Punto de vista aspectos de los cambios en la asistencia sanitaria

Salud 4.0. Medicina ultraconectada gracias al 5G

Uno de los aspectos del cambio en la asistencia sanitaria viene dado por el uso de las nuevas tecnologías y el autor ofrece aspectos de la Salud 4.0, denominación que recibe el formato de medicina ultraconectada, al tiempo que ofrece aplicaciones facilitadas por la tecnología 5G.

El pasado 7 de abril celebramos el Día Mundial de la Salud, una fecha que ha cobrado más protagonismo con la llegada de la pandemia. El 2020 se centró en aplaudir la labor incansable de los sanitarios y este año toda la atención se ha dirigido a la campaña de vacunación como la gran esperanza para ganar la batalla al coronavirus. El gran deseo de la humanidad es que el próximo año la pandemia ya sea historia y recuperemos la normalidad. Somos aún más conscientes de lo importante que es mejorar la calidad del sistema sanitario y conseguir una cobertura sanitaria universal.

Para ello, las nuevas tecnologías y en concreto el 5G van a jugar un papel fundamental. Según un reciente informe elaborado por IPSOS para Samsung, el 54% de los españoles cree que la sociedad va a mejorar con la llegada del 5G y las áreas que experimentarán mayor mejora serán la hiperconectividad, la educación, la manera de trabajar y el sistema de salud. En concreto, el 63% opina que el 5G repercutirá en el desarrollo de un sistema sanitario conectado, que permitirá la sincronización de todos los datos en tiempo real y ser más efectivos en emergencias, listas de espera, operaciones en remoto, etc.

Asistencia remota

La industria sanitaria está experimentando un cambio necesario hacia una descentralización en la que los pacientes más leves dispongan de un cuidado personalizado basado en la recopilación de información y en la asistencia remota

Por otro lado, a causa de tendencias como el crecimiento demográfico, el envejecimiento de la población y la despoblación rural, los recursos sanitarios centralizados en hospitales se hacen cada vez menos eficaces. Ante esta situación, la industria sanitaria está experimentando un cambio necesario hacia una descentralización en la que los pacientes más leves dispongan de un cuidado personalizado basado en la recopilación de información y en la asistencia remota. Gracias a estos avances, el médico podría observar al paciente sin que éste tenga que desplazarse al centro de salud, lo cual puede ser especialmente interesante para personas mayores o con movilidad limitada.

Las redes de comunicaciones en general, y las redes móviles en particular, son habilitadores clave de las principales tendencias de la industria del cuidado de la salud. La red 5G aportará mayor capacidad en tiempo real para la transmisión de vídeo de alta definición, hará de soporte para una gran cantidad de dispositivos conectados como, por ejemplo, dispositivos wearables de salud electrónica, presentará un soporte de movilidad robusto y, finalmente, permitirá comunicaciones de latencia ultra baja.

Salud 4.0

La cirugía remota permite brindar atención médica de alta calidad en situaciones en las que el médico experto y el paciente están en lugares distintos

A este nuevo formato de medicina ultraconectada se le denomina Salud 4.0. En los últimos tiempos, los casos de uso en este sector han evolucionado hacia soluciones basadas en la nube, que mejoran la accesibilidad de los datos médicos, y están basados en dispositivos IoT, que pueden mandar periódicamente información sobre la salud del usuario a un servidor remoto para su análisis. Destacan dos importantes aplicaciones facilitadas por la tecnología 5G:

  1. 1. Atención médica remota y medicina de precisión. En línea con la tendencia de prestar servicios sanitarios de forma remota, la atención médica que no sea de carácter urgente se puede proporcionar en el hogar, o si es de carácter urgente, en movimiento (como, por ejemplo, la respuesta de emergencia en ambulancias). A su vez, se puede utilizar la recolección de datos para realizar registros médicos electrónicos, y el análisis de los mismos para la atención médica predictiva, así como el uso de sistemas embebidos para realizar análisis individuales. Estos casos de uso generarán un gran valor para la sociedad.
  2. Intervención remota con el uso de cirugía robótica. La cirugía remota permite brindar atención médica de alta calidad en situaciones en las que el médico experto y el paciente están en lugares distintos. Típicamente este tipo de intervenciones requieren una conexión de alta capacidad y baja latencia, como las que ofrecen la fibra óptica y la tecnología 5G. En intervenciones remotas, el nivel de interacción del experto médico determinará la tolerancia de latencia del sistema. De esta forma se pueden diferenciar tres escalones con distintos requisitos de latencia. En el primero, el más permisivo, el experto cirujano orientaría verbalmente a otro que realiza la operación mientras el primero ve una transmisión de vídeo en tiempo real, lo que se conoce como “teletutoría”.
Escenario de la “telecirugía”

En el segundo escalón estaría el experto médico asistiendo al que realiza la operación mediante teletutoría, con la posibilidad de tomar el control eventualmente a través de un brazo robótico.

El tercer escalón sería el escenario de la “telecirugía”, donde todo el procedimiento es controlado por un cirujano en un sitio remoto a través de un robot.

En la cirugía robótica intervienen distintos tipos de comunicación de datos, que se pueden agrupar en dos grupos en función del sentido de las mismas: datos de control y datos de realimentación. Los datos de control son fundamentalmente las instrucciones que da el médico experto, es decir los comandos de control del brazo robótico, y la voz para poder comunicarse con el equipo médico que asiste al paciente in situ. Los datos de realimentación son las imágenes de vídeo en 2D y 3D, las constantes fisiológicas del paciente (presión arterial, frecuencia cardiaca o temperatura), y la información háptica de todo aquello que toca el robot.

Por último, cabe hacer una mención especial a investigaciones científicas que han llevado a cabo grupos de investigación junto con hospitales, para la detección de tumores u otro tipo de patologías a través del análisis mediante Inteligencia Artificial y Machine Learning de imágenes médicas, que tienen un alto potencial para desarrollarse en un futuro próximo.

Daniel Borrás

Director de Marketing y Desarrollo de Negocio en Samsung Networks Europe