Punto de vista últimamente se están incrementando las reclamaciones contra los médicos

¡Qué mala memoria!

El director jurídico de DS Legal Group, Carlos León, pone de manifiesto el gran contraste vivido en los últimos tiempos pues, después de haber observado los grandes elogios a los médicos durante los momentos más duros de la pandemia, contempla cómo se han vuelto a incrementar las reclamaciones contra ellos, convirtiéndolos en el eslabón más vulnerable del sistema asistencial.

Como abogado, tengo la inmensa suerte de participar, de vez en cuando, de la incalculable experiencia de colaborar con la justicia y trabajar para defender a un colectivo tan especial y extraordinario como es el sanitario. En este caso, parecen invertirse los papeles. Nosotros velamos por sus intereses y buscamos soluciones a sus problemas; por un momento, parece que nosotros somos sus médicos y ellos nuestros pacientes. Así, como cuando de repente le dicen a una persona que está enferma de gravedad y, en los primeros momentos, no sabe cómo gestionar esa situación; lo mismo sucede con los profesionales sanitarios en nuestra área legal. Nos encontramos a una persona preocupada, intranquila, insegura, temerosa. Que no sabe cómo actuar ante una reclamación; muchas veces, su primera reclamación.

A los profesionales de la salud les exigimos más que a ninguna otra profesión: es de las pocas en las que, por un error, se exige la inhabilitación del profesional

Desde hace 12 años trabajo en DS Legal Group, posiblemente el despacho de abogados con mayor actividad en el ámbito sanitario de nuestro país. Aquí fue donde me especialicé en Derecho Sanitario, en la defensa del profesional de la salud, una figura que ahora está en la palestra por razones que ellos no hubieran deseado, pero que desde siempre he admirado. Mi padre es médico y gracias a ello siempre he admirado esta profesión y la pasión con la que se ejerce. Durante estos años en los que he tenido la gran oportunidad de defenderlos, se ha acrecentado esta admiración por su vocación, su dedicación, su tenacidad, su compromiso, su amor por los demás y su heroicidad. Pero, con los años, he podido descubrir una verdad gracias a ellos: no se consideran héroes, son humildes. Son personas al servicio de personas.

No somos perfectos

Todos somos seres humanos que fallamos, que cometemos errores, que nos equivocamos a diario; esa es nuestra naturaleza, no somos perfectos. Aunque tenemos la capacidad de tomar decisiones basadas en el conocimiento y la experiencia, algunas veces eso no es suficiente para evitar un desenlace inesperado, un desenlace que puede suponer una situación de riesgo, no solo para nosotros sino también para nuestras familias. Sin embargo, a los profesionales de la salud les exigimos más que a ninguna otra profesión: es de las pocas en las que, por un error, se exige la inhabilitación del profesional y todas sus actuaciones son valoradas conforme a la idea del ‘Capitán a posteriori’.

Por un momento, tuve la sensación de que realmente a los profesionales de la salud los colocaríamos en la posición que se merecen y se regularían las leyes para proteger su actividad.

Este año nos ha sorprendido a todos de una manera que, quizá, nunca nadie imaginó. Llega una pandemia y cambia por completo nuestra forma de vivir y transforma la visión que teníamos de quienes a diario trabajan salvando vidas, no solo a raíz de esta situación. Muchos de ellos, médicos jubilados, se reincorporaron a la actividad en primera línea de la crisis para aportar su experiencia, como un Reservista Voluntario que presta su servicio en pro de su país. Por un momento, tuve la sensación de que realmente a los profesionales de la salud los colocaríamos en la posición que se merecen y se regularían las leyes para proteger su actividad.

Lamentablemente, la memoria de los seres humanos es corta y olvidadiza. En cuanto superamos la primera ola de este virus se nos olvidó por completo todo lo que vivimos y todo lo que aplaudimos a nuestros sanitarios. Las promesas se desvanecieron y, por desgracia, las reclamaciones a los profesionales se incrementaron. Vuelven a convertirse en el eslabón más débil; siempre al servicio de los demás, pero casi nadie se pone en su piel.

Desde DS Legal Group seguimos dándoos las gracias cada día y recordándoos que nosotros siempre estaremos aquí por y para vosotros, defendiendo vuestra vocación con pasión.

 

Carlos León

Director jurídico de DS Legal Group