El número de afectados por la enfermedad de Parkinson se duplicará en 20 años

Según la Sociedad Española de Neurología

Guardar

En el marco de la celebración del Día Mundial del Parkinson, que se conmemora cada 11 de abril, la Sociedad Española de Neurología (SEN) ha resaltado que el número de personas afectadas por esta enfermedad se duplicará en 20 años y se triplicará en 2050, una patología neurodegenerativa y crónica que en España afecta a entre 120.000 y 150.000 personas.

Según los datos consultados por esta institución, el Parkinson también es, tras el Alzheimer, el segundo diagnóstico neurológico más frecuente entre los mayores de 65 años, y es que el 2 por ciento de los mayores de 65 años y 4 por ciento de los mayores de 85 años padecen Parkinson en España.

No obstante, el Parkinson no es una enfermedad exclusiva de personas mayores: el 15 por ciento de los pacientes no superan los 50 años y, además, se pueden encontrar casos en los que la enfermedad se inicia en la infancia o en la adolescencia.

El coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN, el doctor Javier Pagonabarraga, señala que “aunque el origen de la enfermedad de Parkinson aún se desconoce, al igual que ocurre con la mayoría de enfermedades neurodegenerativas crónicas, se cree que su aparición surge por una combinación de factores de riesgo no modificables, como el envejecimiento o factores genéticos. No obstante, las formas familiares sólo representan alrededor del 5 por ciento de los casos”.
Prevalencia e incidencia
En España, la prevalencia y la incidencia del Parkinson se incrementó en las últimas décadas, fundamentalmente por el aumento de la esperanza de vida, los avances diagnósticos y terapéuticos y a una mayor sensibilización respecto a esta enfermedad, ya que es cada vez más conocido que es una enfermedad frecuente, tratable y que requiere de un diagnostico lo más temprano posible.

El 70 por ciento de las personas diagnosticadas de Parkinson en España tienen más de 65 años y, actualmente, se diagnostican cada año unos 10.000 nuevos casos. No obstante, los pacientes con Parkinson tardan una media de entre uno y tres años en obtener un diagnóstico y se cree que hasta un 25 por ciento de los diagnosticados tienen en realidad otra enfermedad.

Sobre el Parkinson, Javier Pagonabarraga indica que se trata de “una enfermedad caracterizada principalmente porque los pacientes presentan temblor de reposo, rigidez, pérdida de habilidad o rapidez para realizar funciones motoras, trastornos posturales y/o de la marcha”.
Tratamientos disponibles
Respecto a los tratamientos disponibles, el coordinador del Grupo de Estudio de Trastornos del Movimiento de la SEN subraya que “la levodopa continúa siendo una opción terapéutica fundamental en la enfermedad, y la gran mayoría de los pacientes tratados responden muy satisfactoriamente”.

Sin embargo, Pagonabarraga añade que “el tratamiento de la enfermedad de Parkinson se basa en combinar la levodopa con los otros fármacos que potencian la funcionalidad de los sistemas cerebrales dopaminérgicos. Cuando el tratamiento con diferentes fármacos dopaminérgicos se complica con fluctuaciones motoras y discinesias, los pacientes también pueden disponer de otras terapias más invasivas, como la bomba de apomorfina, la infusión intraduodenal de levodopa o la estimulación cerebral profunda”.

En este contexto, la SEN apunta que la apomorfina en infusión subcutánea (ASBI), la bomba de infusión duodenal continua de levodopa/carbidopa (IDL) y la estimulación cerebral profunda (ECP) están claramente establecidas como alternativas terapéuticas seguras, eficaces e indicadas cuando aparecen complicaciones motoras incontrolables con el tratamiento farmacológico.