Castilla-La Mancha contará este año con un nuevo Plan de Salud Mental

Se desarrollará hasta el 2025

Guardar

SM castilla
SM castilla
En la I Jornada de Residentes de Salud Mental (SM), celebrada en Toledo, el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha destacado el compromiso del Gobierno regional para que el nuevo Plan de Salud Mental de esta comunidad autónoma "sea una realidad en el segundo semestre de este año".

Para lograr este objetivo, el titular de la cartera sanitaria del Gobierno regional afirmó que "estamos inmersos en su elaboración la Red de Expertos y Profesionales de Salud Mental, la Fundación Sociosanitaria y la Dirección General de Planificación". En este sentido, destacó "su apuesta por generar y retener el talento de los médicos residentes en Castilla-La Mancha".

En concreto, Jesús Fernández Sanz recordó como "en los últimos dos años, nuestra comunidad autónoma ha incrementado su oferta en un 69 por ciento, pasando de 194 plazas ofertadas en el 2014, el nivel más bajo de los últimos años, a 328 en 2016".

Además, el máximo responsable de la Administración sanitaria de Castilla-La Mancha apuntó que "durante la legislatura anterior, se disminuyó la oferta docente en psicólogos, psiquiatras y Enfermería, y cómo actualmente, se ha iniciado la recuperación de las plazas docentes perdidas, una de Psicología en Ciudad Real y Guadalajara, y una de Psiquiatría en Albacete".
Aspectos destacados
Fernández Sanz matizó que “a día de hoy, disponemos de una red para la atención a la salud mental coordinada e integrada en nuestro sistema sanitario público y con un amplio abanico de recursos y dispositivos ubicados en el entorno comunitario para la rehabilitación social y laboral de las personas con trastorno mental”.

Respecto a los aspectos que recoge el nuevo Plan de Salud Mental, que se desarrollará entre 2017 y 2025, el consejero de Sanidad de la Junta de Castilla-La Mancha puntualizó que "figura también el desarrollo de competencias, actitudes y valores profesionales en aras al compromiso con la buena calidad de la atención a las personas que sufren un trastorno mental". En esta línea, aseguró que "el potencial de crecimiento será mayor si los propios profesionales en formación se convierten en agentes activos de su proceso formativo, y de ahí, la relevancia de actos de formación como éste".