La mayoría de ingresos en Unidades de Hospitalización Breve de Psiquiatría son voluntarios

conclusiones de una jornada organizada con el apoyo de la Alianza Otsuka-Lundbeck

Guardar

La mayoría de los ingresos en estas unidades se hacen de “manera voluntaria” y tienen una duración media de entre 12 y 20 días, según una de las conclusiones de la II Jornada de Unidades de Hospitalización Breve de Psiquiatría, que se ha organizado con el apoyo de la Alianza Otsuka-Lundbeck y que reunió a más de 200 especialistas de las unidades de agudos.

image__Otsuka_Lundbeck_4153137808502915207Durante el encuentro, celebrado este viernes, 20 de octubre, en el Auditorio de la Pedrera en Barcelona, los asistentes analizaron y compartieron sus experiencias, además de destacar la importancia de manejar adecuadamente la fase aguda para estabilizar la patología en un futuro.

Para el doctor José Martínez Raga, quien es psiquiatra y profesor asociado del Hospital Universitario Doctor Peset de Valencia, “existe el estigma de que el paciente que ingresa en estas unidades está continuamente en estado psicótico, pero según mi experiencia, el 75 por ciento de los ingresos son voluntarios, por lo que la comunicación con el paciente es fundamental para la evolución de la patología y su seguimiento posterior”. Además, prosiguió, la totalidad de los pacientes que son ingresados de manera involuntaria, una vez mejoran de su patología, aceptan voluntariamente el ingreso y entienden y agradecen las medidas sanitarias previamente realizadas.

En este sentido, explicar adecuadamente las decisiones respecto al tratamiento y compartir las distintas opciones de tratamiento y tomar las decisiones de forma conjunta, puede mejorar la alianza terapéutica con pacientes y familiares, beneficiando directa e indirectamente a los resultados del mismo. "No obstante, la comunicación no será igual en todos los casos y variará en función del tipo de paciente y su patología", explican desde la Alianza Otsuka-Lundbeck.
Potenciar la comunicación
"Es necesario potenciar la comunicación en las unidades de agudos tanto con el propio paciente (y con su familia en los casos que lo requieran), así como con otros dispositivos asistenciales (hospitales de día, centros de salud mental, etc.) imprescindibles para una adecuada continuidad de cuidados en el ámbito ambulatorio, especialmente de los pacientes con patologías graves", afirmó, por su parte, el jefe de Sección de la Unidad de la Hospitalización de Psiquiatría en el Hospital Universitario 12 de Octubre de Madrid, Roberto Rodríguez-Jiménez.

Este profesional también quien cree que este foro "permite compartir nuestras experiencias de éxito y poder mejorar el abordaje del paciente, de su núcleo primario de apoyo, y la coordinación con otros dispositivos asistenciales”. En el simposio se profundizó, además, en tres perfiles concretos: el paciente que presenta un primer brote psicótico; el que sufre problemas de adherencia al tratamiento; y los casos de patología dual, con una mayor complejidad.