El mirador Juan gérvas habla de sus principios vitales

¿Qué hace un tipo como tú en Twitter, Facebook y Linkendin? ¡Ayudar a descubrir otros mundos!

Nuestro colaborador recurre a la autoentrevista no sólo para ofrecer las razones que motivan su presencia en las redes sociales, sino que la aprovecha para que nadie tenga dudas de cuáles los principios que mueven su vida. Todo un ejemplo de vida y de actuación.

Pero, ¿de verdad estás en Twitter, Facebook y Linkedin?

¿Desde cuándo?
Desde septiembre de 2012

¿Por qué esa fecha?
Porque me convenció Mónica Lalanda, en el curso de unas jornadas sobre ética, en Zaragoza (España)

¿Antes no participabas en la Red?
Sí.
En grupos cerrados tipo “colegios invisibles”

¿Cerrados e invisibles? ¡Qué mal suena!
Los colegios invisibles son agrupaciones espontáneas de científicos que comparten información y conocimiento incluso antes de su publicación formal y que reconocen a nuevos colegas que se incorporan al grupo. Estos colegios son clave en la difusión de los nuevos hallazgos y en el abandono de las prácticas obsoletas.
Robert Boyle utilizó por primera vez la locución “invisible college “en sus cartas a otros científicos de la época, en 1646 y 1647, para reconocer y reconocerse como un grupo que compartía ideas y conocimiento. De este “invisible college” nació en 1660 la inglesa Royal Society, bien en contra del halo de secreto, misterio, ocultismo, anonimato y otros términos que sugiere la locución.
Fue una socióloga estadounidense, Diana Crave, la que volvió a utilizar el término colegio invisible para referirse a las comunidades informales de científicos que compartían ideas, conocimientos y proyectos

Pon un ejemplo, por favor

Los colegios invisibles, como agrupaciones espontáneas de científicos que comparten información y conocimiento,  son clave en la difusión de los nuevos hallazgos y en el abandono de las prácticas obsoletas

La lista de correos MEDFAM, de médicos de familia, en la que me introdujo Rafa Bravo.
O la lista de correos biojest, canadiense de origen, anglosajona de práctica, sobre salud de la mujer, en la que me introdujo Abby Limpman.
O un grupo en la Red de profesionales, periodistas y otros del mundo entero, en torno a los 120, interesados por los excesos de la medicina y “overdiagnosis” (sobrediagnóstico), que llevo con Mohammad Zakaria Pezeshki.
O una lista de correos española, “Disease Mongering”, que va de la mano de Carlos Álvarez-Dardet
O una lista de correos española de economía de la salud, organización de servicios y salud pública.
Etc

¿Vale la pena pertenecer a colegios invisibles?
Sí.
Es una forma fácil de saber qué sucede en ciencia y sociedad, de tener acceso a publicaciones, incluso antes de su difusión general, de debatir nuevas ideas, de estar al día, de establecer contactos nacionales e internacionales, etc. Imagínete que cuando me levanto tengo el correo electrónico con la bandeja de entrada llena de mensajes desde el mundo entero que, literalmente, “recolecto” y leo, sin ni siquiera tener que buscar en la Red. Me puedo fiar, además, pues nos conocemos entre todos

¿Tienes un papel puramente pasivo en esos colegios invisibles?
¡No!
De continuo estoy difundiendo información, y participando en debates.
Por recordar, con John Ioannidis (Universidad de Stanford, de California, Estados Unidos), un debate sonado sobre hipertensión y las guías de práctica clínica en el grupo de “overdiagnosis”.
O con Luis Carlos Silva (Instituto Superior de Ciencias Médicas de La Habana, Cuba) sobre medicinas alternativas y complementarias, en la lista de “Disease Mongering”

¿Qué tienen que ver Twitter, Facebook y Linkedin con los colegios invisibles?
Nada de nada.
Twitter, Facebook y Linkedin son redes abiertas en que realmente conoces poco a la gente

¿Aceptas a todo el mundo que se suma? ¿No bloqueas a nadie?
Acepto a todo el mundo que se me suma y no bloqueo a nadie.
En Twitter se suma la gente sin pedir permiso; en las otras dos redes te solicitan el permiso.
En todo caso, en Facebook también lo tengo en abierto
Es curioso porque hay quienes no quieren ser “visibles” en Twitter (es muy fácil saber quién sigue a quién) y me siguen en Linkedin

En todo soy claro y directo, escribo sin tapujos, en el español preciso y conciso del pueblo llano; se me entiende por cualquiera (lo llaman ser “provocativo”)

¡Tendrás millones de seguidores!
No, no, de ninguna manera.
Difundo mucha información científica y técnica que sólo interesa a profesionales.
Y, además, sostengo opiniones políticas y sociales que son políticamente correctas.
En todo soy claro y directo, escribo sin tapujos, en el español preciso y conciso del pueblo llano; se me entiende por cualquiera (lo llaman ser “provocativo”).
Es una mezcla que no resulta resistible para todos los estómagos

¿Algún ejemplo de opiniones políticas y sociales políticamente incorrectas?
Estoy a favor de la legalización de todas las drogas.
Estoy en contra de la monarquía.
Estoy en contra de los desahucios y otras brutalidades sociales.
Estoy a favor de un sistema sanitario público de cobertura universal basado en una atención primaria de calidad, con médicos de cabecera polivalentes y comprometidos con su población.
Estoy a favor de un sistema educativo público potente que promueva el pensamiento crítico y la libertad.
Estoy en contra de la corrupción en política, medicina y sociedad.
Estoy a favor del asociacionismo y de las organizaciones populares.
Estoy a favor de la sanidad universal para todos los habitantes de España, también para inmigrantes ilegales.
Estoy en contra de las formas y los contenidos de la mayor parte de lo que se enseña a estudiantes y residentes de medicina.
Estoy en contra del tráfico de personas, y de la esclavitud (incluyendo sus formas modernas, como el trafico de personas para prostitución y “los vientres de alquiler”).
Estoy en contra de las guerras, y del tráfico y venta de armas.
Estoy en contra de la avaricia que conlleva el capitalismo y el neoliberalismo.
Estoy en contra de todo lo que contribuye a la destrucción del planeta Tierra y al cambio climático.
Estoy a favor de los movimientos de defensa de la vida rural.
Estoy en contra de una Iglesia que avergüenza a los cristianos de base.
Estoy a favor de la solidaridad y el compromiso que nos hace humanos.
Estoy en contra de las cárceles como solución y de las “contenciones”, de la cadena perpetua y de la pena de muerte.
Estoy en contra de una Justicia que no es Justicia ni ná, corrupta, injusta y franquista.
Estoy a favor de un proceso de independencia en cualquier parte de España.
Estoy en contra de la desigualdad y de la pobreza.
Estoy en contra del racismo, del fascismo y de toda las ideologías que los sustentan.
Estoy contra la medicalización del fracaso escolar y de todos los fracasos vitales, incluyendo el miedo a la muerte.
Estoy en contra de la Ley Mordaza y del Estado policial que conlleva.
Estoy a favor de la Ley de la Memoria Histórica y de sacar a todos los esqueletos de los fusilados en las cunetas.
Estoy a favor de una Ley de Dependencia amplia y efectiva.
Estoy a favor de que la discapacidad física y/o mental no sea un obstáculo para vivir la vida con plenitud, según posibilidades.

Estoy en contra de las formas y los contenidos de la mayor parte de lo que se enseña a estudiantes y residentes de medicina

Estoy a favor de que se puedan tener los hijos que se quieran a la edad que se quiera, sin que ello destruya las expectativas académicas, laborales, personales y sociales, al contrario.
Estoy en contra de la explotación de África.
Estoy a favor de la migración sin explotación y sin Centros de Internamiento de Extranjeros.
Estoy en contra de los gobiernos de las naciones brutales, de Israel y Estados Unidos a Arabia Saudí y Hungría.
Estoy a favor de un feminismo comprometido, tipo la Red de Mujeres Profesionales de la salud RED-CAPS y la revista “Mujeres y Salud” (MYS).
Estoy en contra de la biometría, la biomedicina y toda la ideología que centra el enfermar en la pura biología.
Estoy a favor del disfrute de la diversidad sexual.
Estoy a favor de pensiones dignas, de ayudas al desempleo, de la renta básica universal y de subsidios según necesidad.
Estoy a favor de que la vida sea vivirla en plenitud, no salvarla para retrasar la muerte.
Estoy en contra del cientifismo que transforma la ciencia en una religión que da respuesta a todas las cuestiones, transcendentes y diarias.
Estoy en contra del juego, en el sentido de loterías, apuestas y demás.
Estoy a favor de la legalización del aborto voluntario en todos los países del mundo.
Estoy a favor de causas perdidas y de perdedores.
En fin.
Paro para no cansarte

Estoy a favor de un sistema sanitario público de cobertura universal basado en una atención primaria de calidad, con médicos de cabecera polivalentes y comprometidos con su población

¿No has cambiado desde joven?
No.
Sigo siendo rebelde como siempre y sigo empujando con el mismo vigor de la juventud. Ni me he vuelto cínico ni me he agotado

¿Sigues a mucha gente en Twitter, Facebook y Linkedin?
No.
Por ejemplo, en Twitter me siguen más de 14.000, y sigo a 78
En Facebook y Linkedin recibo todo lo que ponen mis seguidores, pero es raro que entre a leerlo

¿No dicen que es eso poco cortés? ¡Parece que no te interesa nada de lo que difunden y debaten tus seguidores!
Depende de cómo se vea.
Hay quien dice seguir a 2.000 de sus seguidores en Twitter, por ejemplo, pero luego pone filtros y al final hace lo que todo el mundo, estar atento a lo que dicen unos pocos, aquellos con quienes tienes lazos varios y que le dan confianza
A mí, personalmente, me sería difícil seguir a más de 100

¿Y qué pones, qué difundes?
Ya te he comentado.
Difundo mucha información científica y técnica que sólo interesa a profesionales, pero lo hago de forma que sea entendible por legos con capacidad lectora media. Me centro mucho en lo nuevo que valdría la pena introducir en medicina, y lo dañino que valdría la pena abandonar. Con énfasis en lo que es respetuoso con la dignidad de pacientes y familiares y con el profesionalismo de los trabajadores sanitarios.
Y, además, sostengo opiniones políticas y sociales que no son políticamente incorrectas pero que ayudan a entender un mundo que precisa de justicia y solidaridad, de valores que hacen que valga la pena vivir la vida.

¿Lo mismo en las tres redes, Twitter, Facebook y Linkedin?
Sí, prácticamente lo mismo.

¿Cómo te defiendes de los troles?
No me defiendo, en general.
Me da igual que me llamen de todo (idiota, cabrón, hijoputa, loco, viejo, tonto, imbécil, a ver si te mueres, etc) y que intenten lapidarme y lincharme. Llevo desde los 16 años fuera del “rebaño” y tengo ya 70. Soy literalmente “incombustible”, para lo bueno y para lo malo.
A veces entro al debate, si creo que así ayudo a descubrir con mayor facilidad los mundos nuevos que intento difundir.

No pretendo convencer a nadie, me basta conque a uno de mil le sea útil lo que difundo

¿Mundos nuevos?
Sí.
Mundos en ebullición, mundos de ilusión, mundos al tiempo científicos y sanadores, mundos que te saquen de la rutina maligna que hunde en la mierda a tantos buenos profesionales y buenas personas.
Somos perdedores de largo recorrido, precisamos pasar la antorcha a las nuevas generaciones y eso requiere ir juntando piezas de conocimiento que ayuden a mantener el ritmo sin sentarse en la cuneta y decir “ya no puedo más y aquí me quedo”

Tu mujer, Mercedes Pérez-Fernández ¿está también en las Redes?
¡No! No, no.
Mercedes tiene otra pasta, otra forma de ser. Es más de pensar a fondo y de reposar el conocimiento, de hablar y de escribir poco, de difundir cosas muy pensadas.
Como dice cuando alguien le pregunta al respecto: “¡Lo que me faltaba!”

¿Por qué lo haces tú?
Porque me gusta, me divierte y me sirve para compartir mi punto de vista, a veces muy irreverente y fuera de lo aceptado como “única verdad”. Es un placer intelectual el entender cada día un poco mejor las cuestiones científicas y sociales, y el compartirlo. No pretendo convencer a nadie, me basta conque a uno de mil le sea útil lo que difundo

¿Quieres añadir algo más?
Te animo a que me sigas en Twitter (@JuanGrvas), o en Facebook o en Linkendin.
Encontrarás nuevos enfoques de viejas cuestiones y nuevas ideas sobre antiguos problemas. También piezas y más piezas de conocimiento que te ayudarán a forjar tu propio pensamiento.

Juan Gérvas

Médico general jubilado, Equipo CESCA (Madrid, España). jjgervas@gmail.com; mpf1945@gmail.com; www.equipocesca.org; @JuanGrvas

4 Comentarios

  1. Agustín Salvador Pérez says:

    Muchísimas Felicidades!
    Me ha encantado la entrevista, gracias por su sabiduría y por su enorme generosidad, sin duda el mundo necesita más personas como usted, me hace confiar que aún es posible construir un mundo mejor.

  2. Maria Dolores Alonso Becerril says:

    ENHORABUENA, por una autoentrevista mit sincère, muy enriquecedora para todos los qué le seguimos, como médico aprendo mucho de sus escrito.
    Cómo persona tengo mucho en comun con usted y le agradezco qué pueda publicar sin obstáculos.
    Saludos cordiales.

  3. Rosamari Pellejà Pellicer says:

    Gracias por su sabia entrevista, le sigo asiduamente. He aprendido mucho de usted, sepa que cuando le leo pienso también en su esposa, será porqué tengo todos sus didácticos libros. Bravo por los dos. Sigan por favor.
    Salud i força.

  4. Juan Gérvas says:

    -gracias, Agustín, María Dolores y Rosamari
    -hay miles de profesionales de inmensa valía, de mucho mayor valía que la mía, pero a muchos los han quemado, los han cansado, los han agotado
    -si de algo puedo presumir es sólo de esa fe de carbonero que presume que algo queda, que algo vale la pena
    -y ese algo es, por ejemplo, comentarios como los suyos
    -un saludo juan gérvas @JuanGrvas

Deja un comentario