Industria farmacéutica Permite al paciente ajustar su dosis de sildenafilo, implicándole en el autocuidado

Rubió presenta Bandol, en suspensión oral, para el tratamiento de la disfunción eréctil

— Madrid 30 Oct, 2019 - 6:34 pm

La compañía farmacéutica Laboratorios Rubió ha presentado en España Bandol, sildenafilo en suspensión oral, una nueva alternativa que permite a los pacientes que sufren disfunción eréctil implicarse en su autocuidado, permitiéndoles ajustar su dosis, siguiendo las indicaciones de su médico.

Según los datos consultados por este laboratorio, en España, entre 1,5 y 2 millones de varones padecen disfunción eréctil (DE), un trastorno que afecta a la calidad de vida de los hombres que la padecen, provocándoles alteraciones psicológicas, principalmente ansiedad y pérdida de autoestima.

«Hasta hoy, todos los pacientes utilizan una dosis de tratamiento farmacológico indicada por su médico para la DE que guardaba una relación con las presentaciones disponibles, en el caso de sildenafilo 25, 50 y 100 miligramos», apuntó el jefe de Servicio de Urología del madrileño Hospital Universitario Sanitas La Zarzuela y secretario general de la Asociación Española de Andrología, el doctor Ignacio Moncada.

Además, dicho especialista destacó que «la forma galénica de Bandol, en suspensión oral, es uno de sus puntos diferenciales, ya que permite que el paciente, siguiendo las indicaciones de su médico, pueda ajustar la dosis». Así, detalló que, «con el mismo envase, puede mantener la pauta habitual 25, 50, 100 o establecer otras dosis en función de determinadas circunstancias personales».

Muy fácil de manejar

Por su parte, el doctor Juan Ignacio Martínez, que es urólogo del madrileño Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda y director Médico de Lyx Instituto de Urología, señaló que Bandol es un fármaco «muy fácil de manejar. Cuenta con un sistema de administración por el cual, con cada pulsación que realiza el paciente sobre una bomba dosificadora, se aporta 12,5 miligramos de sildenafilo». Así, añadió que «dos pulsaciones supondrían, por ejemplo, un comprimido de 25 miligramos. El paciente únicamente tiene que controlar el número de pulsaciones que ingiere».

«Es muy sencillo. Antes de la primera administración es necesario realizar tres pulsaciones descartando su contenido para cebar la bomba dosificadora. Después, hay que colocarlo en la boca y aplicar la suspensión oral sobre la lengua apretando el dosificador el número de veces requerido hasta alcanzar la dosis establecida por el médico», concretó Juan Ignacio Martínez.

El jefe del Servicio de Urología en los madrileños hospitales HM Montepríncipe de Boadilla del Monte y HM Puerta Sur de Móstoles y coordinador de Andrología de la Asociación Española de Urología (AEU), el doctor Javier Romero-Otero, explicó que la disfunción eréctil es un trastorno que impide poder tener o mantener una erección suficientemente firme para tener relaciones sexuales satisfactorias.

«Bandol es un buen ejemplo de la calidad de la I+D española, que ha conseguido cambiar el paradigma del tratamiento de una patología que afecta a un porcentaje muy importante de la población española, y responde, además, en primer lugar, al firme compromiso que tiene Laboratorios Rubió, desde hace muchos años, con los pacientes que padecen disfunción eréctil», hizo hincapié la directora de Marketing de esta entidad farmacéutica, Montserrat Aguilar.

Deja un comentario