Política y Sociedad Ha acabado con la infección por Hepatitis C en la prisión de El Dueso en Santoña

El programa cántabro de erradicación total de la hepatitis es exportable a toda la población

La experiencia de éxito total en la aplicación de un programa para la erradicación de la hepatitis C, implementado desde hace tres años en el centro penitenciario de El Dueso, en la localidad cántabra de Santoña, ha permitido la curación de todos los internos infectados por el virus y es exportable a otras prisiones y a al conjunto de la población.

Javier Crespo, María Luisa Real, Serafín Romero, Sonsoles Castro y José Ramón Pallás

Así lo explicaron el jefe del Departamento de Digestivo del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla de Santander, el doctor Javier Crespo, y el secretario general del Colegio Oficial de Médicos de Cantabria y médico en el Centro Penitenciario de El Dueso, el doctor José Ramón Pallás, quienes estuvieron acompañados en un acto celebrado en la Organización Médica Colegial (OMC) por su presidente, el doctor Serafín Romero; su vocal nacional de Médicos de Administraciones Públicas, la doctora Sonsoles Castro; y la consejera de Sanidad del Gobierno de Cantabria, María Luisa Real.

“Se trata de un programa muy satisfactorio que se puede exportar para erradicar la hepatitis C, no solo en nuestro país, sino también fuera de nuestras fronteras”, introdujo Serafín Romero, que dio la palabra a María Luisa Real. “Han coincidido tres aspectos fundamentales para que felizmente hayamos llegado a estos resultados en la prisión de El Dueso”, afirmó esta última.

Profesionales sanitarios y eliminación de trabas, claves del éxito

“Por un lado, la existencia de un excelente plantel de profesionales sanitarios y la estrecha colaboración entre estos y el Servicio Cántabro de Salud (SCS) a través de una integración funcional, en la que el equipo sanitario de El Dueso tiene acceso, entre otros elementos, a la Historia Clínica Electrónica (HCE). Además, se han desarrollado unas prestaciones sanitarias distintas a las tradicionales, por ejemplo, mediante el uso de la telemedicina. En segundo lugar, la Consejería de Sanidad cántabra ha abordado la hepatitis C como un problema de Salud Pública y, desde un principio, eliminamos toda traba administrativa y, por último, la labor de unos excelentes profesionales sanitarios y una ágil administración de los medicamentos para los infectados”, explicó Real.

María Luisa Real

La máxima responsable de la Sanidad cántabra habló del proyecto, con bases ya sentadas, y de un segundo paso que consiste en que “todos los pacientes con hepatitis C de Cantabria sean tratados de la misma manera que en el centro de El Dueso, con el fin de eliminar esta enfermedad en toda la comunidad autónoma”. Además, comentó que este programa, que se inició este año, “tiene una duración de tres años y permitirá detectar y erradicar la hepatitis C en la población cántabra de entre 40 y 70 años, para lo que se destinará un presupuesto de 1,5 millones de euros”.

José Ramón Pallás, quien está en contacto directo con los internos infectados en El Dueso, explicó en qué consiste el programa. “Se trata de un proyecto de microeliminación, pues El Dueso es una prisión pequeña en un entorno muy controlado y con unos objetivos muy claros. Los internos tienen una prevalencia de la patología que es entre seis y 10 veces superior a la de la población general porque tienen muchos factores de riesgo. Además, los pacientes tratados tienen gran posibilidad de reinfección”, sostuvo.

Gracias al programa no existen reinfecciones por el virus en El Dueso

“En sus inicios, en febrero de 2016 , contamos con 436 internos en El Dueso, a los que se les aplicó este programa de cinco fases, entre las que destacan el cribado universal, la identificación de la carga viral y el genotipo y el tratamiento a todos aquellos internos con carga viral, que en ese momento eran 52. Por último, y muy importante, la vigilancia y seguimiento de estos pacientes, lo que permite que, a día de hoy, no haya ninguna reinfección y que, si la hubiera, se volverían aplicar las cinco fases”, reveló Pallás.

José Ramón Pallás

“Los resultados fueron espectaculares con los antirretrovirales de nueva generación. Se usó la combinación de dos y hubo un 97 por ciento de éxito. Los tres casos no exitosos fueron tratados con un tercer antirretroviral y se acabó con el virus”, señaló este representante del centro penitenciario. Por su parte, Javier Crespo comentó que el Plan Estratégico Nacional de Hepatitis C implementado en 2014 va de la mano de la implantación de un fármaco excepcional, cuyo precio era de 100.000 euros en los inicios”. “Pese a este precio elevado, gracias a los pacientes y a las asociaciones científicas, el Ministerio de Sanidad se sensibilizó y se ha podido conseguir este éxito”, señaló.

Este representante del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla explicó que “la hepatitis C no se puede erradicar, pues no existe vacuna. Pensamos que entre 70.000 y 120.000 pacientes en toda España están infectados por hepatitis C y no lo saben. Así, tanto el cribado general y la posterior macroeliminación, como la microeliminación detectando el virus en poblaciones que conforman los grupos de riesgo, son igualmente necesarias”. En esta línea, el Gobierno de Cantabria apuesta por la microeliminación, además de en el Centro Penitenciario de El Dueso, en la población general de entre 40 y 70 años, porque la mayor parte de los infectados que no lo saben pertenecen a ese rango de edades”.

Cantabria tratará de erradicar el virus en Inserción Social

Con respecto a la microeliminación referida a las poblaciones de riesgo, Crespo indicó que, “en las prisiones, la incidencia es muy elevada, llegando al 20 por ciento de los internos hace algunos años. Otro colectivo de riesgo se encuentra en las unidades de hemodiálisis, así como aquellos pacientes con enfermedad hepática avanzada”. En Cantabria han detectado 17 subgrupos de riesgo “en los que hay que ser muy sistemáticos de cara a la eliminación”, destacó. Además, adelantó que se va a poner en marcha también el programa HONEST, “dirigido a personas en programas de inserción social, a los que se les hará una prueba de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) in situ con el fin de detectar la infección y tratar en caso positivo”.

Por su parte, Sonsoles Castro señaló que “el caso de éxito de la prisión de El Dueso no se podrá dar en todos los centros penitenciarios, por un lado porque el Real Decreto de la integración de la Sanidad Penitenciaria en los Servicios de salud no es todavía una realidad en todas las comunidades y, por otro, por la carencia de profesionales sanitarios en algunas de ellas”.

Pese a esta problemática, “la incidencia de la hepatitis C se ha reducido muchísimo, pasando de un 20 por ciento hace algunos años a un 6 por ciento en la actualidad, lo que redunda en el bienestar de la Salud Pública”, continuó Castro. Por su parte, Romero agradeció el trabajo de los profesionales sanitarios cántabros encargados de lograr el éxito de este programa y a la sensibilidad de la cartera sanitaria de la Administración de Cantabria.