Industria farmacéutica Con motivo de la 25ª Cumbre del Clima

Roche fija como «prioridad» el minimizar el impacto medioambiental de medicamentos

— Madrid 3 Dic, 2019 - 11:49 am

La compañía farmacéutica Roche ha fijado como «prioridad» el combatir el cambio climático y lograr un desarrollo verdaderamente sostenible, entre los objetivos que deben formar parte de cualquier actuación humana, y en especial de la actividad empresarial y la producción de cualquier bien o servicio, entre ellos los medicamentos innovadores.

Por ello, dicho laboratorio indica que desarrolla, en la actualidad, «distintas iniciativas, tanto a escala global como en España, para minimizar el impacto medioambiental de su actividad y realizar su labor en beneficio de los pacientes de forma respetuosa con el medio ambiente y tratando de reducir al mínimo la emisión de gases de efecto invernadero».

Estas actuaciones están alineadas con los objetivos marcados por la Conferencia de las Partes (COP) de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambio climático (UNFCCC), que celebra hasta el viernes, 13 de diciembre, en Madrid, su 25º Reunión Anual, una cita que congregará a más de 20.000 asistentes bajo el lema ‘Tiempo de actuar’.

Teniendo en cuenta que gran parte de las emisiones de gases de efecto invernadero, como el CO2, proceden de la combustión de combustibles fósiles para producir electricidad, lograr ahorrar energía y mejorar la eficiencia en su uso permite reducir las emisiones de estos gases y otros contaminantes y mejorar la calidad del aire, «un objetivo que es responsabilidad de todos», remarca Roche.

Actuaciones puestas en marcha

Respecto a las actuaciones puestas en marcha por Roche, esta entidad destaca que «muestran, además, que este esfuerzo reduce los costes operativos de la compañía, incrementa el margen de beneficio y refuerza el papel de la empresa como organización ambientalmente responsable».

En concreto, este laboratorio subraya que «las actuaciones puestas en marcha han hecho posible, entre otros avances, reducir en un 29 por ciento las emisiones de CO2 por empleado en los últimos cinco años. Solo en 2018, cuando la compañía creció un 7 por ciento, las emisiones del total de gases de efecto invernadero se redujeron en un 2,1 por ciento, lo que refleja que el compromiso medioambiental es compatible con los buenos resultados empresariales».

Todas estas variables son monitorizadas constantemente por el Grupo de Seguridad, Salud y Protección del Medio Ambiente (SHE) de Roche, que dispone también de un protocolo específico, el Inventario de Gases de Efecto Invernadero, que contabiliza las emisiones de este tipo de gases (en toneladas de CO2 equivalentes) que se producen como resultado de la actividad de la compañía.

Deja un comentario