    Siempre es bueno contrastar opiniones y percepciones. Desde organizaciones poderosas, económicamente, se nos puede bombardear con mensajes e ideas fruto de la fantasía y la manipulación.
    Así entiendo yo los mensajes de estos representantes de los negocios de la enfermedad, como son la “sanidad privada”. Opino que la salud y la enfermedad de las personas no puede convertirse en una actividad mercantil. Por el contrario, la atención sanitaria debería constituir un derecho básico y fundamental. Y nuestro país, por mas que le pese a algunos, esta dotado de medios y recursos para prestar unos servicios aceptables.
    Pretender que persistan estas rentables empresas sanitarias, en base a inutilizar, paralizar y hacer inviable la sanidad pública, debería estar combatido por nuestros representantes políticos y ciudadanos. Pero ya se sabe, cuando se mueven tan lucrativos negocios, es fácil que estos “pierdan los papeles”. Solo así podemos explicarnos que la actividad quirúrgica esté disminuyendo en los centros públicos. O que un mismo profesional llegue a rendir, al menos un 200% en estas actividades, con respecto a lo que rinde en la sanidad pública. ¡Vivir para ver!

  2. otamendi says:

    Enhorabuena al seguro privado por sus brillantes cifras económicas del año 2018, que el ministerio de sanidad acaba de publicar, y que muestran que el ramo creció por partida doble : más de un 5% interanual en sus ingresos de la cuenta pública (SS mutualista) y un 7,1% en la cuenta de pólizas privadas (7.500 millones, de los que el 25% se destinó a gastos administrativos)