Salud Mental en un estudio de la Red Europea, con participación del CIBERSAM

Los especialistas abogan por revisar los actuales diagnósticos del trastorno bipolar

— Madrid 31 Mar, 2021 - 11:15 am

Los actuales sistemas de clasificación sobre la prevalencia y diagnóstico del trastorno bipolar deben ser revisados con urgencia a partir de un enfoque basado en la evidencia y en datos, según indica un estudio de un grupo de especialistas europeos de la Red de Trastornos Bipolares, con participación del Centro de Investigación Biomédica en Red de Salud Mental (CIBERSAM), publicado en la revista European Neuropsychopharmacology, en el que el último firmante es el director científico del propio CIBERSAM, el doctor Eduard Vieta.

El trastorno bipolar es una patología psiquiátrica grave caracterizada por episodios recurrentes de manía (hiperactividad y euforia) y depresión (tristeza y apatía), que afecta a un 2 por ciento de la población. Aunque su causa última se desconoce, los datos disponibles de estudios sugieren que se trata de un trastorno con origen multifactorial, es decir, que, en su desarrollo, intervienen tanto factores ambientales como genéticos, por lo que es necesario avanzar en su diagnóstico de una manera eficaz.

Según explica Eduard Vieta, “hasta el momento, pocos estudios han investigado las consecuencias que tiene el diagnóstico y su validez para la prevalencia atendiendo a los diferentes criterios vigentes, de ahí que hayamos impulsado este trabajo”.

Los especialistas discuten, en este trabajo, las implicaciones del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM)-5 y la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE)-11, sistemas de clasificación que se utilizan, actualmente, para el diagnóstico de las enfermedades mentales, sobre la prevalencia del trastorno bipolar y la validez de diagnóstico.

Datos actuales de prevalencia

Este trabajo evidencia, una vez revisados y analizados los datos actuales sobre la prevalencia del trastorno bipolar diagnosticado según el DSM-5 frente al DSM-IV, que el uso del actual método se traduce en un retraso en la evaluación y una intervención más tardía. Según explica la investigadora del CIBERSAM Ana González, “se necesitan, con urgencia, análisis específicos de la fiabilidad y validez de los criterios actuales de diagnóstico y un enfoque basado en datos para afrontar los cambios propuestos”.

Estos resultados sugieren una disminución sustancial en la prevalencia del diagnóstico de trastorno bipolar con el DSM-5 en comparación al DSM-4, que oscila entre el 30 y el 50 por ciento, pero una disminución menor en la prevalencia de por vida, correspondiente a una reducción del 6 por ciento.