Alergia a alimentos en el niño

Guardar

Portada
Portada
Las doctoras María Teresa Boyano y María del Carmen García, del Servicio de Alergología Infantil del Hospital La Paz e investigadoras de IdiPAZ, abordan en este estudio esta patología y realizan una puesta al día desde una perspectiva estrictamente científica.

El estudio científico revela que los ingresos hospitalarios por reacciones alérgicas graves en niños se han multiplicado por siete en la última década. En España, en los últimos trece años, la frecuencia de sensibilización a alimentos se duplicó, pasando de un 3,6 a un 7,4 por ciento de la población. El estudio que incluye datos epidemiológicos ha sido recogido en esta nueva publicación.

Entre los factores de riesgo para el desarrollo de la alergia a alimentos, se encuentran los antecedentes genéticos y familiares, las características de los propios alimentos y su introducción en la dieta, así como la exposición ambiental. El estudio se centra sobre todo en la patología de la alergia a alimentos mediada por IgE (Inmunoglobulina E) porque es la más frecuente y conocida. Este tipo de alergia se manifiesta como reacción tras la ingesta del alimento y, en el caso de la alergia a leche de vaca y huevo, suele coincidir con su introducción en la dieta.

Sobre la base de todos estos datos, se puede extrapolar la importancia del libro Alergia a alimentos en el niño ya que unifica criterios y clarifica una disciplina en constante evolución. Sus dos autoras, junto a las Dras. Teresa Caballero, María Pedrosa, el jefe del Servicio de Alergología del Hospital La Paz, Santiago Quirce, y Araceli Díaz, del Centro de Biotecnología y Genómica de Plantas de la Universidad Polítecnica de Madrid y el Instituto Nacional de Investigación y Tecnología Agraria perfilan los aspectos generales de la alergia a alimentos del niño y su desarrollo concreto.
Estudio científico
El estudio hace un desarrollo de alergias a proteínas de la leche de vaca, huevo, pescados, mariscos, frutas, frutos secos, legumbres y cereales. Los tres últimos capítulos se centran en la inmunoterapia oral en alergia alimentaria, reactividad cruzada pólenes-alimentos vegetales y técnicas de análisis de proteínas. La realidad muestra que existen 120 alimentos descritos como causantes de alergias alimentarias. Los alimentos más frecuentes en la producción de reacciones alérgicas graves son: la leche, el huevo, el cacahuete, los frutos secos, las frutas (rosáceas) y algunas verduras.

Las alergias al pescado y los mariscos son menos frecuentes pero habitualmente bastante graves. En Europa continental las alergias más frecuentes en el niño son: al huevo, la leche y al cacahuete, mientras en los adultos son más habituales las alergias a la fruta fresca, el cacahuete, los frutos secos y las verduras. La evolución y pronóstico de estas alergias es bueno para la leche y el huevo. No lo es tanto para los frutos secos y el pescado. A los cinco años el 80% de los niños ya toleran la leche de vaca. En cuanto al huevo, a los cuatro años lo toleran el 50% y a los seis años el 66%.

La prevalencia de alergia a alimentos en niños menores de 3 años se encuentra entre el 6 y el 8 por ciento. Los alimentos más frecuentes que producen reacciones alérgicas, según los datos recopilados en el estudio, son la leche de vaca, el huevo y el cacahuete. En menores de dos años el alimento que con más frecuencia provoca alergias es la leche de vaca mientras que en menores de cinco años es el huevo. La alergia a proteínas de leche de vaca tiene una incidencia en la Comunidad de Madrid del 1,9 por ciento de los niños dentro de su primer año de vida.

Título: Alergia a alimentos en el niñoAutoras: María Teresa Boyano y María del Carmen GarcíaEdita: Área Científica Menarini

Archivado en: