Punto de vista se mantienen medidas desmotivadoras de los profesionales

Residentes de último año no serán contratados como especialistas. Otro ladrillo en el muro

Los residentes de último año no serán contratados como especialistas, sino que se les prorrogará el contrato como residentes. Así lo establece la orden SND/299/2020 de 27 de marzo publicada con fecha 30 de marzo de 2020.

De nada ha servido su enorme esfuerzo en el abordaje de esta pandemia, su trabajo en primera línea, dando lo mejor de sí, sin las medidas de protección adecuadas, sin saber si están o no infectados, si son causa de contagio de familiares o de amigos, si son fuente de contagio para aquellos a los que atienden con la máxima profesionalidad.

De nada han servido las demandas del Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos de España (CGCOM), de los 52 Colegios de Médicos provinciales, entre ellos el de Cuenca, del Foro de la Profesión Médica (Sociedades Científicas, Sindicato Médico, estudiantes de Medicina y Decanos de las Facultades de Medicina). Tampoco han servido de nada las iniciativas de Comunidades Autónomas como Galicia y Andalucía o las manifestaciones de apoyo de millones de españoles a las 8 de la tarde.

Hoy, con inmenso pesar, e inmensa humildad, tengo que expresar públicamente el enorme error de esta decisión, ya que no soluciona ningún problema de escasez de recursos humanos, sino que supone un duro golpe a la moral de estos miles de compañeros que se están dejando la piel en su lucha diaria contra la peor situación sanitaria conocida en décadas.

¿Por qué no realizar un contrato de especialista, cuando a todos los efectos son especialista?

Es difícil mantener el necesario mensaje prudente cuando se mantienen decisiones desmotivadoras y solo explicables por motivos económicos. No aprendemos. Ya caímos en ese error (que ahora estamos pagando) con los recortes en la anterior crisis económica y ahora volvemos a caer. Otro ladrillo en el muro. No aprendemos ni en los peores escenarios.

Una década denunciando la falta de plazas MIR, la fuga de materia gris a otros países por la falta de reconocimiento al importante esfuerzo que supone ser médico. También nos quedamos aquí para ayudar a mantener la calidad de nuestro Sistema Nacional de Salud pese a los precarios contratos en época de crisis financiera.

Aún estamos a tiempo de rectificar. Pido, ruego, esa rectificación en nombre de la profesión médica.

Nosotros vamos a seguir dando la mejor respuesta ante cualquier circunstancia. Lo hacemos desde los valores del profesionalismo y el compromiso con la sociedad, pero pedimos reconocimiento. En sus manos está. La profesión médica no entendería que no se les reconociera. Los ciudadanos tampoco.

Carlos Molina Ortega

Presidente del Ilustre Colegio Oficial de Médicos de Cuenca