El apoyo psicoterapéutico mejora la recuperación en esquizofrenia

Guardar

En la inauguración de las XXI Jornadas Profesionales: Avances en el Tratamiento Psicológico de la Esquizofrenia, organizadas por el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana, la Directora General de Ordenación, Evaluación, Investigación, Calidad y Atención al Paciente, Teresa de Rojas, manifestó que "si el tratamiento farmacológico se complementa con otras intervenciones psicoterapéuticas y psicosociales puede lograrse una mejor recuperación de los enfermos de esquizofrenia en los episodios agudos y del déficit funcional que aparece durante los episodios y entre ellos".

"Por todo ello, -indicó la directora- resulta imprescindible en el abordaje de estos enfermos contemplar las estrategias o intervenciones psicosociales". Se trata de una serie de medidas encaminadas a minimizar la vulnerabilidad de paciente ante las situaciones de estrés, facilitar los procesos de recuperación, reforzar su adaptación y funcionamiento familiar, social, así como incrementar sus recursos para hacer frente a los conflictos, problemas y tensiones interpersonales o biográficas. En este sentido, agradeció la implicación diaria de los profesionales en el tratamiento de los enfermos. "La atención al paciente no supone sólo paliar los síntomas, sino hacer frente a las distintas necesidades consecuentes; es decir, integrar las intervenciones psicofarmacológicas con las intervenciones psicosociales en una amplia red de salud mental formada por equipos multidisciplinares".
La esquizofrenia
Dentro de los trastornos mentales graves, la esquizofrenia afecta casi a 1 de cada 100.000 habitantes y presenta una tasa de incidencia de 1,9 casos por 10.000 habitantes cada año, con una edad de riesgo de aparición entre los 15-54 años. La esquizofrenia es un trastorno psicótico caracterizado por una alteración sustantiva del funcionamiento mental y muchos síntomas. Se trata de una enfermedad crónica y variable que, en la mayor parte de los pacientes alternan los episodios psicóticos agudos con fases estables de remisión total o parcial.

La Directora General de Atención al Paciente explicó que "la esquizofrenia es un problema de primera magnitud por su elevada prevalencia y el gran impacto social que suponen para los enfermos y familiares. Además, lleva a asociada la estigmatización y la discriminación, que muchas veces hacen difícil y obstaculizan la prestación de un tratamiento eficaz y la reintegración y reinserción de estos enfermos en la sociedad". En este punto juegan un papel fundamental las asociaciones, que con su trabajo voluntario y desinteresado complementan la labor de los servicios públicos, ayudando a paliar los efectos de la enfermedad en los pacientes".