Tecnología e Investigación Según un nuevo estudio del CIBERESP

Reducir el consumo de carne podría disminuir el riesgo de cáncer de mama

— Madrid 9 Mar, 2018 - 12:23 pm

Un nuevo estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP) y del Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha mostrado que el riesgo de padecer cáncer de mama podría reducirse si se disminuye el consumo de carne roja, especialmente la muy hecha o la guisada, y carne procesada y curada.

Según los datos registrados por esta institución científica, una de cada ocho mujeres padecerá cáncer de mama a lo largo de su vida. Esta cifra lo convierte en el tumor más frecuente en las mujeres y, en el caso de España, representa el 28 por ciento de todos los tumores del sexo femenino. La prevención y el diagnóstico precoz son las mejores herramientas para luchar contra esta enfermedad.

En cuanto a la prevención, el CIBERESSP señala que el riesgo de sufrir este tipo de cáncer se puede reducir realizando ejercicio físico de forma regular, evitando el sobrepeso y la obesidad tras la menopausia y el consumo habitual de alcohol.

Hasta el momento, dicha organización de investigación subraya que el papel que juega la dieta no está claramente determinado en relación con el cáncer de mama, por lo que nuevos estudios en este campo pueden servir para orientar una mejor prevención.

Factores de riesgo

El proyecto MCC-Spain, impulsado por el CIBERESP y del que forma parte este reciente estudio, cuenta con la colaboración de investigadores de 11 comunidades autónomas y busca aportar nueva información sobre factores de riesgo y posibles estrategias de prevención.

En esta investigación participaron 1.006 mujeres con cáncer de mama y 1.370 mujeres sanas de 10 provincias españolas. Con la información aportada altruistamente por todas ellas, se exploró la relación entre el riesgo de tener este tumor y el consumo de carne, considerando no sólo la cantidad, sino también las prácticas de su cocinado.

Por otro lado, se estudió el consumo total de carne blanca, roja, procesada o curada y la cantidad total de todas las carnes antes nombradas. Asimismo, se analizó el punto de cocción de la carne y se valoraron los métodos de cocinado de la misma.

Deja un comentario