Punto de vista su implantación sigue un ritmo desigual

Radioterapia de dosis baja en patologías inflamatorias del aparato locomotor

El autor analiza y valora las razones por las que se emplea la radioterapia de dosis baja para determinadas patologías, así como los motivos que llevan a rechazarla.

El uso de radiación ionizante (rayos X y radiación gamma) asociado con el depósitos de dosis altas en el tejido (High-Dose RT) es amplia y comúnmente utilizado por la oncología radioterápica para el tratamiento de diferentes tipos de cáncer. Sin embargo, el uso de este tipo de radiación en dosis significativamente más bajas (Low-dose radiation therapy o LD-RT) que por lo general emplea dosis totales de 3 a 6 Gy, en fracciones de 0,5 – 1 Gy, para tratar patologías benignas (no neoplásicas) se ha utilizado mucho menos en la práctica clínica, especialmente en nuestro país.

El término patología benigna en el contexto de la radioterapia se refiere a una serie de patologías no neoplásicas que afectan negativamente a la calidad de vida y que han demostrado una buena respuesta al tratamiento con LD-RT. Entre estas patologías se encuentran tendinopatías, entensopatías, bursitis, fascitis y osteoartritis, que en conjunto muestran prevalencias entre el 1-10%.

Herramienta eficaz

Diferentes centros hospitalarios asignan cada vez más recursos de sus unidades de radioterapia al tratamiento de patologías articulares y tendinosas que muestran resistencia a los tratamientos convencionales recurriendo a la LD-RT

Diferentes estudios muestran que el tratamiento con LD-RT es una herramienta eficaz para el control sintomático de trastornos degenerativos benignos, especialmente en pacientes en los que no se han obtenido mejoras con terapias conservadoras.

Algunos países, como el Reino Unido y especialmente Alemania, tienen buenas experiencias previas en la aplicación del tratamiento con LD-RT, y han desarrollado grupos de trabajo y protocolos especializados para llevar a cabo este tipo de tratamientos (el más representativo es la Sociedad Alemana de Radioterapia Oncológica, DEGRO, que articuló el  Grupo Cooperativo Alemán de Radioterapia para Enfermedades Benignas, GCG-BD) y que sirven como foro científico para la propuesta, discusión y consenso sobre los protocolos que se utilizarán en el tratamiento de estas patologías. En otros países, como España, diferentes centros hospitalarios asignan cada vez más recursos de sus unidades de radioterapia al tratamiento de patologías articulares y tendinosas que muestran resistencia a los tratamientos convencionales, recurriendo a la LD-RT y obteniendo resultados favorables (reducción del dolor, notable mejoría o desaparición del dolor) en el 80% de los casos.

Implantación desigual

Las razones por las que el uso de LD-RT se está implantando a ritmos desiguales en diferentes países tiene que ver con la incertidumbre con respecto a los riesgos asociados con el uso de radiación ionizante y su relación con la inducción de tumores a largo plazo (efectos estocásticos), con la disponibilidad de equipos para realizar los tratamientos, los costes y con aspectos legales relacionados con el uso de estas formas de radiación, además de la competencia que ofrecen los tratamientos más convencionales.

Las razones por las que el uso de LD-RT se está implantando a ritmos desiguales en diferentes países tiene que ver con la incertidumbre con respecto a los riesgos asociados con el uso de radiación ionizante

Diferentes revisiones sistemáticas sobre el uso de radioterapia de baja dosis (LD-RT) como un medio para tratar la patología inflamatoria del sistema locomotor evalúan la respuesta al tratamiento en términos de “alivio del dolor” y “resolución completa” a través de escalas visuales de dolor que se aplican en diferentes momentos (después del tratamiento, durante seguimiento en 2-3 meses y hasta 1 año). Al analizar la mejoría en relación con el momento de evaluación, se observan diferencias en la eficacia del tratamiento con LD-RT en las diferentes patologías. Mientras que en los síndromes que afectan el tejido blando (tendinopatía, fascitis y bursitis) se observa una mayor eficacia en el alivio de los síntomas dolorosos a largo plazo (durante el seguimiento), el grupo de patologías que afectan el desgaste del cartílago articular ( la gonartrosis y la coxartrosis) no muestra este el efecto de la mejora tardía, pero el alivio del dolor suele ocurrir inmediatamente después de la sesión de tratamiento. Esta diferencia puede deberse al hecho de que la LD-RT no puede revertir la destrucción del cartílago, que es la causa inicial de los procesos inflamatorios que desencadenan el dolor, pero puede aliviar la inflamación y el dolor en los episodios agudos de estos trastornos articulares crónicos, lo que hace que el efecto analgésico de LD-RT en la patología degenerativa articular sea moderado en comparación con otras indicaciones, en particular con tendinopatías.

Protocolos de tratamiento

Los protocolos de tratamiento de dosis altas (HD-RT) para un tumor pueden requerir dosis totales de entre 30 y 80 Gy en un número variable de sesiones o fracciones (dependiendo del tipo de tumor), mientras que la LD-RT para el tratamiento de trastornos degenerativos musculoesqueléticos emplea dosis de 3 a 6 Gy con dosis únicas de fracción de 0,5 – 1 Gy por sesión. Las diferencias en las dosis depositadas por ambos tipos de tratamiento (HD-RT y LD-RT) desencadenan diferentes efectos celulares. No se ha encontrado un solo mecanismo para explicar el proceso antiinflamatorio, sino que se considera una modulación combinada que implica varios tipos de células inflamatorias (células endoteliales, leucocitos polimorfonucleares y macrófagos).

El tratamiento con LD-RT se recomienda en pacientes mayores de 40 años que no han respondido al tratamiento conservador o farmacológico y que tienen signos inflamatorios de larga data (más de 3 meses).

La LD-RT se puede aplicar con equipos de ortovoltaje (hasta 400 keV) o aceleradores lineales (LINAC, de 6 a 18 MeV). Se requiere la preparación o simulación por tomografía computarizada antes del tratamiento. Una vez realizados los cálculos de dosis, se desarrolla el tratamiento, que suele ser de muy corta duración (unos minutos) que se administran de forma ambulatoria y completamente indolora.

 

Ignacio López Moranchel

Profesor del Centro de Formación Profesional de San Juan de Dios.