Política y Sociedad Entrega de los segundos premios IDIS de periodismo

La falta de rigor periodístico es la principal amenaza para la información de salud

En la segunda entrega del Premio Periodístico QualityHealthcare, bajo el lema ‘Cuando se hace bien, hay que reconocerlo’, se ha confirmado que la falta de rigor periodístico es la principal amenaza para la información de salud, una aseveración realizada dentro de la jornada de la Fundación Instituto para el Desarrollo y la Integración de la Sanidad (IDIS), titulada ‘Redes sociales, ciberperiodismo y nuevos géneros’.

Luis Mayero

Reconocer y premiar

El presidente la Fundación IDIS, el doctor Luis Mayero, agradeció a las asociaciones profesionales su participación en el evento, al tiempo que elogió la calidad y el mérito de los periodistas premiados y sus trabajos.

Como finalidad principal de los galardones, el máximo representante de la institución convocante señaló el compromiso de la Fundación por incrementar la comunicación y la calidad de la información de salud, mediante el reconocimiento de la realidad de la asistencia sanitaria y la contribución de las esferas, pública y privada, a la solvencia del sistema sanitario de todos. Ello siempre desde criterios de excelencia, tal como destacó.

Luis Mayero apuesta porque el cambio que suponen las tecnologías de la información y la comunicación mantenga firme al periodismo en sus señas de identidad, que son la integridad y el rigor, de forma que nunca ceda en la buena praxis, dentro de la imprescindible función social que realiza para la buena marcha de las sociedades modernas y libres.

Laura Martínez

Ciudadanos fuente

Sobre atributos refrendados por los códigos éticos profesionales, como la verdad, la independencia, la humanidad, la imparcialidad y la responsabilidad, el máximo representante del IDIS estima que el profesional de la información debe saber conjugar también la versatilidad e inmediatez que ofrecen los nuevos canales. Todo ello sin olvidar, aclaró, el peso creciente de Internet al hacer de cada ciudadano una fuente real o potencial.

Como directrices para el ejercicio profesional, Mayero recordó que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) describió la libertad de información como un derecho fundamental y piedra angular de la vida en libertad, con principios asentados en la Conferencia de París y, más tardíamente, en el Pleno del Parlamento de Europa, en 1993, para la adopción de estos principios éticos en todo el continente. Ello además del epílogo del código sancionado en Sevilla por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE), como baluarte de integridad y buenas prácticas.

Laura Gutiérrez

Tiempos de infoxicación

A partir de un estudio de Doctoralia, Mayero recalcó el interés creciente de la sociedad por la salud, con la preocupación que supone que el 76,3 por ciento de los médicos detecte un gran impacto de la información digital en los pacientes; desde una alarma en la que el 51,7 por ciento de ellos padece informaciones erróneas, contradictorias o no actualizadas en sus consultas. Ello como expresión de lo que ya se conoce como “infoxicación”, o exceso de información nociva, o sin valor, en temas de salud.

Mencionó también el presidente del IDIS el Foro y Diálogo, de esta institución, en el que se denunció la “posverdad”, como neologismo adoptado para denominar los infundios que corren entre la población con ánimo manipulador. De esta forma, los datos comprobados se ven arrinconados por los prejuicios, en un ámbito muy sensible y repercutido por la globalización y la polarización de las posiciones políticas. Concluyó su intervención con una invitación a la presentación del primer informe IDIS sobre experiencia de paciente, que se llevará a cabo el martes, 12 de junio.

Nemesio Rodríguez

Verificar para contrastar

El presidente de la FAPE, Nemesio Rodríguez, dio la bienvenida a los asistentes a la “casa de los periodistas”, en referencia a la sede de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM). Coincidió con Mayero en que es responsabilidad del periodista ofrecer información fiable y contrastada, una exigencia mayor en un mundo sometido a un “tsunami” de información muchas veces interesada, por lo que la verificación de los datos debe ajustarse siempre, según afirmó, al lema estadounidense de, “si tu madre te quiere, contrástalo”, con el mandato también de desconfiar a priori, añadió, de los datos oficiales.

Emilio de Benito

En Medicina, Nemesio Rodríguez alertó de la supuesta información sobre productos milagro o con propiedades maravillosas, lo que requiere a los periodistas preparación, firmeza y empecinamiento en la búsqueda de la verdad. Sin esas virtudes, el periodismo se diluye y se convierte en la narración de hechos no creíbles, falsos o intrascendentes, comentó.

Duro oficio de jurado

El presidente de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS), Emilio de Benito, rezongó por lo penoso que resulta ser jurado y la carga de trabajo que conlleva, además de poner en peligro amistades al salvaguardar la imparcialidad. Señaló también que los políticos actuales dan tuits y no titulares, salvo en Economía y el Ministerio de Sanidad, donde se sigue en tiempos pretéritos.

Además de evocar su formación en Químicas, Emilio de Benito confió en que la nueva generación de periodistas nacerán nadando ya en los nuevos medios digitales y que la experiencia les enseñará a discernir lo verdadero de lo incierto o, al menos, lo que más se le parezca.

Fernando Mugarza

Un mundo de cibernautas

La mesa sobre redes sociales, ciberperiodismo y nuevos géneros fue moderada por el director de Desarrollo Corporativo y Comunicación de la Fundación IDIS, el doctor Fernando Mugarza, quien aprovechó para compartir con los presentes su asombro porque, en 2018, hay en el mundo más de 4.000 millones de personas que usan Internet, es decir, el 53 por ciento de la población mundial. Ello en un planeta en el que 5.135 millones de habitantes también tienen teléfono móvil (68%), además de existir 3.196 millones de sujetos activos en las redes sociales.

Sobre España, Fernando Mugarza afirmó que el 85 por ciento de las personas tienen acceso a Internet, lo que supone 39,3 millones de personas; además de un 58 por ciento de individuos activos en las redes sociales. Ello sin olvidar que usa teléfonos móviles el 80 por ciento de los ciudadanos, lo que ya suma 23 millones en el país.

Dentro de lo que Mugarza llamó “economía de la atención”, circulan en un solo minuto de Internet 20,8 millones de whatsapp y 452.000 tuits, se conectan 900.000 personas a Internet y se reproducen 4,1 millones de horas de vídeo online. Según datos del profesor José Alberto García Avilés, quien es miembro de la Universidad Miguel Hernández de Alicante, refirió.

Las cifras de la revolución informativa

Afirmó también Mugarza que los medios de comunicación son cada vez más proclives a replicar noticias y nutrirse en parte de los contenidos de los medios sociales para su trabajo, en una dinámica común para el el 50 por ciento de los periodistas españoles, en coincidencia con la lenta agonía del papel y los medios impresos.

A partir de investigaciones del Instituto Reuters, el director de comunicación del IDIS señaló que el 80 por ciento de la información que reciben los ciudadanos viene de la televisión y las redes sociales, con un residual entre 5 y 6 por ciento para la prensa escrita, por lo que los especialistas auguran, comentó, que la publicación de diarios pronto quedará relegada al fin de semana.

En cuanto el impacto en el empleo, Mugarza calculó que, en 1990, en Estados Unidos, había 458.000 empleados en el sector tradicional de los medios y que, ya en 2016, habían bajado a 183.000, con la irrupción de 200.000 nuevos puestos de trabajo en medios digitales.

Horizonte Google

Además de precisar que el buscador Google vale hoy 50.000 millones de dólares, lo que equivale a más del doble de todos los diarios estadounidenses juntos, Mugarza añadió que los teléfonos inteligentes dominan sobre las demás pantallas electrónicas y que la gente dedica una media de 2,8 horas diarias a informarse por ese cauce, con cierta predilección, matizó, por las noticias extensas frente a las breves.

Además, y con la intención de espolear el debate, el máximo exponente de la comunicación del IDIS recordó que hace 20 años Tim Robins ya predijo la muerte del periodismo, Con lo que Mugarza consiguió el objetivo buscado, ya que la charla posterior fue intensa y vivaz.

Anna Valderrama

Por la impecabilidad

La jefa del Departamento de Televisión en España y Portugal de Reuters TV, Anna Valderrama, apeló a los principios éticos de su compañía a la hora de hacer un buen trabajo, de forma que llegar los primeros no suponga sucumbir al empuje de la urgencia, con sacrificio de la validez del contenido visual e informativo. Así, informó, en Reuters se rechazan vídeos movidos o de ínfima calidad informativa.

Destacó también Anna Valderrama que la compañía a la que representa tiene mesas de validación para enjuiciar y dar curso a los vídeos que deben ser publicados y los que no. Como valor social de los medios, citó la crisis del ébola y el colosal esfuerzo que realizaron los gabinetes de Comunicación durante la misma.

Ana López

De oportunidades y amenazas

La responsable de Periodistamovil.com, Ana López, estima que, tras haber perdido el trabajo y haber pasado al periodismo digital, Internet es más una oportunidad para los periodistas que una amenaza.

Se fijó Ana López en el desplazamiento del interés del público hacia el entretenimiento y la amenidad, antes que hacia la búsqueda de la verdad y el conocimiento. La periodista declaró, igualmente, que el periodismo ni se crea ni se destruye, ya que como su propia experiencia personal demuestra, solamente se transforma.

José Antonio Plaza

Equilibrio digital

El coordinador de redacción de Diario Médico, José Antonio Plaza, considera que los periodistas que reparten su tiempo entre el periodismo digital y el tradicional no lo reparten del todo bien por las actuales dinámicas laborales.

José Antonio Plaza confesó que busca información en las redes sociales, entendidas como un gran piélago en el que hay de todo, chascarrillos, protonoticias o noticias puras que no deben desvirtuar el trabajo periodístico. Esta es una labor que debe hacerse de la misma forma que hace 100 años. Habló también de credibilidad como base del trabajo del informador y esencia de la propia democracia.

Raquel Seco

Criterio y nuevas herramientas

La coordinadora de redes sociales de El País, la periodista Raquel Seco, sentenció que el periodismo se ejerce con las herramientas disponibles y que, en la era digital, sus exigencias profesionales y parámetros de calidad deben ser los mismos de siempre.

Observó esta periodista también que, cuando se viaja en el metro, se ven muchos más teléfonos inteligentes que libros en las manos de los viajeros. Así, opinó, igualmente, que las redes sociales echan abajo las barreras que tradicionalmente tenían los medios, respecto a los ciudadanos a los que sirven.

Manuel Vilches

Acreditar webs

El director general del IDIS, el doctor Manuel Vilches, se quejó porque no hay tiempo suficiente para aplicar un criterio selectivo ante el aluvión de noticias que se recibe cada día, por lo que pidió un sello de calidad o acreditación para las páginas webs y poder así separar el grano de la paja.

Desde el público asistente, el fotógrafo José Luis Pindado reflexionó que algo falla en el periodismo español cuando hay un problema gravísimo de droga y delincuencia en la provincia de Cádiz, y sólo hay un equipo de investigación actualmente sobre el tema, y es de Colombia.

Al igual que los médicos piden consejo a sus colegas “buenos”, Manuel Vilches aseguró que hay que hacer lo mismo con los periodistas, como en el caso de los premios otorgados durante la jornada.

Firmas propias

Mereció el primer premio y 3.000 euros Laura Gutiérrez, periodista de Diario Médico; mientras que Laura Martínez, informadora de EFE Salud, logró el segundo y 1.000 euros. También se otorgó una mención especial a Ana Medina, con otros 1.000 euros.

Adolfo Fernández Valmayor

Informar y centrar al paciente

Clausuró el acto el secretario general de la Fundación IDIS, el doctor Adolfo Fernández-Valmayor, que defendió un modelo colaborativo, en el que médicos, pacientes y periodistas busquen una sociedad más sana en todos los aspectos. Ello dentro de realidades en las que, la información, como bien muy sensible, ayude en el largo camino hacia el empoderamiento del paciente, en un contexto muy variable y tecnológicamente vertiginoso, con la prevención que motiva que más del 80 por ciento de los internautas se nutra de información de Medicina y salud en Internet, por lo que aboga por los protocolos para la detección y eliminación de noticias falsas.