Política y Sociedad los partidos envían conclusiones del Grupo de Sanidad de la Comisión de Reconstrucción

PSOE y Unidas Podemos proponen un Plan de recuperación “burnout” de sanitarios tras la Covid-19

— Madrid 26 Jun, 2020 - 12:25 pm

Los diferentes grupos parlamentarios han redactado los borradores de conclusiones obtenidas tras las reuniones del Grupo de Trabajo Sanidad y Salud Pública de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica del país, constituida en el Congreso de los Diputados; unas propuestas que incluyen, en el caso del Grupo Parlamentario Socialista junto al Confederal Unidas Podemos, la puesta en marcha de “un Plan de recuperación por síndrome de ‘burnout‘ o síndrome de estrés postraumático de los profesionales sanitarios, tras la crisis sanitaria de la Covid-19″.

El Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y Unidas Podemos (UP) plantean, también, en su documento conjunto, la creación de “un Plan de formación en gestión y atención en epidemias, específicamente Covid-19, a equipos sanitarios” y “garantizar la efectividad del derecho a la protección a la salud a través del acceso universal al Sistema Nacional de Salud (SNS)”. Además, proponen “impulsar un nuevo pacto social en pro de la Sanidad Pública” y “dotar a todas las organizaciones del SNS con presupuesto propio de órganos colegiados”.

Salvador Illa

El borrador en cuestión reclama “profesionalizar la gestión de las organizaciones y centros sanitarios, con procedimientos reglados de selección de directivos”; cerrar “la brecha entre directivos y profesionales de la salud”; promover “una cultura de buenas prácticas y de ética profesional”; y repensar “la institucionalidad actual del Consejo Interterritorial del SNS para dotarle de capacidades adicionales”, además de “estudiar la modificación del reglamento de su funcionamiento”.

En cuanto al papel del Ministerio de Sanidad, ambos partidos exigen “reforzarlo” y “dotarlo de recursos adicionales, de personal, económicos, tecnológicos, así como de capacidades”. “Elaborar un calendario de reformas legislativas derivadas de las propuestas de la Comisión” y “crear una subcomisión o grupo de trabajo parlamentario para el seguimiento de los acuerdos en materia sanitaria en el seno de las Cortes Generales”, son otras de las propuestas.

Mejorar las condiciones laborales

PSOE y Unidas Podemos exigen “acabar con la temporalidad y la precariedad” del personal sanitario, “introducir la posibilidad de fórmulas contractuales y retributivas orientadas para hacer atractivo el ejercicio profesional en las zonas rurales y otros puestos de difícil cobertura”, establecer “los mecanismos e incentivos para recuperar a muchos profesionales sanitarios que emigraron” y “aplicar fórmulas de contratación similares a las de los clínicos para los especialistas en Medicina Preventiva y Salud Pública”.

“Regular e incentivar la formación continuada de los profesionales sanitarios”, revisar “el número y el tipo de profesionales que configuran las actuales plantillas”, impulsar “políticas en pro de la igualdad de género”, reforzar “los pilares del compromiso ético y el profesionalismo de los sanitarios” y “seguir desarrollando la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias para permeabilizar la relación entre las especialidades tanto médicas como de Enfermería” son otras de las demandas de ambos grupos parlamentarios.

Asimismo, PSOE y Unidad Podemos piden “aumentar el número de plazas de Formación Sanitaria Especializada (FSE) en los territorios que así lo requieran”, reforzar a la Atención Primaria “para asumir la vigilancia frente a la Covid-19”, impulsar “los recursos de este nivel asistencial”, potenciar “la Enfermería Familiar-Comunitaria” y “optimizar el valor del Trabajo Social en salud”.

También en el campo de la Atención Primaria, requieren las formaciones en el Gobierno “reforzar la atención fuera de horas y urgente”; elaborar un Plan de digitalización; medidas para la precariedad laboral y los puestos poco atractivos; desarrollar la Salud Mental Comunitaria; dotar a las residencias de servicios adecuados; “reforzar los mecanismos de coordinación entre Atención Primaria, hospitalaria, dispositivos de Urgencia, Salud Pública, los servicios sociales de Primaria y los centros residenciales”; y “facilitar la permanencia en el hogar cuando así lo desee la persona” de una residencia; son otras de las propuestas.

Pedro Sánchez

I+D+i e industria farmacéutica

El borrador socialista y de UP propone “incrementar gradualmente la inversión en I+D+i en los próximos cinco años, hasta el 2 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB)”; consolidar “la convocatoria de ensayos clínicos no comerciales”; un “refuerzo del Plan para el Abordaje de las Terapias Avanzadas en el SNS y la Estrategia de Medicina Personalizada” y de “la colaboración público-privada con la industria farmacéutica y biotecnológica”.

También, estos partidos abogan por “crear, a través del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), una plataforma de vacunas”; que los centros del SNS integren a científicos en sus plantillas; extender “la categoría estatutaria de Facultativo Especialista Investigador”; una “Estrategia Nacional de Transformación digital del SNS” y “estudiar la implementación de las medidas propuestas en el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) en su Evaluación del gasto en medicamentos dispensados a través de receta médica (junio 2019)”.

Ambas fuerzas políticas sugieren “reforzar los componentes básicos de la política farmacéutica del SNS”; una “regulación selectiva de la inclusión de los medicamentos en la financiación pública”; generar una “activa política de genéricos y biosimilares”; sistemas “de intervención de precios”; la “eliminación de los copagos”; fomentar el “uso racional de medicamentos”; garantizar “la independencia de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)”; y “revisar, y actualizar, el programa PROFARMA (2017-2020)”.

Crisis sanitarias

Por otro lado, el documento incluye “desarrollar, con urgencia, un Plan de Emergencias de Salud Pública frente a epidemias y otras crisis sanitarias”; organizar “una red nacional de depósitos de reserva de material sanitario estratégico”; crear “Equipos de Respuesta Rápida (ERR)”; reforzar “la presencia de la Salud Pública española en las organizaciones internacionales”;  incluir la “diplomacia sanitaria”; impulsar “la formación de especialistas altamente cualificados en Salud Pública, así como la investigación”; y “planes de contingencia para prevenir y abordar posibles rebrotes” de la Covid-19 “o virus similares”.

Con carácter general, los dos grupos exigen el “aumento del total de la inversión pública en Sanidad hasta alcanzar, al menos, la media europea en porcentaje del PIB estabilizado al final de la legislatura”; crear “un Fondo de Reconstrucción Sanitaria plurianual”; incrementar “significativamente las camas hospitalarias de gestión y titularidad pública”; actualizar “el Sistema de Financiación Autonómica”; e “incrementar significativamente la inversión en Salud Mental”.

Propuestas del PP

Por su parte, el Grupo Parlamentario Popular alude a su ‘Pacto Cajal’ y propone, en su borrador, “la creación de una Agencia Nacional de Salud Pública y Calidad Asistencial”, y de “una Oficina de Atención a las víctimas de la Covid-19”; un “Plan de Recursos Humanos con el principal objetivo de lograr la estabilidad en el empleo”; la “formación especializada MIR que sea compatible con una actividad laboral digna y con una mejora en la retribución”; y “calificar como enfermedad profesional el contagio de los profesionales sanitarios por la Covid-19”.

Además, el PP plantea “dotar de medios y capacidad resolutiva la Atención Primaria”; un “Plan de Renovación de Tecnologías Sanitarias”; una “reserva estratégica de productos sanitarios”; incentivos “para potenciar la industria nacional de productos sanitarios (vacunas, medicamentos, EPI)”; un “Plan de atención para personas frágiles (mayores y dependientes), con canales de información para las familias y protocolos para la coordinación entre residencias, hospitales y centros de salud”; y “una financiación sanitaria estable”.

Pablo Casado

Borrador de Ciudadanos

Mientras, el Grupo Parlamentario Ciudadanos demanda “aprobar, con carácter urgente, una Estrategia en Covid-19 del SNS”; poner en marcha “una Red de Centros Hospitalarios de Emergencias”; impulsar “un Pacto de Estado por la Sanidad y la Salud Pública, que prevea un incremento sostenido de los recursos destinados al SNS, hasta alcanzar un nivel de financiación similar a la media de la Zona Euro, en torno al 7 por ciento del PIB”; y “una mayor operatividad en la toma de decisiones por parte del Consejo Interterritorial del SNS”.

“Recuperar la posición de liderazgo del Ministerio de Sanidad”; constituir “una Agencia Española de Información, Calidad y Evaluación Sanitarias (AEICES)”; promover “la profesionalización y la despolitización de la gestión sanitaria”; garantizar “el funcionamiento de una Tarjeta Sanitaria Única”; culminar “el proceso de implantación de una historia clínica digital común”; y “reforzar los canales de comunicación e interlocución con la Sanidad Privada”, son otras de las propuestas de Ciudadanos.

También, este partido pide “acabar con la elevada temporalidad en el ámbito de los servicios públicos de salud, con el objetivo de reducir la tasa de interinidad por debajo del 8 por ciento”; el “desarrollo del Registro Estatal de Profesionales Sanitarios”; reforzar “el número de efectivos del personal de Enfermería en los centros sanitarios, hasta llegar a ocho por cada 10.000 habitantes”, y potenciar sus funciones; impulsar “el desarrollo de la telemedicina”; e “implantar la figura del personal de Enfermería escolar con carácter permanente”.

Este grupo sugiere, igualmente, “posibilitar que los profesionales farmacéuticos de las farmacias comunitarias debidamente colegiados que, de conformidad con la normativa aplicable, desarrollen voluntariamente servicios asistenciales y de atención sanitaria y farmacéutica”; potenciar “la atención farmacéutica domiciliaria”; crear “una Agencia Española de Salud Pública (AESP) y una Red de Vigilancia en Salud Pública”; aprobar “una Ley de derechos de las personas con problemas mentales” y “una nueva Estrategia de Salud Mental”; elaborar “una Estrategia de Industria Sanitaria y Farmacéutica”; crear “una Reserva Estratégica de Medicamentos, Productos y Equipos Sanitarios”; y promover “la constitución de un Cuerpo de Reserva de Personal con Capacitación Sanitaria”.

Documento de Más País-Equo

El grupo Más País-Equo plantea “la universalidad del derecho a la asistencia sanitaria”; la “eliminación de copagos farmacéuticos”; la “aprobación de partidas presupuestarias extraordinarias finalistas desde el Gobierno central, que se movilicen a las comunidades autónomas para el fortalecimiento de los niveles de Atención Primaria y Salud Pública”; la “necesidad de una industria farmacéutica estatal a través de la creación de una empresa pública que pueda producir fármacos, vacunas u otros productos sanitarios”; y la “creación de una Agencia Nacional de Salud Pública”.

Esta fuerza política añade a sus conclusiones la importancia de “aumentar la oferta de especialización de médicos residentes de Medicina Preventiva y Salud Pública”; involucrar a la Atención Primaria “en el cuidado de las residencias”; incrementar el presupuesto de este nivel asistencial al “20 por ciento y, a medio plazo, hasta el 25 por ciento del gasto”; aumentar “el presupuesto sanitario público hasta la media de la Unión Europea (UE) y llegar al 7,5 por ciento”; y la creación de “una Oficina de Anticorrupción Sanitaria” y de una “Estrategia Estatal de Big Data y Transformación Digital del SNS”.

Íñigo Errejón

Planteamientos del Grupo Republicano

Por último, el Grupo Parlamentario Republicano exige el “respeto al marco competencial, y gestión sanitaria descentralizada en caso de futuras pandemias”; el “incremento de la financiación estructural del sistema de salud y estrategia para llegar a la media europea”; la “redistribución equilibrada de los recursos financieros estatales y/o europeos transferidos a las comunidades autónomas”; el “incremento de la financiación del sistema social en porcentajes equiparables al gasto sanitario”; y el “cumplimiento de la financiación estatal de la Ley de Dependencia”.

La “creación de un fondo específico de recursos para la adaptación a una priorización de la atención domiciliaria y para la adaptación a una priorización de la innovación al servicio de modelos no presenciales”; el “facilitar, desde el Ministerio de Sanidad, la financiación adecuada de los sistemas de salud de las comunidades autónomas, asegurando los flujos de los fondos de cohesión”; y el “apoyo a la implementación, con el presupuesto adecuado, para la atención a la cronicidad compleja”, forman parte del borrador del Grupo Republicano.

1 Comentario

  1. Pascual Martínez Ortiz says:

    Me quedo a cuadros. PSOE y UPod exgen, piden, proponen… accones para mejorar la sanidad. ¡¡¡Pero si están en el gobierno, lo que tienen es que hacer esas cosas, que para eso están!!!
    Sería buen momento para hacer que la sanidad pública fuera nacional, y quitar las competencias a las autonomías. Unificar el SNS.