RANM
RANM

SEDISA apunta a una Sanidad basada en el valor aportado para mejorar calidad y sostenibilidad

En la Jornada Científica Extraordinaria ‘Gestión Sanitaria y resultados clínicos’

Guardar

La Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), la Organización Española de Hospitales y Servicios de Salud (OEHSS) y la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) han celebrado, en la sede de esta última, y con la colaboración de las compañías farmacéuticas AstraZeneca y Janssen, la Jornada Científica Extraordinaria ‘Gestión Sanitaria y resultados clínicos’, que tuvo como objetivo crear un punto de encuentro para que clínicos y directivos trabajen por una Sanidad basada en el valor aportado como opción eficaz hacia una mejor calidad, eficacia y sostenibilidad.

Carlos Mur, Francisco Merino, Joaquín Poch y José Soto

En esta sesión estuvieron presentes el vocal de la Junta Directiva de SEDISA, el doctor Carlos Mur; el presidente de OEHSS, el doctor José Soto; su homólogo en la RANM, el doctor Joaquín Poch; y el gerente de Ordenación Sanitaria e Innovación Organizativa del Servicio Madrileño de Salud (SERMAS), Francisco Merino.

Para que gestión y resultados formen un todo y aportar una Sanidad basada en el valor, Joaquín Poch afirmó que "se necesitan profesionales sanitarios comprometidos con la gestión y directivos de la salud profesionalizados". En este punto concreto, añadió que "los clínicos deben adoptar elementos de economía, conocimientos empresariales y de gestión en su día a día, en el convencimiento de que una buena gestión se consiguen mejores resultados clínicos".

Por su parte, José Soto aseguró que “la Sanidad basada en valor significa construir servicios sanitarios que aporten salud con la máxima calidad y seguridad, pero con mínimos costes y con la mínima repercusión en el medio ambiente. En definitiva, una opción viable y eficaz para hacer evolucionar el sistema sanitario hacia donde se necesita”.
Un sistema capacitado
Desde el punto de vista de la profesionalización en este ámbito, Carlos Mur señaló que “en los últimos años, se han puesto en marcha diversas iniciativas autonómicas, si bien tenemos aún un largo camino por recorrer para hacer posible una gestión sanitaria profesionalizada que aporte la calidad y la eficiencia que el sistema sanitario necesita".

Para llevar a cabo esta tarea, Mur detalló que "desde SEDISA, nos planteamos tres líneas de trabajo fundamentales: la definición conceptual de un sistema capacitado que haga posible la profesionalización de los directivos, mediante contratación y despido (que no nombramientos y ceses), basado en la selección curricular por experiencia y formación; un pacto político por la profesionalización y la conservación del sistema; y la creación de un sistema que acredite la validez de un directivo para el cargo que va a ocupar".

Además, el representante de esta sociedad hizo hincapié en la importancia de que “desde los directivos de la salud se transmita a pacientes y sociedad en general lo relevante de la profesionalización de los directivos a favor de una gestión sanitaria de calidad, que se traduce en ofrecer la mejor asistencia sanitaria a los pacientes, contando con su participación, con la mejor calidad y haciendo posible que el sistema sanitario siga existiendo como lo conocemos”.

En este sentido, Francisco Merino destacó que "desde la Consejería somos conscientes de la necesidad de hacer partícipes y adherir a todos los profesionales en el ámbito de la gestión sanitaria, y con este tipo de iniciativas formativas e informativas se ayuda a trabajar en un horizonte común".
El paciente en el centro
Incluir a los pacientes en la forma de trabajar y entender el sistema sanitario fue otro de los puntos destacados en esta jornada. Sobre este aspecto, el vocal de la Junta Directiva de SEDISA manifestó que "el papel de los resultados clínicos es clave: aportan evidencia a los profesionales sanitarios para gestionar el proceso terapéutico de sus pacientes, aportan conocimiento sobre calidad, resultados en salud y eficiencia a los directivos para llevar a cabo una gestión y planificación eficientes".

Además, Mur resaltó que "estos sistemas hacen posible o ayudan a construir el proceso asistencial con el paciente, de verdad en el centro y, al mismo tiempo, su conocimiento por parte del paciente le ubica a éste en una posición privilegiada para poder gestionar o participar en la gestión de su proceso terapéutico y asistencial”.

Según el presidente de OEHSS, “es imposible separar los resultados de la salud de la gestión sanitaria. Una cosa sin la otra no tiene sentido, ya que se trata de la aportación de los clínicos a los directivos, en conocimiento, como una herramienta clave en la gestión y a través de la que los directivos deben desinvertir y reinvertir en aquello que les es más eficaz a los clínicos para ofrecer a los pacientes la mejor atención y cuidado”.

Para ello, Soto declaró que “los pacientes ven el resultado final de nuestro trabajo y no el trabajo en sí. Ven cómo está el hospital, si incorporamos fármacos, si están adaptados a minusválidos, etc. Juzgan la labor y nos piden fortalecer competencias con base en su percepción y análisis”.