Política y Sociedad Por parte de UGT y CSIT y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid

Rechazo a nutrir el Hospital de Emergencias con personal de otros centros sanitarios de Madrid

— Madrid 26 Oct, 2020 - 4:19 pm

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), la Federación de Empleados de Servicios Públicos de la delegación madrileña del sindicato Unión General de Trabajadores (FESP-UGT de Madrid) y la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública de Madrid (ADSPM) han mostrado su rechazo a que el nuevo hospital de Emergencias se refuerce con personal de otros centros, como señaló la presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

“No pueden desmontar los centros tal y como están, ya que sus profesionales están extenuados. No pueden dejar con menos personal del que ahora tienen ni a hospitales, ni a centros de salud”, señala el responsable de Sanidad de CSIF Madrid, Fernando Hontangas, quien se pregunta “de dónde van a sacar los 6.000-7.000 profesionales necesarios para un hospital de 1.000 camas”.

Para FESP-UGT Madrid, “el nuevo hospital de Valdebebas (Isabel Zendal), la idea estrella en la actuación frente a la pandemia después del también afamado Ifema, amenaza en convertirse en arma de destrucción tan efectiva para la Atención Hospitalaria como supuso en su día Ifema para la Primaria y Urgencias”.

Respecto a la asignación funcional voluntaria retribuida de personal hospitalario que pretende el Ejecutivo regional, la ADSPM explica que “este personal, en la actualidad, se encuentra trabajando en los hospitales públicos de gestión directa de Madrid, su traslado al hospital de Valdebebas supondrá una disminución de los efectivos de los mismos, que repercutirá negativamente sobre el funcionamiento de estos centros hospitalarios que ya tiene problemas de falta de plantillas (cierres de plantas, disminución de la actividad etc). Al final, desnudamos un santo para vestir a otro”.

“Debilitamiento” del sistema

En esta línea, Fernando Hontangas recuerda que “esto ahonda en el maltrato a los profesionales, que ya se están cansando de este ninguneo” y avanza “las movilizaciones que está llevando a cabo CSIF junto con sindicatos del ámbito de la Mesa del Ministerio de Sanidad, como CCOO y UGT, y que, precisamente este jueves, 29 de octubre, llegará hasta la puerta de este Ministerio para pedir más inversión, más profesionales y más camas públicas”.

Por ello, UGT exige, de nuevo, a Díaz Ayuso “el cese en sus políticas de desmantelamiento de los servicios públicos y, en concreto, de la Sanidad, a la que pretender eliminar, desmembrándola, atomizando estructuras, instituciones, centros y equipos de trabajo para inutilizarlos y deshacerse de ellos”.

“No podemos hacer frente ni a esta, ni a ninguna otra pandemia desde el debilitamiento de nuestro sistema sanitario público. Toda intervención que se quiera que sea fructífera debe de partir del principio de adicción de nuevos recursos, no de sustraer de los habituales y cambiarles de nombre y lugar. Los trabajadores y profesionales de la Sanidad tienen derechos laborales que han de ser respetados”, reclama dicha organización sindical.

Por otro lado, desde la ADSPM apuntan que “es un eufemismo hablar de voluntariedad cuando se señala que se trata de personal contratado que se encuentra con la opción del traslado o del cese”. También, añade que, “una vez más, la Comunidad de Madrid impone criterios de ahorro económico por encima de la atención a los problemas de salud de la población” y se cuestiona dónde están los 790 millones de euros no gastados en asistencia sanitaria de los 1.490 millones aportados por el Gobierno central para atender la pandemia.

Presupuesto y planificación

Desde la organización ‘Atención Primaria se mueve‘ (APsemueve) instan a las autoridades “a repensar la estrategia y dotar de forma efectiva con presupuesto y planificación a una Atención Primaria que no puede mermarse más de lo que ya está”. Además, esperan que “no se repita de nuevo el error de vaciar los centros, generando situaciones de sobrecarga que llevaron a cerrar algunos de ellos”.

A su vez, este movimiento recuerda que “en la letra pequeña del Hospital Isabel Zendal, el doctor Ruiz Escudero aclara que se dotará con personal de los recursos que ya tiene la Sanidad Pública. En este momento en que el Estado de Alarma y el Real Decreto Ley 29/2020 facilitan la movilidad no voluntaria de dicho personal hacia ese hospital dejando sin recursos los centros habituales y, por tanto, a los pacientes a los que éstos atienden”.

En la misma línea reivindicativa, la delegación madrileña del Sindicato de Enfermería (SATSE Madrid) anuncia que reclamará en la Mesa Sectorial de Sanidad de este miércoles, 27 de octubre, “nuevas contrataciones para el nuevo hospital y que sean estables y de larga duración”, uno de los puntos que integran el orden del día de este encuentro, según fuentes consultadas por Acta Sanitaria.

Sin sanitarios es “solo un edificio”

También, esta organización sindical señala que “el Hospital Enfermera Isabel Zendal puede pasar a la historia por ser el detonante del desmoronamiento del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), al vaciar de efectivos hospitales y/o centros de salud que ya están al límite de personal”. “Nadie en su sano juicio puede pretender desmontar un hospital o varios de ellos para crear otro, especialmente cuando los centros hospitalarios del SERMAS están al límite de personal y las necesidades asistenciales de los usuarios son crecientes”, concluye.

Por su parte, para el Sindicato de Técnicos de Enfermería (SAE), “sin profesionales sanitarios, el Hospital Isabel Zendal es solo un edificio” y concreta que “la Sanidad madrileña necesita una política de recursos humanos adecuada que refuerce las plantillas en todos los centros sanitarios”. En relación con las declaraciones de Díaz Ayuso para ofrecer datos concretos del funcionamiento de este centro, el sindicato subraya que “visibilizan el descontrol en la gestión de la Sanidad madrileña”.

Dotación de enfermeras

Por último, el Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (CODEM) exige al Gobierno de la región que “aclare las incertidumbres que plantea la apertura del nuevo Hospital Isabel Zendal y que son cuestiones capitales para su puesta en marcha, y que influyen también en el funcionamiento del resto de la asistencia sanitaria de toda la región”.

Asimismo, dicha organización colegial rechaza que “la dotación de enfermeras del nuevo Hospital se produzca infradotando el resto de centros de salud y hospitales de la Comunidad de Madrid, ya de por sí insuficientes de todo punto para la asistencia habitual”.