Punto de vista aumentan las denuncias a los médicos y se incrementan las indemnizaciones

¿Qué está pasando en la Responsabilidad Civil Sanitaria?

Ante el número creciente de reclamaciones a los médicos, unido al incremento de las indemnizaciones, desde Uniteco Profesional se reflexiona sobre una situación que provoca el abandono de algunas grandes aseguradoras.

La Responsabilidad Civil Profesional médica no está pasando por su mejor momento. Desde hace unos años nos estamos encontrando con diferentes circunstancias que están creando cierta inseguridad a los médicos de nuestro país. La aplicación del nuevo Baremo de Tráfico de 2016, que ha hecho que aumente la cantidad de las indemnizaciones en un 45%, ha provocado que las reclamaciones suban como la espuma.

Algo tan importante como la profesión médica no se puede cubrir con pólizas ‘low cost’

La inestabilidad ha ido creciendo cuando, tras dos años de aplicación de este nuevo baremo, nos hemos damos cuenta de que en casos judiciales muy similares las sentencias están siendo desiguales. ¿Y qué quiere decir con esto? Estamos viendo que por una misma causa judicial se puede imponer una indemnización de 100.000 euros o de 1,2 millones de euros, depende del tribunal que enjuicie el caso. Estos hechos están creando en los doctores un recelo y una incertidumbre terrible porque, en muchas ocasiones, no saben si están bien protegidos, o directamente desconocen a lo que actualmente están expuestos.

Advertencia cumplida

Pero, como fuimos avisando desde Uniteco Profesional desde 2015, las consecuencias que iba a traer este nuevo baremo serían todavía mayores. Y ya se están materializando. La aseguradora Zurich abandonó el sector de la RC sanitaria a finales del 2016, dejando de suscribir pólizas y de renovar las que tenían vigentes con sus clientes. Ahora es AIG quien dejará de proveer seguros de responsabilidad civil sanitaria a partir de 2019 con las comunidades autónomas con las que tenía convenio. Dos grandes compañías que abandonan el sector y crean todavía más inseguridad entre los médicos.

Antes, un médico podía tener una reclamación o dos en toda su carrera laboral, ahora puede llegar a tener hasta 14 reclamaciones

¿A qué se debe esta fuga masiva de las aseguradoras? La respuesta se puede encontrar en los medios de comunicación del sector: la cantidad de condenas millonarias que está habiendo desde la aplicación del citado baremo. Las reclamaciones aumentan y con ello el coste de la defensa jurídica así como las indemnizaciones. Antes, un médico podía tener una reclamación o dos en toda su carrera laboral, ahora puede llegar a tener hasta 14 reclamaciones. Esto es una situación que ninguna de estas aseguradoras esperaba y por eso han decidido abandonar el sector.

Y entonces, ¿qué es lo que tienen que hacer los médicos? Es simple. Tienen que estar bien asegurados. Con esta inestabilidad lo más importante, primero, es tener el respaldo de una compañía que domine y sea líder en el sector de la responsabilidad civil sanitaria. Una compañía que conozca la necesidad de los médicos y los proteja en su profesión. Y, junto a una compañía solvente, hay que disponer de una póliza premium que, ante la incertidumbre, sea capaz de cubrir el mayor espectro posible. Algo tan importante como la profesión médica no se puede cubrir con pólizas ‘low cost’. Es necesario que, detrás de un buen doctor, haya una buena póliza que cubra con un amplío capital y tenga coberturas que sean un ‘salvavidas’ para el asegurado. ¿Mi consejo? Dejarlo en manos expertas.

Se ha demostrado que la experiencia es un grado, ya que cubrir un siniestro no implica exclusivamente estar dispuesto a pagar una cantidad concreta, hay que saber gestionar cada siniestro, asignar el abogado apropiado, especializado y experimentado a cada caso, conocer la jurisprudencia, los peritos, y un largo etcétera que aportan un 95% al éxito de casos que ya asustan por las cantidades reclamadas.

Gabriel Jesús Núñez

Director General de Uniteco Profesional

2 Comentarios

  1. Está muy bien contar con una buena póliza de seguro, pero resulta que su precio es proporcional al riesgo que cubre, como es lógico: alta protección-costo elevado.
    Hay que transmitir seguridad jurídica a los profesionales y, para eso, es óptimo contar con unidades de medicina legal en los hospitales, llevadas por médicos especialistas en esa materia, acompañados por letrados expertos en derecho sanitario.
    Por otra parte, debe saberse que una alta expectativa de curación genera un bajo umbral de frustración: cada vez habrá más demandas y hay que intentar evitar la respuesta fácil, pero poco ética y desastrosa para el SNS, la medicina defensiva: formación y asesoramiento médico-legal constante.

  2. puedessertu says:

    Todavía se preguntan que pasa. ¿degradación laboral?¿falta de medios?¿aseguramiento por medios privados?¿introducción de prescripción por múltiple gente?

Deja un comentario