Política y Sociedad Entrevista al miembro de la Junta de Gobierno del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid

Raúl Ferrer: El desarrollo de las especialidades en Fisioterapia es «una necesidad social»

Con motivo de la entrega de la Cruz de Honor de Plata de la Sanidad Madrileña al fisioterapeuta Raúl Ferrer, quien es miembro de la Junta de Gobierno del Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), Acta Sanitaria ha mantenido una conversación con este profesional en la que analiza su trayectoria e identifica los retos futuros de la Fisioterapia, entre los que destaca el desarrollo de las especialidades de la profesión por ser «una necesidad social» y una «realidad asistencial» que «está aún lejos desde el punto de vista normativo».

Enrique Ruiz Escudero y Raúl Ferrer

Acta Sanitaria (AS).- Recientemente, recibió la Cruz de Honor de Plata de la Sanidad Madrileña. ¿Qué supone este reconocimiento para usted?

Raúl Ferrer (RF).- Este reconocimiento, que es uno de los más importantes galardones que otorga la Administración pública a los trabajadores sanitarios, es un grandísimo honor para mi. Que llegue en este momento de mi carrera, con tan solo 35 años, supone un enorme empujón a algo que simplemente he considerado siempre como “lo que hay que hacer”, y un reconocimiento público a todo el esfuerzo dedicado hasta este momento a conseguir potenciar la figura del fisioterapeuta en la Atención Primaria de salud.

AS.- ¿Qué aspectos de su trayectoria cree que valoró el jurado para concederle el galardón?

RF.- Los motivos que se han hecho públicos en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) por los que se decide otorgarme el reconocimiento se refieren a mi implicación en la «asistencia sanitaria, docencia e investigación en Fisioterapia», así que supongo que se ha tenido en cuenta de manera global el esfuerzo realizado en estas tres áreas, que no siempre ha sido reconocido en el momento realizado.

Sin embargo, creo que se debe a mi constante vinculación durante estos 13 años con los diferentes proyectos de mejora que me han propuesto desde la Gerencia de Atención Primaria; los grupos para la creación de indicadores en Fisioterapia y el Plan Estratégico de EPOC 2013-17; y, más recientemente, y debido a mi desarrollo profesional como docente/investigador en esta área, a mi vinculación con la comisión de Dolor de la Dirección Asistencial Sureste, así como la participación en el grupo de trabajo de Dolor Crónico No Oncológico de toda la Gerencia.

Esta alta carga de trabajo extra ha venido motivada siempre por la necesidad de dar voz a la Fisioterapia en todos los foros de decisión posibles dentro de mi área de influencia, la Atención Primaria de salud.

AS.-¿Qué importancia tiene en su labor profesional la innovación y la investigación?

RF.- En este momento, el 60 por ciento de mi ocupación laboral tiene que ver con la docencia universitaria en el Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle, adscrito a la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), y en este ámbito la investigación es fundamental para poder contribuir a generar el conocimiento que proporcionamos a nuestros alumnos y crecer como colectivo, basándonos en las mejores pruebas disponibles.

En el entorno clínico, el 30 por ciento de mi jornada laboral en el Centro de Salud Entrevías se dedica también a asuntos relacionados con la investigación clínica desde hace ya varios años, así que actualmente la innovación e investigación son una parte esencial de mi desarrollo profesional como fisioterapeuta, convencido de que mi pequeña aportación pueda servir a otros a seguir haciendo que la Fisioterapia sea más reconocida y eficiente.

AS.- En general, ¿cómo ha cambiado la Fisioterapia en estos últimos años? ¿Qué diferencias encuentra entre sus conocimientos o formación y los de las generaciones anteriores?

«Ha habido un cambio radical debido a lo que supone ser Grado universitario»

RF.- En mi opinión ha habido un cambio radical debido a lo que supone ser Grado universitario y tener acceso a líneas de Doctorado propias desde la Fisioterapia. Eso hace que el conocimiento que se genera se hace desde la perspectiva de los mismos que lo van a aplicar y, por tanto, supone una velocidad exponencial en el crecimiento de la profesión en los últimos 10 años. Aún nos quedan muchas cuentas pendientes, tenemos que abandonar muchas cosas que “siempre se han hecho así” y ahora sabemos que se han hecho mal, y seguir avanzando sin el lastre que supone un conocimiento desfasado.

AS.- ¿Considera que el CPFCM ha sabido adaptarse a esta evolución?

RF.- Creo que, en los últimos años, la institución ha ido girando en torno a la realidad profesional y se ha ido adaptando poco a poco pero, a mi juicio, no lo suficientemente rápido como para responder a algunas realidades sociales que también afectan al colectivo. Ahora formo parte de una nueva Junta de Gobierno desde las pasadas elecciones y estamos trabajando para acelerar algunos de esos procesos que se habían iniciado, y tratando de darle una orientación que consideramos más acertada.

«Tenemos retos antiguos que no hemos conseguido aún»

AS.- ¿Cómo se plantea el futuro de la Fisioterapia? ¿Qué retos tiene la profesión por delante?

RF.- Actualmente, tenemos retos antiguos que no hemos conseguido aún y nuevos retos que aparecen casi a diario. El reto tradicional más importante al que nos enfrentamos, desde mi punto de vista, es el desarrollo de las especialidades en Fisioterapia. Es una necesidad social, una realidad asistencial, pero está aún lejos desde el punto de vista normativo.

Otro reto actual es el del reconocimiento social de algunas de nuestras competencias específicas, que están reconocidas legalmente pero otros colectivos intentan usurpar con base en diferentes argumentos. Obviamente, algunos pueden discutirse, pero otros son irrenunciables, en cuanto a que afectan al derecho a la protección de la salud directamente.

Además de estos dos grandes retos, tenemos otros que no son menores, pero que afectan directamente a núcleos más pequeños dentro del colectivo y de manera indirecta nos afectan a todos de una u otra manera, ya que todos somos parte de esa “imagen de marca” que es la Fisioterapia en la sociedad. Por ejemplo, el acceso directo a los servicios de Fisioterapia en el ámbito de la Atención Primaria, como puede ser en mi caso.

AS.- Y usted, a título personal, ¿qué proyectos pretende abordar?

RF.- Mi implicación en la Junta de Gobierno del CPFCM hace que tengamos un proyecto común para todos los fisioterapeutas madrileños que tenemos que seguir desarrollando en los próximos años, y que afronto con mucha ilusión y responsabilidad. Esta breve experiencia política en el Colegio y algunas otras experiencias previas de gestión hacen que mi orientación posiblemente pivote hacia la gestión de manera más contundente en los próximos años.

En mi ámbito más personal, estoy cerrando la etapa del Doctorado, que me permitirá centrarme en el desarrollo de mi faceta docente-investigadora con más énfasis, si cabe, sin perder el foco en el desarrollo de la Fisioterapia en la Atención Primaria de salud para el beneficio de nuestros pacientes.

Deja un comentario