10 H. MONTEPRIN IM.-1
10 H. MONTEPRIN IM.-1

El HM U. Montepríncipe acoge el curso “El diagnóstico psiquiátrico en la práctica clínica: a propósito del DSM-5”

Dirigido a profesionales de la Psiquiatría y de la Psicología Clínica

Guardar

De izda. a dcha., doctores Jesús Peláez, Luis Caballero y Juan Abarca en la inauguración del Curso.

Organizado por el Dr. Luis Caballero, jefe de servicio de Psiquiatría de HM Hospitales, el HM U. Montepríncipe, Madrid, ha acogido el curso “El diagnóstico psiquiátrico en la práctica clínica: a propósito del DSM-5”. El curso, que comenzó el 24 de enero y se prolongará durante siete semanas, está dirigido a profesionales de la Psiquiatría y de la Psicología Clínica interesados en actualizar sus conocimientos sobre el diagnóstico psiquiátrico actual, y en mejorar la utilización del DSM-5, minimizando los errores y los riesgos de mal uso.

A la inauguración del curso asistió el Dr. Juan Abarca Cidón, director general de HM Hospitales, quien agradeció al Dr. Caballero que lidere un proyecto psiquiátrico con HM Hospitales, y cuyo esfuerzo, dijo, se verán reflejados en el proyecto de Psiquiatría y Neurociencias que va a dirigir en el Centro Integral de Neurociencias, CINAC, que estará ubicado en el HM U. Puerta del Sur, en Móstoles.

El Dr. Abarca explicó igualmente que el CINAC pretende hacer un abordaje totalmente transversal de la patología funcional y del trastorno del comportamiento desde el punto de vista psiquiátrico, neurológico y neuroquirúrgico, y afirmó estar “convencido” de que con el Dr. Caballero y los demás profesionales del grupo, “en unos años conseguiremos que el CINAC sea un centro pionero en Europa en el diagnóstico y tratamiento de las neurociencias”.
Actividades pragmáticas
Por su parte, el Dr. Caballero agradeció a HM Hospitales “el apoyo y las facilidades para formar algo tan complicado como es un servicio de Psiquiatría”, y añadió que este curso es la primera parte de una serie de actividades pragmáticas y de calidad de Formación Continuada que este servicio pretende ofrecer con regularidad, tanto a profesionales del grupo como a externos.

Desde la publicación de la tercera edición del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales, DSM-III, en 1980, el interés por el diagnóstico y la codificación psiquiátrica ha crecido de una forma sorprendente, llegando a superar los límites propios de la Psiquiatría como especialidad médica cuando, hasta entonces, solo había interesado a los especialistas.

Actualmente, el diagnóstico psiquiátrico tiene una naturaleza heterogénea y discutida en la que, entre otros, se reflejan fenómenos sociales controvertidos, más allá de los límites propios de la Medicina. “Todo ello unido a una sensibilidad creciente de la sociedad y de los medios de comunicación hacia los problemas de la Psiquiatría, ha producido un eco en la publicación del DSM-5 en 2013 que habría sido impensable hace solo unas décadas”, explica el Dr. Caballero.
El DSM-5
El DSM-5 es una clasificación sindrómica, heterogénea y pragmática que, al margen de sus logros discutidos, ha tratado de tener en cuenta las bases biológicas de los trastornos psiquiátricos y de cuantificar sus síntomas en un intento por proporcionar una base más científica a la práctica clínica, aunque el Dr. Caballero opina que “hará falta algún tiempo para determinar la medida en la que dichos objetivos se han conseguido o no, con esta edición”.

El especialista afirma que el DSM-5 “es indispensable para el psiquiatra y que buena parte de la futura investigación psiquiátrica y de las derivas sociales y legales de la Psiquiatría vendrán determinadas por este manual. Incluso para sus detractores y para los que se resisten a utilizarlo, su conocimiento será prescriptivo”.

Y es que el DSM-5 tiene sus detractores y defensores. Los primeros piensan que este manual ha resultado una tarea más ambiciosa que metodológicamente cuidada y que incluye demasiados diagnósticos inciertos, además de haber cedido a diversas presiones sociales, incluidas las de la propia economía de medios que sustenta su publicación.

Sin embargo, sus defensores consideran que ha renovado y actualizado aspectos claves del diagnóstico psiquiátrico que van a mejorar las decisiones terapéuticas, que proporciona una base más médica a la Psiquiatría abriéndose a la Neurociencia y a la Genética, y que convergerá con la próxima clasificación de las enfermedades que la Organización Mundial de la Salud, OMS, editará en 2015.
El futuro de la Psiquiatría
El Dr. Caballero afirma que el  reto más importante de la Psiquiatría contemporánea y futura es el de derivar del conocimiento biológico de las enfermedades mentales nuevos tratamientos biológicos, cada vez más eficaces y seguros; el de integrarlos con  tratamientos psicosociales igualmente eficaces y seguros y, sobre todo, el de poder ofrecerlos de modo asequible a toda la población que los necesite.

Por el momento, el especialista reitera que el curso está siendo una gran oportunidad para repasar, aprender y enseñar sobre diagnóstico psiquiátrico, y debatir los contenidos con los asistentes. “Para el equipo de Psiquiatría está resultando un instrumento más para la consolidación de una cultura clínica que aspira a la excelencia asistencial y docente de HM Hospitales”, concluye el Dr. Caballero.