El mirador

Quelantes del hierro y condroprotectores: peligrosa independencia, en Canadá y en Baleares

En ningún momento ha sido fácil la independencia. Ni antes ni ahora. Ni en el campo de las ideas ni, por lo que deja entrever el comentarista, en el campo de la investigación. Se diría que, en determinadas circunstancias, dominan los juicios apriorísticos, difícilmente comprensibles en el terreno de la medicina. Y sin embargo, se dan.

La directora del Fondo Monetario Internacional ha comentado que la actual crisis que padecemos es responsabilidad de los “padres fundadores” , no de las “madres, inexistentes en la toma de decisiones en este nivel”. “¡Ójala hubiera más mujeres en las finanzas, sería mucho más saludable!”, y añade: “No sabemos si 2008 hubiera sido diferente con más mujeres en el mundo financiero, pero mi intuición me dice que sí”. Son comentarios hembristas (feminoides), irónicos donde los haya, especialmente viendo las decisiones que toma el Fondo Monetario Internacional bajo su dirección. Por no decir nada de otra mujer que tal, la canciller alemana, también enfrascada en resolver la crisis con terapéuticas bizarras. Además, ambas no son independientes, sino “la voz de su amo”, sometidas al poder de los capitalistas (donde sobreabundan los varones, es innegable).

 

Hay mujeres independientes. Por ejemplo, la canadiense Nancy Oliveri y la española Cecilia Calvo. Independientes y (casi) solas.

 

Tomás Moro y Erasmo de Rotterdam

 

Hay varones independientes. Incluso cristianos que piensan por sí mismos, que siguen su recto juicio. Tal independencia tiene un coste enorme, a veces la vida.

 

En el campo religioso no hace falta retroceder demasiado, el mismo Ignacio Ellacuría fue asesinado por su independencia valiente, y por sus ideas revolucionarias y cristianas (es revolucionario pedir justo pan para los pobres, no conviene olvidarlo). Ha sido casi anulada toda la Teología de la Liberación en la América Latina, como fueron anulados antes tantos “curas obreros” en Europa.

 

La libertad de conciencia, el recto juicio, es algo temible, que merece condena de la autoridad correspondiente, como ha sucedido con el brasileño Leonardo Boff. No digamos nada de la Teología de la Liberación entre protestantes, en la Sudáfrica de la discriminación racial. ¡Incluso en Israel hay quien se atreve a discrepar en nombre del justo judaísmo de las brutalidades estatales, políticas y religiosas, contra Palestina!

 

Tomás Moro y Erasmo de Rotterdam compartieron viajes por Europa, independencia y recto juicio. Se nota su influencia mutua en sus respectivas obras Utopía y Elogio de la locura (de la estupidez). A Tomás Moro le costó la cabeza. Erasmo de Rotterdam se libró, tuvo enorme influencia entre católicos y los nacientes protestantes y pudo sobrellevar la violenta oposición de los que se sentían aludidos por su independencia de criterio y recto juicio. Fue tenaz en su fiera oposición a la autoridad supersticiosa e ignorante.

 

Nancy Oliveri

 

En 1996, Nancy Oliveri era hematóloga en el Hospital for Sick Children y en la Universidad de Toronto (Canadá), y como tal llevaba una de las ramas de un ensayo clínico con deferiprona. Se estaba valorando la utilidad de este quelante del hierro en la hemocromatosis secundaria a las transfusiones en pacientes con talasemia. Nancy Oliveri ya había hecho estudios preliminares sobre dicho medicamento en 1989.

 

En el ensayo clínico, Nancy Oliveri percibió la inutilidad del quelante, y sus efectos tóxicos sobre el hígado, y lo puso en conocimiento de sus superiores y de Apotex (la empresa canadiense productora de deferiprona). Además, claro, manifestó su intención de comunicar a sus pacientes tal carencia de eficacia y los efectos adversos. La empresa amenazó con denunciarla por romper el “acuerdo de confidencialidad”, pero Nancy Oliveri decidió que los pacientes estaban por encima de sus contratos, y actuó en consecuencia. Salvó a sus pacientes, y además publicó los resultados en el New England

http://www.nejm.org/doi/full/10.1056/NEJM199808133390701

 

En la actualidad Nancy Oliveri está en otro hospital. Lleva más de 15 años de lucha y defensa de la libertad académica, la ética en ciencias y la independencia en la investigación.

 

Nancy Oliveri estuvo en mucho casi sola, incluso al enfrentarse a la aprobación en la Unión Europea (la EMA) del uso de deferiprona, en 1999, para la hemocromatosis secundaria en pacientes con talasemia

http://es.scribd.com/doc/45067237/Maria-Elvira-Fajardo-Informe-Sobre-El-Caso-Nancy-Olivieri

 

En 2011 la EMA amplió el uso de deferiprona para la hemocromatosis en la anemia falciforme

http://www.ema.europa.eu/docs/enGB/documentlibrary/Orphandesignation/2011/03/WC500102685.pdf

 

También a finales de 2011, la FDA aprobó el uso de deferiprona en los EEUU. Pero un uso condicionado, por la preocupación sobre su falta de eficacia y sus problemas de seguridad, su toxicidad hepática y las muertes por agranulocitosis. No hay ni un ensayo clínico completo que avale la deferiprona. Además, la FDA repasó los datos de Nancy Oliveri y demostró su validez, y que Apotex ocultó casi la mitad de la información

http://www.citizen.org/pressroom/pressroomredirect.cfm?ID=3431

 

Nancy Oliveri es ejemplo de mujer médico, investigadora, independiente, valiente y tenaz. Ha recibido por ello múltiples premios, incluyendo en 2009 el de la American Association for the Advancement of Science (AAAS). A tener en cuenta que la AAAS es la editora de Science, la revista que compite con Nature.

 

Baleares, más cerca que Canadá

 

Al estudiar el caso de Nancy Oliveri uno tiende a pensar que tales cosas no suceden en estos lares. Craso error; tenemos Baleares, al menos.

 

Cecilia Calvo ha perdido su trabajo en Baleares al terminar 2011, como farmacéutica en tareas de valoración e información sobre medicamentos, en “El Comprimido”. Ser independiente en farmacología tiene enormes costes personales y profesionales. Ya le pasó a Félix Miguel, en “El ojo de Markov”, en Castilla-León.

 

Cecilia Calvo es profesional de reconocido prestigio, que por ejemplo acaba de llevar adelante la Iniciativa por una Prescripción Prudente

http://prescripcionprudente.wordpress.com/2011/12/12/que-trata-de-la-condicion-y-ejercicio-del-famoso-hidalgo-d-quijote-de-la-mancha/

 

No ha estado sola en tal iniciativa, sino acompañada por Asunción Rosado, Carlos Fernández Oropesa, Enrique Gavilán y Rafa Bravo. Hemos colaborado muchos

http://www.equipocesca.org/uso-apropiado-de-recursos/vida-natural-medicamentos-naturales/

 

Da casi miedo escribir sus nombres, porque pueda caer también sobre ellos la fiera oposición de los ignorantes arrogantes.

 

Probablemente lo que ha sucedido con Cecilia Calvo y “El Comprimido” es parte de un inmenso iceberg que está helando y pudriendo Baleares. Pero los que saben callan, y su silencio estremece tanto como el ruido de los que no sabiendo hablan.

 

Ha hablado el Gerente del Servicio Balear de Salud. Para contradecir a “El Comprimido”, y a Cecilia Calvo, sobre los condroprotectores

 http://www.elcomprimido.com/PDF/SYSADOA%20artrosis_CAST.pdf

 

El Gerente del Servicio Balear de Salud ha escrito una carta a todos los médicos sobre el uso de los condroprotectores (productos de eficacia similar al placebo, según la Cochrane): “La utilización de estos fármacos es por tanto una decisión libre de cada médico, individualizada para cada paciente según criterios clínicos, en base a una relación beneficio-riesgo favorable, y siempre ajustándose a las indicaciones autorizadas en su ficha técnica”

http://rafabravo.wordpress.com/2012/01/06/increible-pero-cierto/

 

¿Qué tiene que ver en todo ello una empresa fabricante de condroprotectores, Bioibérica?

http://www.diariodemallorca.es/mallorca/2012/01/13/farmaceutica-medicamento-avalo-bestard-demando-salud/735535.html

 

Juan GérvasEn España se gastan 100 millones de euros anuales en estos ineficaces medicamentos, según se resumía en “Gestión Clínica y Sanitaria”: La glucosamina y la condroitina no superan al placebo en el tratamiento de la osteoartritis, y, SYSADOA: tan eficaces como placebo (o cómo derrochar 100 millones de euros)

http://www.iiss.es/gcs/gestion46.pdf

 

¿Por qué en Baleares? ¿Por qué tal escándalo? ¿Estamos ante un proceso judicial como el que perdió Merck contra Laporte?

http://www.equipocesca.org/wp-content/uploads/2009/03/merck-contra-laporte-o-el-derecho-reciproco-de-replica.pdf

 

Algo hiede en Baleares.

 

Juan Gérvas ([email protected]) es Médico General y promotor del Equipo CESCA (www.equipocesca.org)

 

Acta Sanitaria

1 Comentario

  1. BIoibérica debería ir pensando en demandar también al Servicio Navarro de Salud por esto.

Deja un comentario