El mirador muerte de la medicina con rostro humano

“Quiero que me vea mi médico”

Juan Gervás

Reflexión/soliloquio sobre uno de los efectos que ha traído consigo la pandemia de la Covid-19: el cierre de los centros de salud y la desaparición del médico de cabecera, pues se ha instaurado una medicina totalitaria que se mueve por protocolos y por indicadores y en la que la persona tiene poco que decir, entre otras razones porque le han suprimido su médico de cabecera.

A la Dirección: “Quiero que me vea mi médico”

Se me ha impuesto la muerte de mi madre en condiciones indignas

Mi madre es una víctima de la pandemia del coronavirus

Ha habido muertes evitables durante la pandemia

Mi madre murió sola en el hospital

Mi madre no se infectó en casa con el coronavirus

Dicen que murió de cáncer de pulmón

Desde luego empezó a toser “de otra manera”

No era la tos de siempre, del enfisema

Llamamos y llamamos, por tos “de siempre pero distinta”

Preguntaban que si tenía fiebre

No, no tuvo fiebre

Simplemente dejó de comer y adelgazó

Cuando al final la llevé a urgencia estaba en 40 kilos

No me dejaron estar con ella, ni siquiera pasar

La ingresaron, “tiene una imagen sospechosa en pulmón derecho”

Al cabo de una semana me llamaron para decirme que había muerto

Había muerto de Covid

Se lo pilló en el hospital, sin duda

Me llamaron otro día para recoger sus cenizas

¿Cómo hemos podido degradarnos hasta tal punto?

¡Morir en soledad no querida!

Mi madre no fue vista por su médico de cabecera

Ningún médico vino a verla a casa

En realidad hace tiempo que mi madre no tiene médico de cabecera

El centro de salud se ha ido convirtiendo en un castillo

El centro de salud sigue convertido en un castillo

Ahora es un super-castillo

El tiempo de espera es indefinido, todo es por teléfono, o por vídeo

Llamamos una y otra vez, y nadie vino

Consejos por aquí, consejos por allá

Antes ya teníamos quince días de espera cuando pedíamos consulta

Nuestro médico de cabecera, el que nos conocía, se jubiló el año pasado

Mi madre es una paciente difícil, dicen ustedes

Es decir, mi madre pregunta los porqués

Tras la jubilación del médico de cabecera hemos tenido tres en un año

Mi madre ya no tiene médico de cabecera

El médico de mi madre es “el que toca”

Unas veces es una chica joven interina, que apenas está unos meses

Otras muchas veces es cualquiera del centro de salud, “su médico no está”

A esto lo llaman “ingeniería financiera”, con gran enfado de los ingenieros

Ahorran y recortan sin piedad

Dicen que es por “la crisis”, pero no puede ser que vivamos en crisis siempre

Ahora, con la pandemia, todo se ha llevado a su extremo

Se cerraron las consultas, y nos encerraron en casa

Mi madre tenía Parkinson, diabetes y EPOC

La vida de mi madre era fecunda, disfrutaba de la vida con sus limitaciones

Estaba a mi cuidado, y del de Sandra Milena, la colombiana

Mi madre adoraba a Sandra Milena

Cuando llegó la pandemia mi madre me pidió que cuidara a Sandra Milena

En su honor estoy pagando el sueldo a Sandra Milena

Se lo pagaré durante un año, una forma informal de indemnización

Ahora tengo que cuidarme yo, con mi corazón

Es una insuficiencia cardíaca

Tenía revisión, pero dicen que se prioriza todo lo que sea Covid

Dicen que lo mío es demorable

Quiero ver a mi médico de cabecera, al menos al que tengo en teoría

De nuevo es una médica joven
Lo he deducido por la voz: “Soy Mirella, su médica de familia”

Me resuena como estar hablando con una máquina

Hace preguntas irrelevantes, a mí ahora lo que me duele es lo de mi madre

Se lo he intentado contar, y me ha escuchado “profesionalmente”

Es decir, con distancia, como el que oye llover

La Dra. Mirella no conoció a mi madre, no sabe de su ironía e inteligencia

Por lo visto ya todo va a ser con cita, ya no se puede ir al centro

En mis paseos, ahora que se puede finalmente pasear, he visto el centro

Está “amurallado”

Los pacientes esperan en la calle, ¡menos mal que hace bueno!

Es una fila de por lo menos 20 personas, con “la distancia de seguridad”

He hecho la cola, pero en la puerta el filtro (“triaje” lo llaman) es implacable

“¿Tiene cita?” No

“¿Es urgente?” No sé a lo que llaman urgente

“¿Tiene fiebre?” No

“Pues entonces no es urgente”

Vuelta a casa, rumiando los comentarios oídos en la cola
“A mi padre le dijeron que, si no tenía fiebre, no era nada. Dolor de espalda”

“Todo por teléfono, nos mandaban analgésicos”

“Al cabo de los días, vómitos”

“Al final, septicemia por infección renal, ingreso y muerte en soledad”

“¡Ójala no lo hubiéramos ingresado!”

He estado pensando en todo ello mientras hacía mi trabajo en casa

He entrado en Internet

Por ejemplo, en Noruega no es así, siendo todo público como en España

En Noruega cada médico tiene su consultorio, o con uno o dos compañeros

En Noruega tu médico de cabecera es tu médico de cabecera

En Noruega el médico de cabecera es un profesional independiente

En Noruega cada médico tiene una “lista de pacientes”, y la cuida

En Noruega no se habla de “abusuario”

Aquí, en España, se imponen tonterías sin sentido y nos marean todo el día

Luego, cuando los pacientes aprenden, los llaman “abusuarios”

Nada dicen de ellos mismos, que tienen que cumplir con los indicadores

Yo creo que ahora están priorizando las consultas presenciales estas

Digo, las consultas presenciales en relación con los indicadores

No somos importantes las personas, sino los números

¿Cómo lo admiten los médicos de cabecera?

Las consultas presenciales son fundamentales, la esencia de la medicina

Son encuentros directos, cara cara y “humanos”

Ahora quieren que sean infrecuentes

“El oro en la Nueva Normalidad”, he leído

Lo frecuente serán los encuentros virtuales, “telemedicina” dicen

Es decir, que los encuentros directos (presenciales) serán cosa de ricos

Es decir, se negarán a los pobres del sistema sanitario público

Aumentará la privada, claro, para quienes puedan pagárselo

Y aumentará la medicina alternativa, en busca de humanidad

En las consultas directas nos pueden tocar (y “oler”)

Pero si hemos admitido como “normal” la muerte en soledad ¿qué esperar?

La pandemia nos ha convertido en bestias inhumanas

La pandemia es “La muerte de la medicina con rostro humano”

Siempre ha habido encuentros indirectos

De hecho, mi madre muchas veces preguntaba cosas para mí

Era cuando teníamos médico de cabecera, y me conocía

A veces, raramente, era yo el que consultaba y preguntaba por mi madre

Consultas indirectas son por tercera persona, o por medio de tecnologías

En el futuro habría que esperar más consultas indirectas, de tecnologías

En el futuro se esperan más consultas presenciales a domicilio

Pero el futuro que nos presentan en los centros de salud es distópico

Es la dictadura de la gestión y del corporativismo, la medicina totalitaria

Todo por los indicadores, nada por los pacientes

El centro de salud distópico “perfecto” es un centro vacío, sin pacientes

“Bueno, alguno habrá, no nos pasemos”

“Sí, bueno, alguno”

Es un centro distópico gobernado por protocolos, con indicadores al 100%

El futuro es un centro de salud irrelevante, convertido en un castillo

Un castillo inexpugnable

Me voy a hacer un seguro privado que ofrezca médico de cabecera

Lo siento porque sé que lo público es lo que hace vivible la sociedad

Pero quiero que me vea mi médico de cabecera

Quiero que me escuchen en vivo y en directo, de cuerpo presente

Quiero que me vea mi médico en una consulta presencial, directa

QUIERO QUE ME VEA MI MÉDICO DE CABECERA ¿VALE?

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). [email protected]; [email protected]; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

40 Comentarios

  1. Juandi says:

    Gracias, Juan, por esta reflexión.
    Me confieso aterrado no sólo por esa forma de medicina distópica que parece querer quedarse… Sino por la distopía social total.
    Ojalá no nos olvidemos (espero que no lo hayamos olvidado ya) de que lo importante no es sobrevivir, sino Vivir.

    • Roberto says:

      “Honrar la vida” (poesía de Eladia Blázquez), si me permites el inciso , Juandi

  2. Laura says:

    Soy médico de familia, recién acabo el MIR, y soy una médico joven, a lo mejor soy la próxima interina que le atienda y le escuche como quien oye llover. La nueva normalidad no nos exime de ver a quien lo necesita, de hecho ahora siento que tenemos más tiempo para ello al resolver lo que se puede vía telefónica. Elegí mi profesión porque quería cuidar y conocer a mis pacientes y lucharé para que los contratos que tenga, aunque temporales, sean lo suficientemente largos y en mismo cupo para conseguirlo hasta tener mi plaza, quién sabe cuándo, si no me voy antes de este país. Noruega sería una opción. La elegí a pesar de lo maltratada y pisoteada que está nuestra profesión en este país. Soy una médico joven, y como tal estoy harta de tener que soportar tantos prejuicios. Y estamos para cuidarlos pero no somos la chacha a su servicio. Espero que encuentre un médico de los de siempre, mayorcito y con barba, y que le vaya bien. Por favor, si le toca una médico joven, cambiese de cupo, no vaya a ser yo. Gracias

    • Roberto says:

      Tranquila Laura, soy uno de esos médicos con barba (solo en invierno) pero te entiendo. Mi hija lleva 8 años en Inglaterra y la va muy bien. Ya me gustaría que estuviera en España (además por las 3 nietas) pero comparando su situación con los compañeros de promoción no hay color. Suerte, seguro que te va bien; si con el tiempo te empiezas a sentir un poco al servicio de los pacientes verás que tiene sus compensaciones. Los pacientes quieren continuidad, como todos, como yo la tengo con mis pacientes y como a tí te gustaría tener; no les culpes por ello, bastante llevan.

  3. Sabia y profunda reflexión.

    Por suerte no he tenido que ir al médico pero he tenido la experiencia de mi madre, una mujer de 75 años con un dolor en el pecho de más de un mes sin que su médico de familia la viera. Todo el diagnóstico ha sido por teléfono. Al final le dije que fuera a urgencias y allí le trataron con dignidad, haciéndole las pruebas necesarias, acordes a su dolencia.
    ¿Está esa la medicina que nos espera en un futuro?
    Indignante.

  4. Raquel says:

    Parece mentira que un médico, que también fue joven y que también se jubiló, hable así. Hay varias cosas que no cuadran. Una, todo ese tema de no poder pagarse una sanidad privada… Un médico jubilado? En serio?no puede pagarse un seguro privado? No lo creo. Aunque claro, si va regalando el sueldo de un año a la señora colombiana… Porque eso otra, si usted debe pagar el sueldo sospecho que no la tendría ni dada se alta, porque para eso estaría el servicio PÚBLICO de empleo.Mala conciencia, supongo. Mi médico desde hace 20 años también se júbilo el verano pasado… Es una putada, la nueva no me conoce, ya no me da la charla que me daba el otro… Habrá que acostumbrarse. Pero no por ello pienso que esto se ha vuelto una medicina inhumana etc. Yo también quiero que me vea mi médico, sobretodo que el pediatra vea a mi hijo de 3 años, que ahora soy yo la que le hace los diagnosticos… Y es una mierda, es verdad. Pero como ha dicho otro comentario… Tiene usted el servicio de urgencias si lo considera oportuno, allí si que le ven, doy fe, estuve ayer con mi niño. Y que es eso de presentarse en el centro de salud sin cita? No veo mucho respeto por la profesión ahí, no se si en su comunidad será eso normal, en la mía desde luego no. Pareciera que quiera usted volver a otros tiempos, parece un nostálgico de no se que otros modos de hacer las cosas, y aunque d e verás me conmueve lo que ha tenido que pasar con su madre, ha debido ser horrible perderla así, estamos en una situación EXTRAORDINARIA, no se si se ha enterado, hay una PANDEMIA GLOBAL… Y ahora resulta que en Noruega es donde saben lo que hay que hacer, un país que cuando do conviene lo ponemos de ejemplo… Quizás allí puedan sostener una sanidad distinta porque hay un a densidad de población 3 veces menor que aquí, o porque sus sueldos son también 3 vec es mayor.
    En fin, reitero mi pésame, pero creo que se está dejando llevar por la indignación y esta siendo injusto. Y nada, ya si eso, cuando pueda pagarse un centro de salud privado nos cuenta las bondades de ello… Aunque Todos sabemos que no las tiene

    n

  5. Raquel says:

    Otra cosa, nadie habla de lo que si hemos ganado con todo esto de la tele medicina. Igual a usted le sobra el tiempo, a mi no. Y me parece un gran avance lo de la receta electrónica que se echa impuesto para todos. Por que he de perder el tiempo e ir a esperar una hora a que me vea mi médico si a lo mejor solo tengo unas molestias y voy a pedirle una receta? Es no le parece un avance? Creo que todo tiene sus pros y sus contras, y doy por hecho que causa do la epidemia este controlada todo volverá a ser casi igual que antes, y ese casi masacra la diferencia, en positivo, hay que mirar lo bueno, aunque ahora le cueste. Saludos

  6. Marta Fernández says:

    Estimado Juan, cuanto me alegra leer sus palabras y más aún, a la visra de su cualificación .
    Como muchos usuarios de la sanidad pública, creo que el castillo se ha corrompido, pero lo han corrompido los que trabajan allí, no los enfermos, como pretenden imputarnos, y que desgraciadamente tenemos que visitsrlo.
    Desde hace tiempo, nos tratan como auténticos apestados, porque sus moradores, manejan sus propios recursos públicos, con auténtico abuso de poder, no hay más.
    Hipócrates , simplemente ya no está de moda, no tiene cuenta de Facebook ni de Instagram, y por tanto ya no es un referente, y los enfermos hemos pasado a ser el enemigo y si somos protestones o inteligentes, se nos cataloga de abusadores.
    Como bien dice la joven Laura en su comentario, lo que le preocupa es un contrato largo….., para muestra un botón.
    He comprobado con horror, como manejan el rebaño de pacientes con el mejor arma de todos, nuestra ignorancia en la materia.
    Hace un año, he ido al médico de cabecera, a recoger el resultado de los análisis de mi madre de 85 años, y me han dicho que como su médico de cabecera estaba de vacaciones volviera a los 15 días porque no era urgente, le replique que la urgencia dependía del contenido de los análisis, si no los abría no podría valorar, me contestó que tenía mucho trabajo y que volviera en 15 días, entonces le dije que yo también, pero que como abogada sabía que tenía derecho a una copia de la analítica de mi madre anciana, y entonces me la dió.
    De verdad es necesario tener que amenazar indirectamente manifestando mi profesión , para algo tan sencillo como obtener la lectura de una analítica????.
    De verdad hay que romper la brecha del castillo con quejas escritas para que te hagan caso??.
    De verdad,que no se dan cuenta, que con tanto protocolo, sólo hacen que trabajar más. Porque echar a la gente fuera también lleva su tiempo, y soltar el rollo de lo mal pagados que están y mencionar el número de pacientes por cupo, también es un gasto energético???. Y como yo le dije a uno, vengo porque estoy enferma, no soy su delegada sindical, eso comentélo en el lugar adecuado por favor.
    Gracias, gracias y gracias por sus palabras, una vez más. Ojalá su generación tuviera 30 años menos, y ojalá en la universidad enseñen que la empatia del médico de cabecera también sana, y que el cariño y las mentiras piadosas cuando no hay solución, es la mejor medicina.
    Quiero pensar, que muchos de los habitantes del castillo, piensan como usted doctor. Y que ellos mismos, romperan la fortaleza desde dentro, un saludo.

    • Roberto says:

      Imposible, Marta, romper la fortaleza desde dentro. Y no creo que este pesimismo se deba a la edad, pues veo que soy bastante més reivindicativo que la mayoría de los compañeros; no es nada fácil vivir y trabajar así y no culpo a los compañeros por acomodarse y transigir. Comparto la opinión de Xavi, esto es cosa de todos, pero está más duro de lo que parecía porque ni siquiera la pandemia ha sido capáz de mover los cimientos (solo ha cambiado un poco la fachada)

  7. Aurora says:

    Estoy de acuerdo con usted, enferma de parkinson,a mi también las visitas me las hacen por teléfono y ami no me gusta.Aunque estoy contenta con mi médico de cabecera, el actual, porque el anterior le decía que había perdido fuerza en la mano y que se me temblaba la pierna y no pensaba que podía ser Parkinson,como ha si lo fue.Tube que ir a un doctor de pago y el enseguida me lo vio.Por cierto ya era mayor pero muy burro , sin embargo he tenido a la doctora joven y una maravilla muy lista

  8. Xavi says:

    La medicina y por ende los profesionales sanitarios, llevan muchos años siendo maltratados por la sociedad en general (incluyo política y personas), solo hace falta ver qué tanto licenciados como diplomados se van yendo a otros países a buscarse mejor vida, por tanto no es la culpable la persona ([email protected], [email protected]) de la degradación de su profesión, el y los culpables es el sistema…y este lo formamos [email protected], la sociedad en particular.

  9. Emilia says:

    Tal Cual así me sentó yo … Es indignante

  10. Dolores says:

    Yo también creo en un médico de cabecera presencial. Ello me da confianza y seguridad.
    Siento que un medico joven esté mal pagado
    Estamos obligados “TODOS” a luchar por una Sanidad Pública de calidad.

  11. Esperanza Bailez says:

    Gracias Doctor Gervas por poner voz y plasmar las deficiencias de nuestro sistema actual y que es la preocupación y miedos de muchos entre los que me encuentro.

    Tengo conocidos, padres, madres de amigos que han fallecido sin atención previa por mucho que la solicitaron.
    Tengo amiga que ha tenido síntomas por haber convivido con su padre pacientes de covid19 pero no la pudieron ? atender y le han negado las pruebas aún cuando tenía que incorporarse a su trabajo habitual. Por supuesto todo protocolizado a través del teléfono.

    Gracias por poner su voz y mi querido doctor, muchas gracias por no recetarme antibióticos cuando en más de una ocasión se lo pedí encarecidamente para tratar mis dolencias de garganta.
    Como usted muy bien sabía por su profesionalidad, no me hacían falta y unas simples gárgaras me aliviaron siempre.
    Muchas gracias.

  12. Marisol says:

    Creo que hay que distinguir entre dos clases de medicos. Por un lado todos esos heroes que se han dejado la piel y hasta la vida en los hospitales y por otro, los de cabecera y sobre todo los especialista con los que es imposible tener una cita. No me parece lógico ni decente, que ahora esté casi todo el comercio abierto, y el de alimentación desde el primer día y ellos sigan atendiendo por telefono. Por muy mal pagados que estén creo que ganan bastate mas que una cajera de supermercado. Mi aplauso para los heroes y para los otros…

    • Roberto says:

      Sería injusto no hacerte esta aclaración, Marisol: ha habido más muertos en centros de salud que en hospitales, siendo mucho más el número de trabajadores en hospitales. “Trabajadores”, no heroes a los que se aplaude un rato. Trabajadores con toda su dignidad y toda su humanidad; trabajadores, personas. A mi me ha tocado doblar el cupo durante la epidemia; aunque algo agobiado algún día he mantenido mi puerta abierta a diario y así sigue estando. No es difícil, de hecho no sabría hacerlo de otra manera; ahora se usa más el teléfono. Por comodidad del paciente en mi caso, aunque a mi me interfiere más el ritmo de consulta. Se puede sobrevivir o se puede honrar la vida; se puede ser médico u honrar la medicina; y tampoco es algo cualitativo, tenemos días mejores y peores.

  13. Marta says:

    Buenos días Juan, siento mucho que haya sufrido tanto porque en sus palabras se reconoce el dolor que usted tiene. Soy médico de familia y llevo trabajando en ello unos 19 o 20 años .Al igual que usted tampoco me he encontrado nunca en una situación como la que usted dice que nos ha tocado vivir y ojalá no lo hubiera tenido que hacer. Al igual que usted también he tenido a una persona en el hospital y al igual que usted he sufrido miedo y la incertidumbre que eso produce. La diferencia es que yo sí he tenido que trabajar durante esta pandemia y probablemente haya sido la causa de que mis hijos y mi marido hayan estado afectados por COVID19.Porque querido Juan le recuerdo que todos los médicos enfermeras auxiliares y demás personal que en atención primaria y en los hospitales hemos trabajado ,también tenemos familia también nos ponemos enfermos y también fallece nuestros familiares por ello me parece un poquito injusto ,el hecho que usted diga yo quiero que me vea mi médico de familia yo quiero que me atienda mi médico de cabecera .A nosotros también nos gustaría poder atenderle siempre pero somos personas y nos afectan las mismas circunstancias que a usted.Estamos viviendo una situación que no nos gustaría a ninguno .En el centro de salud donde yo trabajo he estado atendiendo a mis pacientes y a los pacientes también de mis compañeros que han tenido que estar de baja, y ellos han tenido que atender a mis pacientes cuando yo he tenido que quedarme en casa y le aseguro qué a todos nos gustaría no tener que haber hecho eso. Aún así hemos procurado que todos los pacientes fuesen tratando tratados con el mismo cariño y respeto que si fueran nuestros pacientes y lamento muchísimo que en su caso no haya sido así. También es de justicia decir qué en Noruega los pacientes que acuden a las consultas pagan por ello y en España si usted ha trabajado alguna vez y recuerda todavía cómo funciona todavía hay gente que va al hospital porque le ha salido un grano …luego nos dicen que se colapsan los centros de salud y las emergencias De acuerdo en que todo se puede mejorar y mucho,pero parte del problema es de la población que sigue abusando del sistema .Por último y con todo el respeto del mundo recordarle que todos los médicos hemos sido jovencitos o jovencitas en alguna ocasión y que en la seguridad social ya desde hace mucho tiempo no hay médicos de cabecera, todos somos médicos de familia lo que implica 6 años de carrera, una oposición MIR que no es nada fácil y 4 años de especialidad ,con lo cual esos jovencitos seguramente estén sobradamente preparados para poder atender a cualquiera de sus pacientes. Le expreso mi profundo pesar por todo lo terrible que ha tenido que pasar y en realidad me gustaría que usted pudiera ser paciente mío para que comprobase que no todos los médicos de familia actuamos en la forma que usted está contando.

  14. Ana says:

    Es una verguenza! En los últimos años he vivido varias situaciones por problemas de salud graves…Y aún no estaba el tema dl covid-. Los centros d salud son “el cortijo” d los que en el trabajan. Quien vigila el gasto y el derroche d éstos centros, que pagamos todos? Vivo cerca d uno y veo las descargas “muy a menudo” d material sanitario. Sin embargo más d una vez he necesitado un simple vendaje en consulta y no aparecía la venda. Lo d tener el parquing dentro d los centros mala cosa. Y se d qué hablo. Después dicen que no hay dinero para sanidad…Mucho descontrol más bien! Y por favor,menos tirar, que lo pagamos los pacientes luego…
    Yo llevo tres meses sin mis revisiones, si muero dirán que fué el covid. A trabajar que ya hacían poco! Y menos quejarse que es un trabajo no un privilegio.. Sino que elijan el campo y verán lo que es vivir bien.

  15. María José Álvarez says:

    Lo siento mucho, los que toman las decisiones se equivocan y suelen ser personas que no saben d ésta profesión, los intereses por desgracia están por encima de valores tales como en ésta profesión se le supone : vocación, profesionalidad,empatía, etc. Tenemos mucho que aprender todos, y creo que hay que empezar por decir lo que está mal para corregirlo, es verdad que ésta situación ha sido extraordinaria a nivel mundial para todos, pero si a nivel de comunidad se ha hecho mal sobre todo con los centros de salud, hay que decirlo, estoy totalmente de acuerdo, en las formas y en el fondo, me niego a ser un número y por eso yo también me indignó, de corazón mis condolencias por esas pérdidas

  16. Cristina says:

    Pues yo entiendo el tema del covid pero estoy en situación de que me vea un médico y por teléfono no me hacen ni caso, por teléfono no ven como estoy por mucho que explique me mandan a especialistas. Así no se puede funcionar tampoco.

  17. Carmen A. says:

    Me parece indignante el comentario, máxime viniendo de un profesional de la salud. Me hace pensar si alguna vez, en el ejercicio de su profesión, se ha encontrado con una situación verdaderamente difícil. Todos los fallecimientos son dolorosos, todos. Y también querría resaltar algo que se está trasladando a nivel general, y no es cierto, que únicamente los fallecidos por Covid19 lo hacen en soledad. Es cierto que, por protocolo del peligro de contagio, los enfermos de esta patología tienen que estar aislados, es decir, solos. Pero también se que ha habido algún caso en el que se ha permitido un acompañante, pero, por supuesto, en aislamiento también. No sé cuántos estaríamos dispuestos a eso. Pero también quiero señalar que hay otras circunstancias en que los enfermos, lamentablemente, mueren solos. Por ejemplo en las UCIs. En una UCI no se contempla el acompañante, solo hay hora de visita. Si el enfermo fallece sin que a los familiares les de tiempo a acudir cuando avisan del empeoramiento, fallece “solo”. Y entrecomillo porque nadie fallece realmente solo en un hospital. Y eso hablando solo de fallecimientos en hospitales. Saben quiénes mueren realmente solos? Los que lo hacen en un accidente, y sobreviven unos minutos hasta que llegan los servicios de emergencia; los mayores que viven solos y solos fallecen en su domicilio; y, enfin, mil y una circunstancias en las que había soledad. Pero en un hospital no. En un hospital lo que mueren es si la compañía de sus familiares, pero no solos. Es que hay que matizar.
    Y acabo con mi conclusión al respecto, basada en mi propia experiencia vital. En realidad, cuando nos estamos quejando de estas muertes en supuesta soledad, no estamos poniendo el foco en la persona que se ha ido, y que, sea como sea ha dejado de sufrir, estamos poniendo el foco en nuestro propio dolor. Esto es muy humano, y hasta cierto punto lógico, pero no por ello menos egoísta.
    Yo, que perdí a mi marido joven, y por hepatitis C, hace 20 años, y poco después a mis padres, puedo confirmar que cuando el foco se pone en que esas personas ya no están sufriendo, el dolor se sobrelleva mejor, y la paz interior se alcanza muchísimo antes.
    Yo no hubiese querido para nada que usted fuese mi médico.

  18. Aida says:

    Yo soy uno de esos médicos de familia que atienden al teléfono a más de cuarenta pacientes cada día. Y no soy máquina. Y no soy joven, tengo cincuenta y siete años y llevo más de treinta años trabajando. Y me dejó la piel en ello. Y sigo cuidando de mis pacientes. A mi tampoco me gusta lo que nos está tocando vivir. Pero le aseguro a usted que mi cabeza, que mi forma de atender a cada uno, no está gobernada por protocolos. Sigo siendo yo. Y algunos días me toca de triaje en la puerta. Y no soy esa implacable máquina que describe usted. Sigo siendo yo. Y también tengo citas presenciales los días que no me toca trabajar en la puerta o en la zona “respiratoria”, las concertamos el paciente y yo, ajustando nuestros horarios como podemos. Son muchas menos que antes, lo sé, pero no puedo juntar a veinte personas en una sala de espera. Y continúo visitando pacientes en sus domicilios. Igual que antes. Es posible que usted haya tenido muy mala suerte, pero no juzgue el funcionamiento en estos momentos de toda la Atención Primaria por lo que le ha pasado a usted. Le repito: sigo siendo yo, sigo siendo médico y me sigo dejando la piel cada día en mi trabajo. Un saludo.

    • Roberto says:

      Debo ser un caso perdido, Aida, porque no soy capáz de entender como se puede trabajar así. No es que sea mucho más viejo, 61 años, pero quizás si lo sea de mentalidad. Yo no sé atender a mis pacientes de otra manera, me arreglo muchas cosas por tfno. pero con los que no son de mi cupo me entero a medias; tampoco he admitido que me organicen (mejor desorganicen) la consulta quien no tiene que resolverla. Con un poco de prudencia y sentido común, no he tenido muchos problemas para mantener la atención de dos cupos, sin controles en las puertas ni citas previas; claro, que yo estoy en un pueblo, no me atrevo a opinar sobre lo que se ha vivido en centros de salud grandes

  19. Graciela Vera Cotto says:

    Gracias porque leyendo vuestros comentarios no me siento en un desierto
    No es el mismo caso, la muerte nunca es comparable y menos en época de Covid19, pero cosas parecidas nos sucede a todos.
    Consultas por teléfono, suspendidas las intervenciones como si lo que dio motivo a que te pusieran en una lista de espera quirúrgica hubiera desaparecido junto con la pandemia.
    Nadie que se interese o te dé una explicación más allá que hasta que no pase el coronavirus vas a tener que seguir atiborrándote de calmantes porque para tu rodilla, aunque esté rota, una prótesis no es una intervención por asuntos graves.
    Y seguimos sin poder llegar a ver cara a cara a nuestro médico de cabecera, que dicho sea de paso lo había visto una sola vez antes de encerrarse tras el teléfono, porque también yo he tenido la desgracia de que en menos de un año haya pasado por uno, dos, tres,… cinco nuevos médicos de cabecera. Uno de ellos alcanzo a verme dos veces, los demás creo que ni se preocupan en leer mi historial sabiendo que tal vez mañana ya no sea su paciente.
    Son las dos caras de la sanidad pública
    La que merece todo nuestro reconocimiento, que es la de las personas y la que nos deja un sabor amargo, que es la que se esconde en la burocracia y los teléfonos.

  20. Rosa says:

    Terrible y cierto.Mi caso 75 años,hipertensa con mi padre muerto de ictus,y mi hermano con tres infartos graves,no puedo acceder a mi médico ni a mi enfermera. Me dicen que pregunte por ordenador y ya verá el médico si lo ve importante o no.La sensación de desamparo y angustia es brutal. No importa que miramos sobretodo los mayores,da igual en residencias como en casa solos. Da ganas de llorar de impotencia. Por cierto pago desde los 16 años todos mis impuestos. Una situación angustiosa y más para los que no sabemos manejar ordenador,a veces la criba es de una administrativa que no tiene ni buenas maneras ni caridad al decirte que me aguante. Lamentable. Sólo podrá arreglarse si saturados las urgencias.O morirnos de abandono.

  21. Galilea says:

    Cierto Dr cómo lo presencial no hay. Q te escuché, q te vea. Para eso estudiaron medicina, sino hubieran estudiado para administrativo…Es hora ya q los médicos se vayan incorporando a la normalidad. Y dejen el teléfono. Luchemos por la sanidad pública porq sino estamos muertos.

  22. Teresita Marcayda says:

    La salud cada día está peor,los gobiernos,alcaldes y demás deberían invertir en la salud y la investigación,una salud para todos y el médico de cabecera es esencial pero que te toque,no solo está para mirar,y la educación también va a peor

  23. María José Amor says:

    Como pongo arriba me llamo María José y hasta no hace mucho fui Profesora Titular e investigadora en el área de Biología Celular de la UB. Y para más inri tengo una hija médica en ejercicio.
    No le voy a comentar sobre el previo diagnóstico de su madre ya que imagino que habrá de saberlo. Tampoco sobre su evolución claro.
    Pero sí me HIRRORIZA las críticas contra el personal ya que no sé a qué especialidad se dedicó pero imagino que habrá estado en urgencias alguna época de su vida.
    Entiendo su rabia actual pero intente ponerse en el caso de tantísima gente que está a nivel de extenuación.
    Intento colgaré un vídeo sobre el caso

  24. Sebas says:

    Señores doctores,si cuando se les rompe el coche el mecánico les atiende,por teléfono ustedes seguirán sin coche.
    Si no hay forma de llevar los centros de atención primaria al lugar que les corresponde y empezar a atender de forma presencial a sus pacientes, algo no funciona,pues el covid 19 parece ser que estará colaborando un largo tiempo con los humanos.
    Pero claro todos los comercios abren e intentan llevarlo de la mejor forma posible.
    Por qué vetan a sus pacientes si saben ustedes que los tienen que atender presencialmente,tarde o temprano.
    Pues eligieron ustedes su profesión y con la actitud de atender por teléfono,saturan urgencias y si sanidad no pone remedio es lo que pasará y no solo por covid 19,si no por toda dolencia que no pueda ser atendida por un médico de cabecera.
    Que son ustedes pocos,pues que busquen en el INEM que seguro que hay más.
    Que están descontentos con su salario? Bueno pues como en todas las profesiones somos europeos en impuestos y no en salarios,así que o te quedas y ejerces tu profesión o te vas a otro país que paguen más.
    Ustedes volarian con un piloto de avión con guardias de 72 horas? ¡Nooo! Pues a nosotros nos ha tocado médicos, cirujanos y especialistas con guardias de 72horas así que nosotros los pacientes,valga la redundancia (PACIENTES) Hemos soportado de todo de un colectivo que exige solo al PACIENTE y no a los gobernantes, que piensan que la sanidad pública es la mejor a costa de los PACIENTES.
    Pues solo es así en los casos graves y por desgracia tardíos,al tener mejor maquinaria que los hospitales privados que apenas unos pocos pueden pagar,entre ellos los políticos que les gobiernan a ustedes y a mi.
    Con 38 años empezaron mis dolores de columna hasta los 43 no me operaron y pusieron prótesis(artrodesis lumbar instrumentada) ni la morfina me quitaba el dolor,tuve que cambiar de un hospital público a otro público,pero dos operaciones y una tercera que dengue,pues no había garantías de nada, me dejaron con lesión medular incompleta, para unos,pues para otros es síndrome de causa equina.
    10 años después de ser operado.
    El médico que no coja la profesión por vocacional,se equivocó de carrera y si solo piensa en el dinero sin más,aún más equivocado,sobre todo en la sanidad pública,para eso está la privada,ha claro que hay quien está en las dos y lo que no resuelve en la pública te manda a su consulta privada, que morro no? Pues también lo he vivido.
    Así que como todo el mundo,menos hablar y más trabajar y a reducir horas de espera a pacientes en,visitas,pruebas y quirófanos y a quejarse a los superiores y no pagarlo con el paciente. O te gustaría como médico,esperar meses,para arreglar tu coche,ir al supermercado, peluquería, colegios para tus hijos,años y años.
    Pues no sería culpa del mecánico,ni del tendero,ni peluquera,ni del maestro, pues eso es lo que creis que pasa, que no es culpa vuestra,pero la realidad es que los pacientes lo pasamos mal,por cómo va el sistema médico y encima nos llevamos broncas por querer ser atendidos.
    Y a ti doctor/doctora,no te daría rabia que además de que no te atendieran en otros lugares te echarán la bronca?
    Pues luchar con vuestros superiores,si no veis justo el sistema público de salud,pero no pagarlo con el paciente, que por desgracia se encuentra mal y tiene que aguantar a médicos impertinentes,protegidos por un cooperativismo inusual en la mayoría de profesiones.
    Gracias por todo.
    Aunque claro a mí nadie me devolverá la salud que perdí,por no ser tratado a tiempo, que me ha costado,perdida de profesión, divorcio,salud y exclusión social, económicamente.
    Así que el que no sea médico vocacional, que se retire a jugar al parchís, que para eso todos valemos,hasta yo con la discapacidad que me ha quedado.
    Un fuerte abrazo al médico vocacional, que disfruta de su trabajo y sus pacientes.
    Y una mierda como el sombrero de un picador,para el médico que busca dinero, consulta por teléfono y la lejanía del paciente.

  25. Uno que pasa says:

    Madre mía… Me preocupa seriamente la escasa comprensión lectora de muchas de las personas que comentan/critican al articulista… Y viendo la caña que meten… Prefiero mantener el anonimato y que me acticen a un avatar por ser cobarde. Pero bueno, yo venía de paso… Ciao!

  26. Victor de la sierra says:

    La solución es muy fácil: paguen por acto médico presencial como en todos los países de Europa.

    Una cantidad modesta, pero una cantidad.

    Ya verán como tanto los pacientes como los médicos están más contentos.

    Se lo dice un nórdico que sabe de lo que habla

  27. F. Couret. says:

    Para Laura sobre Noruega. En Noruega los hospitales y ambulatorios, que son públicos y están dirigidos por entidades que trabajan para el estado, los municipios y las juntas vecinales a cargo. Contratan a contadas veces a españoles de ESPECIALIDADES muy concretas más que para atender pacientes. A las condiciones que conocerás (como aprender muy bien el idioma con clases obligatorias los primeros años) se añaden otras que puede que ignores:

    – El centro recoge las citas siempre telefónicamente y da citas casi siempre para el mismo día (por eso las urgencias hospitalarias son urgencias de verdad) pero los médicos no tienen teléfono en su despacho, ni pueden usar ningún teléfono durante la consulta. Ni hacer llamadas externas por su cuenta o usar el móvil en horas de consulta.

    – Debes estar a las 8 en punto en la consulta recibiendo pacientes (ni un segundo después) y solo sales media hora exacta a comer. Tu horario es hasta las 3. Pero además TODOS los médicos de familia de Noruega deben completar un MÍNIMO de visitas a domicilio al día o a la semana. Noruega es uno de los países donde nació la asistencia domiciliaria. Si te faltan horas de domiciliaria, tendrás que hacerlas por la tarde, son obligatorias. Te conviene aprender a conducir sobre nieve.

    – En Noruega está terminantemente prohibido el trato con visitadores médicos y representantes de farmacéuticas.

    – Hay médicos especialistas en dar explicaciones a los pacientes y familiares, pero un médico de familia no puede revisar historiales cada vez que ve a un paciente con cáncer, mandarlo por error a que le revisen su paga con una invalidez o un tratamiento de quimio inacabado o barbaridades parecidas que se están haciendo en algunas Comunidades Autónomas españolas. En Noruega no vas a encontrar apoyo en tus colegas o en el Colegio de Médicos para protegerte de NADA. En Noruega tratarás a los pacientes con cariño e interés y cumplirás al píe de la letra con todos los criterios deontológicos. Inspectores Médicos Legales se encargaran de vigilarte bien vigilada, recibir quejas de los pacientes directamente, expedientarte y ponerte delante de un juez si hace falta (como pasaba a veces con médicos mayorzotes con barba de este país)

    Suerte y a ganar dinero.

  28. Victor says:

    No es cierto que no tengan teléfono en su despacho.

    No es cierto que no tengan relación con la industria farmacéutica.

    No es cierto que tengan que hacer un número fijo de visitas domiciliarias.

    Si es cierto que ganan mucho más que un médico español

  29. Dailo says:

    Me párese aberrante inhumano cm se ponen galones y se laban las manos cm poncio pilato se les olvidó de quien les ayudo fueron esa inmensa mayoría Q por empatia no acudió a ningún centro de salud y hospital les recuerdo Q este pueblo le paga a ustedes quiten se los galones. Y si tienen miedo a trabajar Q manden a gente cualificada o al mismo ejército están creando una bomba de relojería en el ciudadano si antes lo agredian ahora van a ser el doble por otro lado niña de Noruega vete gente sin vocación ya nos sobra vete y no vuelvas más me harás un favor. Q tu de empatia poco por lo q se ve y te das por enterada es porq te dio la bióloga molecular me es indiferente solo pedimos un médico presencial ni pandemia ni nada bares. Centros comerciales deporte en la calle supermercados si y ustedes no cm es eso el virus es para todo y nos enfrentamos es q tenemos familia es q lo esto lo otro miren todos vamos a irnos de una forma u otra nos guste o no. Lo Q no se puede es vivir cn ese miedo y si son órdenes superiores denuncien o dígaselo al paciente para denunciar el caso tribunalmente siento mucho su pérdida a esas personas Q han perdido un ser querido por esta desagradable situación y no solo la pandemia sino por negligencia médicas dde todo tipo una cosa se seguro Q la sanidad pública va a ser ractada y defendidapodefendida por suspropios usuarios

  30. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comentarios
    -el texto se basa en hechos reales pero es un texto en forma de monólogo interior de un protagonista imaginario
    -salvando las imposibles distancias, nadie pensaría que James Joyce es el Ulysses de su famosísima novela
    -no soy, pues, el protagonista de este texto sino que doy voz a un adulto para que exprese algo de lo que ha sucedido y está sucediendo en torno a la pandemia del #SARS-CoV-2, el dolor inmenso que se podría haber evitado y evitar en gran parte
    -en lo personal de quien escribe y firma el texto, por ejemplo, no padezco insuficiencia cardíaca ni mi madre ha muerto por #covid19, tengo médica de cabecera (mujer joven) que puedo ver presencialmente, he seguido muy de cerca el trabajo profesional sanitario (sirva este enlace del Seminario “Del Estado de Alerta al Estado de Solidaridad” que he coordinado con Mercedes Pérez-Fernández https://covid19siap.wordpress.com/ ), etc, etc
    -desde luego, el protagonista experimenta lo que ha sido y está siendo común en el curso de la pandemia
    -el protagonista expresa lo que han sufrido y sufren muchos pacientes
    -no he entrado en el mundo profesional, pero ha habido de todo, desde una mayoría entregada a quienes han sido cobardes y “escurrido el bulto”, a todos los niveles
    -la pandemia ha puesto a prueba al sistema sanitario y a la sociedad, el virus ha hecho evidente lo que no queríamos ver, como el “moridero” de los asilos (“residencias sanitarias”), donde ha muerto el 71% del total de los españoles muertos por covid19
    -técnicamente hablando, la pandemia ha impuesto las consultas indirectas (por medio de tecnologías de la comunicación) hasta un extremo que tal vez haya causado y esté causando más daños que beneficios
    -técnicamente hablando, la pandemia ha impuesto barreras a la accesibilidad geográfica que tal vez haya causado y esté causando más daños que beneficios
    -técnicamente hablando, la pandemia ha roto la longitudinalidad de forma que tal vez haya causado y esté causando más daños que beneficios
    -el problema de fondo no es personal, ni de pacientes ni de profesionales, sino estructural, de directivos, gestores y políticos (y de la sociedad que elige a sus representantes y tolera una democracia muy imperfecta)
    -la longitudinalidad rota no tiene nada que ver con médicos varones añosos barbudos, ni con jóvenes médicas, sino con la precariedad laboral, la despersonalización, la interinidad y la temporalidad, que son “marca” de la explotación laboral, no sólo en el sector sanitario
    -sobre la precariedad sanitaria ruego la lectura de este texto: “Precariedad laboral sanitaria. Reivindicación del relato personal para sustentar la respuesta colectiva” https://gerentedemediado.blogspot.com/2019/12/precariedad-laboral-sanitaria.html
    -respecto a “mi enfermera”, de acuerdo, pero lo que está demostrado es que tener “mi médico” disminuye la mortalidad; es decir, que tener un médico conocido se asocia a menor mortalidad
    -la disminución de la longitudinalidad con la pandemia sabemos que incrementa la mortalidad
    -respecto a Noruega, quien quiera saber cómo se trabaja allí, cómo da respuestas clínicas una médica de cabecera, nada como leer este capítulo 5º sobre “¿Cómo responden los médicos de cabecera 
a los problemas clínicos diarios en países europeos con pago por capitación y lista de pacientes?”, con 17 casos-viñetas http://equipocesca.org/la-renovacion-de-la-atencion-primaria-desde-la-consulta/
    -no, en las UCI (Unidades de Cuidados Intensivos) no hay porqué morir solos, es una indignidad, y se puede evitar; la pandemia no puede servir de excusa para justificar las respuestas sin humanidad
    -vale la pena leer este relato que dignifica la profesión médica:
    “En mi UCI nadie muere solo. Si nosotros lo hacemos, lo puede hacer cualquiera.” https://morirencasa.weebly.com/blog/en-mi-uci-nadie-muere-solo-si-nosotros-lo-hacemos-lo-puede-hacer-cualquiera
    -en fin
    -la pandemia no puede justificar una sociedad inhumana que idolatre “La Vida: “Supervivencia, sacrificio del placer y pérdida del sentido de la buena vida”. Después de la pandemia #covid19 : “Sobrevivir se convertirá en algo absoluto, como si estuviéramos en un estado de guerra permanente”.
    https://www.efe.com/efe/espana/destacada/byung-chul-han-viviremos-como-en-un-estado-de-guerra-permanente/10011-4244280
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas

  31. Blanca TC says:

    QUIERO QUE ME VEA UN MEDICO!

  32. YBCN says:

    Este año me examinaba para estudiar medicina . Viendo todo esto aún estoy planteándome si voy a estudiar esta carrera. Considero vergonzoso el trato de los médicos de hoy día( nuevas generaciones) a los pacientes. Quería ser médico para cuidar al paciente, atenderlo,ayudarlo, escucharlo. No para ejercer de administrativa ! Si no estáis deacuerdo con vuestras condiciones laborales es vuestro problema. Cambiad de profesión o luchad por vuestros derechos. Antes de meterte en la carrera sabes de sobras lo que se cobra en españa , nadie te obliga a ejercer la medicina. Y está claro que tiene que ser vocacional, si lo haces por dinero mejor metete a veterinario. La visita presencial es el pilar , imprsscindible. Cuando un paciente acude a consulta, tu con sólo mirarle; deduces muchísimas cosas. Desde su color de piel, las uñas, su respiración, la forma en la que te habla, interactúa. Muchos pacientes no són capaces de explicar lo que les pasa o simplemente le restan importáncia. Por eso es tan necesaria la presencia física, eso salva muchas vidas.
    Lo que pretendeis algunos de hacer las cosas telemáticamente es un alivio para vuestro día a día y la muerte segura de muchos pacientes a la larga. No se puede escultar online, ni tomar constantes, ni muchas otras peculiaridades . Hos limitáis a recetar algo que pueda encajar en la receta electrónica y si no va bien ya llamará. Nefasto en todos los sentidos. Reitero en que nadie hos obliga a ejercer la profesión médica , si no la queréis ejecutar es simple. Cambiádla por otra, haréis un gran favor a la población. Respecto al pago tan comentado, quiero RECORDAROS que NO es gratis. La sanidad la pagamos con nuestros impuestos. Que no són pocos. Y dejar muy claro que es una vulnerabilidad de los derecho de los ciudadanos. Les estáis negando la atención presencial, mediante filtros ridículos de los administrativos de los CAP ! Vulneráis su derecho a la libre elección de médico, a la intimidad . Pues tienen que exponer sus problemas personales o dolencias a varias personas ( no a su profesional medico designado ) antes de llegar a hablar con un doctor/a que no es el que tienen asignado. Y porfavor no queráis los R1/2/3/4 compararos a médicos con años ejerciendo. Hay que tener humildad y hos ha faltado que alguien en la facultad hos enseñe que la medicina no es una carrera de 10 años. Es una carrera vitalicia! Nunca se sabe lo suficiente y prueba de ello es el Cov-19 actual. Por supuesto que no estáis al mismo novel profesional que vuestro adjunto. Es muy entendible que pacientes con patologías varias no se sientan seguros de igual manera que si fuera su propio médico. Tambien hay que decir que la fama no viene sola. Por querer muchas veces aparentar( sin pedir consejo ) e incluso creerse Dios ( sabéis a que me refiero). Ha habído muchos perjuicios en los pacientes incluida alguna muerte. No tengo claro querer seguir con mi estudio viendo que clase de tiburones ( personas) hay en este gremio pero despues algo me dice que siga adelante. Porque lo que hace falta es volver a recuperar la esencia de la medicina y no lo que han salido estos últimos años de la facultad. Con todos mis respetos, personal con muy buenas calificaciones académicas, pero muy precários en muchos aspectos como el humano y la empatía. Así que exige un médico. Ante la duda la mejor cura es la prevención. Exige tus derecho y no te conformes con plataformas online. Que aunque són útiles para algunos cometidos. El sustituir la presencialidad no es su cometido. Yo quiero un médico. Com todo lo que ello implica. Y porfavor no habléis de abusar del sistema de salud, es un servicio pagado por todos y si muchos pacientes vieran lo que hacéis cuando cerráis la puerta de consulta , hos exigirían que hos ganárais vuestro sueldo. Que hay mucha falta de moral, sobretodo con el tema de las farmacéuticas.

  33. Juan Gérvas says:

    -gracias por los comentarios Blanca e YBCN
    -es esto no estamos solos; por ejemplo, la Marea Blanca en Cataluña ha publicado:
    TORNEM A LA NORMALITAT, TORNEM A LA VISITA PRESENCIAL…
    L’organització en els CAPs per tasques, visites no presencials, etc. ha sigut molt útil durant el pic de la pandèmia, però l’Atenció Primària ha de recuperar les dimensions que la defineixen: accessible, integral, resolutiva, continuada i longitudinal.
    http://www.mareablanca.cat/tornem-a-la-normalitat-tornem-a-la-visita-presencial/
    -respecto a los médicos, conozco personalmente a muchísimos con profesionalidad suficiente para compensar los pocos que no se comprometen con los pacientes, o que no saben llevar una consulta
    -si piensas en hacer Medicina, YBCN, no dejes de pensarlo por la minoría de médicos que no merecen tal nombre
    -lee, por favor, esto que escribí:
    “Cómo ser estudiante (de medicina) crítico y no perecer en el intento”
    Es bueno contaminarse deescepticemia. Se navega mejor en el Mar de la Incertidumbre si se está enfermo de escepticemia(enfermedad de baja contagiosidad contra la que se vacuna a los estudiantes en la facultad demedicina). ¡Bendita palabra, escepticemia, que expresa ese deseo de aprender criticando al maestroy a su sombra y a nuestra propia figura incluso en el espejo!
    http://equipocesca.org/como-ser-estudiante-de-medicina-critico-y-no-perecer-en-el-intento/
    -en fin
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas