Política y Sociedad

Presentado el ‘Libro Blanco de la Farmacia Comunitaria Europea’

Este Libro Blanco, aprobado durante su última Asamblea General el pasado 15 de noviembre, recoge también ejemplos de servicios sanitarios innovadores que los farmacéuticos desarrollan en diferentes países europeos con la formación, competencias y marco económico-legal correspondiente. La visión recogida en el Libro Blanco de la Farmacia Comunitaria de la UE se centra en cuatro áreas principales del ejercicio de la farmacia: la seguridad y el acceso a los medicamentos; la optimización de los resultados en salud de los pacientes; la salud pública y la eficiencia y calidad del sistema de salud.

El hecho de que la farmacia comunitaria sea en muchas ocasiones el primer y el último punto de interacción entre el paciente y el sistema sanitario, posiciona de forma única a la red de farmacias comunitarias dentro de los sistemas sanitarios. Sin embargo, está cambiando la forma en la que está organizada la asistencia sanitaria. Las farmacias comunitarias, como parte esencial de los sistemas sanitarios, están listas para asumir el cambio. Los farmacéuticos comunitarios han de desempeñar un papel activo dentro del equipo sanitario de atención primaria, apoyando el desarrollo de estrategias nacionales para la gestión de medicamentos y ofreciendo una gama más amplia de servicios centrados en el paciente.

Diversos estudios sobre el uso responsable de los medicamentos también destacan el potencial de los farmacéuticos para contribuir a un mejor uso de los medicamentos en aquellos pacientes que tomen múltiples tratamientos y para mejorar la adherencia a los mismos.

 

La Presidenta de la PGEU, Isabelle Adenot, ha destacado que «hay 154.000 farmacias comunitarias en la UE – es el establecimiento sanitario más ampliamente distribuido en Europa – y en la PGEU hay 32 países miembros con distintos sistemas sanitarios, si bien los farmacéuticos comunitarios están hablando con una única voz. Para asumir los desafíos actuales y futuros, queremos crear un futuro en el que los servicios ofrecidos por las farmacias comunitarias europeas, en el corazón de las comunidades y por parte de unos profesionales de la salud altamente cualificados e independientes, ayude aún más a los pacientes, mejore el resultado de sus tratamientos y contribuya a la eficiencia y calidad del sistema sanitario».

Deja un comentario