Una de cada cuatro personas con dermatitis atópica asocia su enfermedad con la depresión

según datos de una encuestas de Lilly

Guardar

SALUD-MENTAL
SALUD-MENTAL
Según una encuesta llevada a cabo en 10 países, una de cada cuatro personas con dermatitis atópica asocia su enfermedad con la depresión al manifestar que los síntomas de esta patología dermatológica, entre los que se encuentran picor, erupción y sensación de quemazón, repercuten en su bienestar emocional y psicológico, así como en el desarrollo de actividades cotidianas.

La 'Encuesta de Satisfacción y Necesidades No Cubiertas de los Pacientes con Dermatitis Atópica' fue llevada a cabo por la compañía farmacéutica Lilly, con el objetivo de evaluar la gravedad y el impacto percibidos de la dermatitis atópica, así como las expectativas de los pacientes sobre el tratamiento y el apoyo recibido.

Los datos de este estudio reflejan que un 58 por ciento de las personas con dermatitis atópica se sienten molestas con su enfermedad y el impacto que le genera, sobre todo en el caso de no tener los síntomas bajo control. En este sentido, más de un 25 por ciento de los pacientes consideran que la patología afecta a sus patrones de sueño, a sus actividades diarias y a su trabajo.
Afecta a la pareja
A ello se suma, que un 26 por ciento de las personas considera que la dermatitis atópica afecta a la intimidad con su pareja. "En su conjunto, estas consecuencias negativas de la enfermedad repercuten en el estado emocional de los pacientes", destacan desde Lilly.

Aunque suele considerarse una enfermedad propia de la infancia, puede aparecer a cualquier edad y afecta a entre un 2 y un 10 por ciento de los adultos a nivel mundial. En España, la dermitis atópica tiene una prevalencia de entre el 5 y el 20 por ciento, según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV).