SEPAR recuerda que hasta el 20 de mayo hay plazo para trasponer la Directiva europea sobre tabaco

a la legislación española

Guardar

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha recordado que el próximo 20 de mayo es la fecha límite de trasposición a las legislaciones nacionales, incluida la española, de la Directiva 2014/40/UE del Parlamento Europeo y del Consejo (3 de abril de 2014) para regular las disposiciones legales, reglamentarias y administrativas de los Estados miembros en materia de fabricación, presentación y venta de los productos del tabaco y relacionados.

20 SEPAR im-1En este sentido, esta sociedad científica pone de manifiesto que implantar el empaquetado genérico, regular el cigarrillo electrónico como medicamento y financiar el tratamiento para dejar de fumar a los pacientes con EPOC es imprescindible para la lucha contra el tabaquismo en España.

En materia de actualización de los requisitos sobre el etiquetado y envasado de los productos del tabaco, la SEPAR considera que es fundamental incluir la implantación del empaquetado genérico, es decir, que los paquetes de tabaco sean menos atractivos mediante la eliminación de publicidad, logotipos, referencias de marcas y colores de las cajetillas.
Cigarrillos electrónicos
Respecto a la regulación de los productos relacionados con el tabaquismo, como son los cigarrillos electrónicos, los neumólogos aseguran que es esencial que los cigarrillos electrónicos se regulen como medicamentos, con el objetivo de controlar su consumo. Además, la regulación de este dispositivo como una medicación contribuiría a que su producción y distribución se ajustasen a los estándares de calidad y seguridad requeridos para productos de uso farmacéutico.

Según el citad colectivo, por el momento no existen ensayos clínicos realizados con el suficiente rigor científico que demuestren que el cigarrillo electrónico es eficaz para ayudar a dejar de fumar. Por el contrario, algunos estudios apuntan a que el uso de cigarrillos electrónicos se asocia con una menor tasa de deshabituación tabáquica, y que la probabilidad de abandonar el tabaco es un 28% inferior en los consumidores de e-cigarrillos que en los fumadores de cigarros convencionales.
Regulados como medicamentos
En este sentido, el coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR, doctor José Ignacio de Granda, subraya que los cigarrillos electrónicos deben ser regulados como medicamentos, lo cual “facilitaría que se evaluarán de forma científica su eficacia y seguridad para ser usados como terapia para dejar de fumar”. En la Unión Europea son  12 los países que apoyan que los cigarrillos electrónicos sean regulados como medicamentos.

Finalmente, otro de los aspectos que destaca la citada sociedad científica es la conveniencia de promover la financiación de los tratamientos del tabaquismo a través del Sistema Nacional de Salud (SNS), como se financian los tratamientos de cualquier enfermedad crónica, y además debería ser prioritaria para fumadores que sufren EPOC y en pacientes hospitalizados. Estudios recientes demuestran que financiar el tratamiento del tabaquismo para los pacientes con EPOC supondría un ahorro de 4.258.000€ a los cinco años para el SNS. Con ello dejarían de fumar hasta 17.756 pacientes, a diferencia del modelo actual sin financiación en el que sólo abandonan el hábito 1.303 pacientes.