Cuestionamiento de aspectos esenciales de la Innovación Farmacéutica

Guardar

MEDICAMENTOS que MATAN.indd
MEDICAMENTOS que MATAN.indd
El doctor Peter C. Gøtzsche, autor del libro “Medicamentos que matan y crimen organizado”.

Este martes, 9 de septiembre, se presentó en Madrid el libro “Medicamentos que matan y crimen organizado” del que es autor el médico danés Peter C. Gøtzsche. Desde sus páginas se cuestionan aspectos esenciales de la Innovación farmacéutica que desarrollan importantes compañías, al tiempo que se dirige un duro alegato contra entidades reguladoras como la FDA (Food and Drug Administration) norteamericana.
La OCU, como escenario
Ana Sánchez (OCU), el doctor Peter C. Gøtzsche (Universidad de Copenhague), Ileana Izverniceanu (OCU), el doctor Juan Gérvas y Abel Novoa (organización “NoGracias”) Ana Sánchez (OCU), el doctor Peter C. Gøtzsche (Universidad de Copenhague), Ileana Izverniceanu (OCU), el doctor Juan Gérvas y Abel Novoa (organización “NoGracias”)

El acto de presentación tuvo lugar en la madrileña sede de la OCU, Organización de Consumidores y Usuarios, entidad con más de 300.000 socios en España, contando con la colaboración de la entidad cívica “NoGracias”, el Grupo de Trabajo sobre Salud, Medicamentos e Innovación (GTSMI), el equipo CESCA y Libros del Lince, editora de la obra. Como explicó la portavoz de la OCU, Ileana Izverniceanu, la presentación del libro de Gøtzsche se inscribe dentro de la campaña titulada "Que no medicalicen tu vida", que su entidad puso en marcha hace unos meses para avisar a la ciudadanía del peligro de un consumo excesivo de medicamentos. Para Izverniceanu resultó evidente que la salud de los ciudadanos requiere la existencia de médicos y medicamentos, pero también que estos últimos deben administrarse en su justa medida y no de la forma abusica que se hace a veces.
Contra ciertos ensayos clínicos
Gøtzsche explicó a Acta Sanitaria que dejó de participar en los departamentos de ensayos clínicos de importantes compañías, dando un giro a su carrera, cuando llegó a la convicción de que estaba “ayudando a vender medicamentos”, cuando no  era ese su propósito. Preguntado también sobre si temía alguna reacción “adversa” por parte de la Industria farmacéutica ante la publicación de su impactante trabajo, el autor contestó con claridad que no, y que sólo le preocupaba que no hubiera ninguna reacción a sus planteamientos por parte de la sociedad, lo que sin duda significaría una apatía generalizada ante gravísimos problemas de salud. Muy conocido por su oposición frontal al cribado generalizado mediante mamografías, Gøtzsche también se mostró extraordinariamente crítico con la moderna Psquiatría, llegando a asegurar que es una especialidad “enferma”.
200.000 muertes por efectos no deseados
El doctor Juan Gérvas (Escuela Nacional de Sanidad), columnista de Acta Sanitaria El doctor Juan Gérvas (Escuela Nacional de Sanidad), columnista de Acta Sanitaria

Tanto el autor como el doctor Juan Gérvas, verso libre de la Escuela Nacional de Sanidad, voz y ser personalísimo y amigo entrañable de esta cabecera, aseguraron que en la Europa extendida de nuestros días, cada año fallecen 200.000 personas debido a efectos adversos de sus medicaciones. Esta cantidad, que contrasta con los fallecimientos al volante (28.000), exige acciones decididas por parte de las autoridades políticas y sanitarias. En ese sentido, ambos médicos abogaron porque la financiación de la Innovación terapéutica (ensayos clínicos) se sufrague con fondos públicos, así como la formación continuada de los médicos y que todo ello se haga con la máxima trasparencia.
España debe hacérselo mirar
Como ciudadano venido del siempre tan ideal como idealizado Norte de Europa, Gøtzsche aseguró con tanta seguridad como rotundidad que, si España es el país donde más medicamentos se venden (con sus usos y sus abusos), donde penetran menos los genéricos, es una realidad que puede explicarse con un único vocablo: “Corrupción”. A esto añadió el profesor Gérvas que es muy raro que en España no haya habido hasta ahora alguno proceso judicial contra alguna compañía, siendo lo contrario la norma en otros países de nuestro nivel socioeconómico.