Un informe de la Comisión Europea constata mejoras en la seguridad sanitaria de la Unión Europea

Ante emergencias de salud

Guardar

europa_comision
europa_comision
La Comisión Europea ha hecho público un informe en el que se constatan "mejoras" en la seguridad sanitaria de la Unión Europea (UE) ante coyunturas de emergencias de salud, ya que considera que ésta "funciona adecuadamente" en estas circunstancias extraordinarias.

A juicio de este órgano comunitario, tal y como relata en el mencionado documento, a esta situación óptima contribuyó principalmente "la normativa puesta en marcha desde hace dos años orientada a la capacidad de planificación, evaluación de riesgos, suministro de tratamientos y base jurídica sólida".

Este informe de la Comisión Europea "evalúa, en particular, cómo los mecanismos diseñados a la hora de notificar una alerta, evaluar el riesgo y gestionar una amenaza transfronteriza, entre ellos el Sistema de Alerta Temprana y Respuesta (SAPR), la red de vigilancia epidemiológica, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC), y el Comité de Seguridad Sanitaria (CSS) han funcionado desde que en noviembre de 2013 la UE, a través del Parlamento y Consejo Europeo adoptara esta normativa".
Decisión nº 1082/2013/EU
Según expone este órgano comunitario, la Decisión nº 10822013EU fue instaurada con la pretensión de "fortalecer la capacidad de coordinación ante una emergencia transfronteriza sanitaria y/o de salud pública". Ésta estableció, entre otros, el objetivo de "fortalecer la preparación de planificación", indica.

"Mejorar la evaluación y la gestión de las amenazas transfronterizas para la salud de riesgos, establecer las disposiciones necesarias para el desarrollo y la implementación de una adquisición conjunta de productos sanitarios, y mejorar la coordinación de la respuesta a nivel de la UE al proporcionar un mandato legal sólida para el Comité de Seguridad Sanitaria" fueron sus otras metas, según explica la Comisión Europea.

Ahondando en el informe, la Comisión, además, señala que "en todos los casos analizados, los mecanismos y estructuras creados al respecto han demostrado un funcionamiento eficaz que alcanza el nivel de calidad necesario en caso de amenaza transfronteriza grave para la salud". "Especialmente, estas estructuras han funcionado correctamente durante el brote de ébola, el síndrome respiratorio de Oriente Medio causado por un coronavirus y la amenaza de poliomielitis", declara.

Por último, la Comisión Europea destaca la puesta en marcha un nuevo mecanismo para que los Estados miembros participen en un procedimiento de adquisición conjunta con las instituciones de la Unión, "con objeto de facilitar la adquisición anticipada de productos médicos de respuesta sanitaria para las amenazas transfronterizas graves para la salud".