Industria farmacéutica Evitará el uso de 59.000 envases a lo largo de este año

Roche elimina los envases de plástico y latas de refresco de su sede central en Madrid

— Madrid 13 Feb, 2020 - 11:18 am

La compañía farmacéutica Roche ha eliminado definitivamente el uso de envases de plástico y latas de refresco por parte de sus trabajadores en su sede central en Madrid, lo que evitará el consumo de más de 59.000 envases en sus instalaciones a lo largo de este año.

Enmarcada en la campaña ‘Sayonara Plásticos‘, iniciada hace dos años con el objetivo de reducir el uso de envases de este material, esta iniciativa forma parte de la política de sostenibilidad medioambiental de Roche. En concreto, eliminó los refrescos en lata y las botellas de plástico de su restaurante, sustituyéndolos por un dispensador de refrescos en el caso de las bebidas carbonatadas y de más fuentes para el consumo de agua. Esto supondrá que este año se evitará el consumo de casi 34.000 botellas de plástico y 25.000 latas.

Esta medida se suma a las anteriormente adoptadas por este laboratorio en el marco de ‘Sayonara Plásticos‘, desde 2016, como la eliminación de los vasos de plástico de las fuentes, la sustitución de botellas de plástico por botellas de vidrio en las salas de reuniones y la eliminación de varillas de plástico para el café, entre otras acciones.

Impacto medioambiental

Roche desarrolla en la actualidad distintas iniciativas, tanto a escala global como en España, para minimizar el impacto medioambiental de su actividad y realizar su labor en beneficio de los pacientes de forma respetuosa con el medio ambiente.

Junto con las medidas destinadas a reducir la generación de residuos, Roche subraya su trabajo “de forma constante en la mejora de la eficiencia energética y la sustitución paulatina de las fuentes de energía que liberan gases de efecto invernadero por otras más respetuosas con el medio ambiente, tratando de eliminar completamente la emisión de estos gases, o minimizarla cuando esto no es posible completamente”. En este sentido, las actuaciones puestas en marcha hicieron posible, entre otros avances, reducir en un 29 por ciento las emisiones de CO2 por empleado en los últimos cinco años a escala global.