Política y Sociedad Según los informes de CCOO-FADSP y la Cámara de Cuentas

Suspenso general para la Sanidad madrileña desde los grupos de la oposición

El debate sobre el estado de la Sanidad Pública madrileña, organizado por el sindicato Comisiones Obreras (CCOO) y la Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública (FADSP), ha concluido con un suspenso general para la Sanidad madrileña desde los cuatro grupos políticos con representación en la Asamblea de Madrid que conforman la oposición, quienes durante el encuentro ofrecieron sus recetas electorales.

Ana González

En defensa de la Sanidad Pública

La secretaria de Política Social e Igualdad de CCOO de Madrid, Ana González, vio en el encuentro la réplica o continuación de un evento con la misma temática, celebrado recientemente en la Asamblea de Madrid, a partir de un ánimo compartido por la central sindical con la FADSP, al unir la dimensión laboral a la sectorial.

Habida cuenta, razonó, de los recortes y retrocesos sanitarios que en su opinión se producen en la Comunidad de Madrid por la sucesión de gobiernos regionales del Partido Popular y con el agravante, añadió Ana González, de que las transferencias de la Sanidad que se realizaron en 2001 ya lo hicieron de una forma insuficiente y defectuosa.

González también aseguró que el Informe de Fiscalidad de la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid supone una enmienda a la totalidad de la Sanidad madrileña al criticar, sobre todo, sus criterios de privatización. Con lo que se da la razón, manifestó la sindicalista, a las asociaciones civiles críticas con el partido en el Gobierno regional.

Jaime Cedrún

Trabajar en unidad

El secretario general de Comisiones Obreras de Madrid, Jaime Cedrún, denunció locuras privatizadoras de la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, con el daño intencionado que supuso la supresión del consejo social y sanitario. Momento desde el que Cedrún explicó que se desató la mayor falta de transparencia imaginable.

Sobre el hecho de poner la lupa en la Sanidad regional, a través de un trabajo de colaboración entre el sindicato y la FADSP, el secretario general entendió que es muy necesario para disipar las nubes que cubren la atención sanitaria en el territorio madrileño.

Gruesas acusaciones

Del informe destacó su afán, que se traducirá en un ejercicio de observación macro que propicie un cambio en la Comunidad de Madrid. Para ello, anunció que se empieza por la salud de los madrileños y madrileñas, al resaltar las carencias que se producen en su Sanidad desde 2004, año que inauguró 15 años de descoordinación, aquejados de graves problemas derivados de privatizar con el resultado de menos camas de hospital, más listas de espera y menos recursos para la Atención Primaria (AP).

Manuel Rodríguez

Acusó Jaime Cedrún al Partido Popular de haber perpetrado un “regalo fiscal” a los millonarios de Madrid por valor de 3.000 millones de euros, como guinda a los “pelotazos” realizados a partir de las aludidas privatizaciones en favor, señaló, de grupos de interés afines. Por todo ello, pidió que la jornada sirviera para espolear a los responsables políticos invitados del día nuevas soluciones.

Intereses partidistas

Tras las palabras inaugurales de Cedrún, moderó la mesa de presentación del informe sobre el diagnóstico de la salud y del sistema sanitaria de la Comunidad de Madrid, Manuel Rodríguez, quien insistió en las críticas al Partido Popular de la región, al afirmar que las infraestructuras sanitarias de la región se planificaron según los intereses electorales de sus candidatos a las alcaldías de los principales municipios. Junto a muchas sombras en financiación detectadas, reiteró, por la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid.

Marciano Sánchez Bayle

Fruto de la colaboración

El presidente de la Asociación en Defensa de la Sanidad Pública de Madrid, el doctor Marciano Sánchez Bayle, recordó que el informe fue posible gracias a la colaboración de la Asociación de Salud Mental de Madrid, además de otras entidades de la sociedad civil.

Sánchez Bayle, que no escondió que el trabajo tuvo que ser finito en su alcance por razones lógicas de la propia investigación, aludió a problemas esenciales de la Sanidad como el envejecimiento de la población, las desigualdades socioeconómicas, la contaminación y las exclusiones, estas últimas como secuelas del Real Decreto-ley 16/2012, que dejó fuera a personas que no pudieron pagar el copago farmacéutico y que privó de tarjeta sanitaria a aquellos ciudadanos que se ausentaron de la región por 90 días o más.

El ponente, que reconoció que la Sanidad madrileña es buena, en función de una renta per cápita superior a la media nacional, también aseveró que es muy desigual. Sin embargo, criticó Sánchez Bayle el modelo FPI por sus costes cifrados en 4.476 millones de euros, con tendencia a los 6.010 anotados en 2016.

José Luis Rodríguez Agulló

Cargó también el médico jubilado y activista contra las concesiones administrativas, tres de ellas en manos del grupo alemán Fresenius, con 1,53 camas por 1.000 habitantes y 4,36 trabajadores por cama. Ello con un aumento del presupuesto de 160,9 millones, en paralelo al descenso del presupuesto autonómico sanitario total, además de un aumento hasta 2014 del presupuesto para la Fundación Jiménez Díaz, en paralelo al descenso de los presupuestos de los hospitales Clínico San Carlos y de La Princesa, según precisó.

De forma que entre 2013 y 2015 los hospitales de gestión directa vieron reducida su capacidad frente a los más de 123 millones de euros percibidos por la Fundación Jiménez Díaz, junto a un trasvase de 85.128 pacientes a los cinco hospitales de gestión indirecta. Sobre este traslado a los centros de gestión privada, Sánchez Bayle afirmó que es posible gracias al servicio telefónico de petición de citas.

Montse Uguina

Denunció también el presidente de la ADSP de Madrid que solo haya 0,25 camas de larga estancia por 1.000 cada habitantes. Con mayor ocupación de camas en los hospitales privadas, con más del 90 por ciento, sobre poco más 80 por ciento en los centros públicos, en contra de las cifras nacionales, que son más equiparables. Con el resultado general, de un descenso del 1,35 de camas instaladas y en paralelo a la falta de uso del histórico edificio del Hospital de Puerta de Hierro.

Sobre la contaminación, Sánchez Bayle alertó del peligro que supone que el aire de Madrid contenga todos los factores nocivos para la salud. Algo que va en paralelo a un mayor número de reingresos por asma, sin que las autoridades sanitarias tomen cartas en el asunto, además de tasas de tuberculosis intolerables, según el ponente.

Acerca del gasto farmacéutico, aseveró que, en Madrid, la mortalidad es elevada por bacterias resistentes, además de existir efectos adversos por la medicación y darse un claro exceso de consumo de antidepresivos. Habló también el ponente de privatizaciones “encubiertas” de prestaciones radiológicas, de donación de sangre y de otro tipo, a partir de la referida centralita de citaciones.

Rosa Cuadrado

Menos personal y más gasto

La secretaria general de la Federación Regional de Sanidad y Servicios Sociosanitarios de CCOO de Madrid, Rosa Cuadrado Abad, denunció la financiación regional para la Sanidad desde el criterio de la Cámara de Cuentas, y vio una intencionalidad en ello, de forma que se lesiona el sistema público, a su juicio, en favor de la red privada. Por ello, pidió la derogación de la Ley 15/1997 sobre nuevas formas de gestión compatibles con la privatización.

Rechazó la secretaria general del sindicato la política laboral llevada a cabo por el Partido Popular en el Capítulo Uno, que se tradujo en la pérdida de 8.000 profesionales sanitarios, además de mayores tasas de precariedad. Señaló también que en el periodo 2010-2018 hubo un claro retroceso en gasto sanitario con mínima subida en 2016 y, también en 2018, en concepto de pagos legales de trienios.

Látigo de privatizaciones

Sobre la subida del Capítulo Dos, destino de los bienes y servicios privatizados como los servicios auxiliares o los fármacos, Cuadrado encontró un claro incremento, con nulas subidas destinadas a inversiones, donde estas últimas quedaron arrinconas a 33 millones, con un descenso del 77 por ciento, según la sindicalista.

Coincidió la ponente con Sánchez Bayle en que hay un incremento de las camas hospitalarias privadas, en perjuicio de las públicas. Concluyó Cuadrado con la petición de un presupuesto sanitario suficiente, un refuerzo de Atención Primaria, más camas de media y larga estancia, menos derivaciones a centros públicos, recuperación de la gestión directa y más medios para Salud Mental y la salud sexual y reproductiva.

Marisa Fernández Ruiz

Atención abandonada

A continuación, se desarrolló una mesa de análisis sindical sobre la realidad de la Sanidad Pública madrileña. Durante la misma, la responsable de Atención Primaria D.A. Sureste, Marisa Fernández Ruiz, aportó datos de deterioro de este escalón asistencial en la región. Lo que se traduce, según aportó, en demoras de 2,26 días en atención en consulta, 1,21 días en Pediatría y 1,66 días para Enfermería. Con el resultado de un récord en el área Noroeste, situado en el 24 por ciento, fenómeno que se traduce en la emigración de los pacientes a consultas privadas o a urgencias hospitalarias.

Fernández Díaz rechazó que la Consejería de Sanidad regional no facilite datos al sindicato sobre demoras, así como la eliminación de campos informativos en el Barómetro Sanitario de Madrid. Realidad que no impide saber que las demoras llegan a los 60 días en especialidades como la Fisioterapia o la Odontología infantil, también aquejada esta última de importantes retrasos.

Carlos Morante

Primaria, pese a todo

No obstante, la ponente recogió que el 68 por ciento de los madrileños mantendrían su preferencia por la Atención Primaria pública, aunque un tres por ciento no pueda retirar su medicación de las farmacias por razones económicas, tal como razonó.

La ponente también detectó un incremento del seguro privado en la región, cifrado en el 19,8 por ciento; dividido en un 2,4 para MUFACE, un 3,4 por ciento para reconocimientos médicos de empresas y un 13,7 por ciento costeado por el bolsillo del usuario.

También criticó Fernández Ruiz los seis centros de transición, y su presupuesto y actividad cuestionables, así como la ausencia de seis millones de consultas que supondrá la plena aplicación de la reducción del horario de tarde en los centros de salud. Como anécdota, la ponente también refirió que se ha colocado por “tres veces” la primera piedra de un nuevo centro asistencial en Alcorcón.

José Manuel Freire

Los 50 puntos del PSOE

La segunda mesa, destinada a anunciar y compartir alternativas y compromiso con el sistema público sanitario por parte de distintos responsables políticos, estuvo dirigida por Ana González.

En nombre del Grupo Parlamentario Socialista, su portavoz de Sanidad en la Asamblea de Madrid, el doctor José Manuel Freire, encontró puntos de encuentro con Podemos de cara a renovar la Sanidad madrileña, tras los próximos comicios autonómicos.

Como medidas urgentes citó el respaldo a la Atención Primaria, evitar el deterioro progresivo de los grandes hospitales madrileños, revisar las concesiones existentes, dignificar el papel de los profesionales con medidas activas e incrementar los cuidados paliativos en sintonía con la Ley de Muerte Digna. Ello mediante un programa político y sanitario que recupere para la Sanidad Pública a las clases medias que han emigrado al sector público, en un 50 por ciento, y mediante 50 puntos programáticos, concluyó.

Eduardo Raboso

Defensa de lo hecho

Por parte del Grupo Parlamentario del PP, Eduardo Raboso propuso desligar el discurso político de lo sanitario, además de no poner todo el foco en gastar más, sino en hacerlo con mayor eficiencia, de manera que se gaste juiciosamente los 8.000 millones de presupuesto sanitario de la Comunidad de Madrid.

En esa línea habló de mejorar la comunicación entre Atención Primaria y atención especializada, como superación de esquemas organizativos con 40 años de trayectoria. Una misión que requiere imaginación, según adujo, además de reforzar las plantillas y mejorar las infraestructuras de los viejos hospitales ya citados por José Manuel Freire.

Mónica García

Verbo encendido

Presentada como aquella lideresa que definió la Sanidad madrileña como un cadáver a resucitar, la portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Unidos Podemos, Mónica García, reclamó el pacto sanitario ya citado por otros ponentes hasta hacer pleno el derecho a la protección de la salud.

Sobre el informe de la Cámara de Cuentas citó privatizaciones sin soporte técnico, opacidad en concesiones, déficits de profesionales y camas y, también, la absoluta falta de transparencia. Con olvido, respecto al proyecto inicial del informe, de la comparativa de los 25 procesos asistenciales entre la Fundación Jiménez Díaz y el resto de hospitales, con el resultado de un sobrecoste de 60 millones de euros a favor del hospital aludido.

Como causa de todo ello, Mónica García señaló a los fondos buitre que se insertan, según sus palabras, en tramas como Gürtel o Púnica.
Concluyó la representante de Unidos Podemos con que el 35 por ciento de la contratación sanitaria en Madrid es errada.

Enrique Veloso

Canto a la eficiencia

El portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Ciudadanos, Enrique Veloso, vio puntos llamativos en el informe presentado, dada su veracidad y ante las dificultades de evaluar la eficiencia en la gestión que realiza la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid. Encontró el político que la legislatura agoniza sin que se hayan cumplido muchas promesas. Como primera de ellas, el nulo impulso dado a la Atención Primaria, así como la única construcción de cuatro centros de salud, frente a los 19 previstos.

Observó como políticamente reprochable el plan a diez años de renovación de los principales hospitales de la región, así como la deuda de más 400 millones a los proveedores de la Sanidad regional, al ser Madrid la tercera comunidad autónoma más endeudada, según reconoció recientemente su consejero, Enrique Ruiz Escudero. Realidad que Veloso hizo explicable por una mala ejecución del presupuesto.

Veloso también reclamó indicadores de evaluación de eficiencia fiables y contrastados. Prometió además el político de Ciudadanos un plan de ordenación profesional que asegure la cobertura de cada plaza que se libere en la Sanidad Pública, junto a la profesionalización de la gestión sanitaria en todos los escalones asistenciales.

Luis Alonso Mancera

El SUMMA en mínimos

Desde el aforo, un responsable del servicio de emergencias SUMMA 112 denunció la falta de médicos en los servicios estantes y las unidades móviles. Una situación que pone en riesgo en ocasiones la vida de los ciudadanos, según refirió.

Así mismo, el doctor Luis Alonso Mancera dibujó un cuadro muy lamentable del Hospital Ramón y Cajal, caracterizado por falta de personal celador, a pesar de infrautilizar 200 camas. Mientras que el médico de urgencias Carlos Morante aportó sobrada información sobre la crítica situación que atraviesan las urgencias en la Comunidad de Madrid, debilitadas por falta de médicos senior y exceso de jornadas maratonianas. Finalmente, Rodríguez Agulló rompió una lanza en defensa de SUMMA 112, dado que atiende 700.000 urgencias al año.

Deja un comentario