EDjKK3xX4AIumem
EDjKK3xX4AIumem

Sanidad alerta de los riesgos para la salud de los nuevos dispositivos de tabaco

Según datos provisionales de 2018, la mitad de los jóvenes españoles los ha probado

Guardar

La ministra de Sanidad en funciones, María Luisa Carcedo, ha presentado este miércoles, 4 de septiembre, la campaña institucional contra el tabaco, insistiendo en que "todas las formas de fumar, incluidas las nuevas, también crean adicción y son perjudiciales para la salud".

La iniciativa 'El tabaco ata y te mata' tiene como objetivo concienciar, sobre todo a los más jóvenes, de que "el tabaco siempre es perjudicial, se consuma como se consuma", concreta la Administración sanitaria. Las pipas de agua, los cigarrillos electrónicos, el tabaco calentado y los vapeadores también crean adicción y son perjudiciales para la salud. "No queremos que les engañen", insistió la titular de la cartera sanitaria del Gobierno, quien recordó que el tabaquismo provoca 50.000 muertes "prematuras" en España cada año.

Se trata de la primera campaña que realiza el Ministerio de Sanidad para alertar a la población sobre los riesgos para la salud que tienen los nuevos productos emergentes. "Pretendemos eliminar falsos mitos y creencias erróneas asociadas al consumo de los distintos productos del tabaco", explicó María Luisa Carcedo.

La titular de la cartera sanitaria de la Administración nacional dio a conocer dicha iniciativa acompañada por la directora general de Salud Pública, Pilar Aparicio, y la delegada del Gobierno para el Plan Nacional Sobre Drogas (PNSD), Azucena Martí.
Aumento entre los jóvenes
La preocupación del Ministerio de Sanidad responde a los datos que arrojan las encuestas oficiales, en las que se refleja que el consumo de estos nuevos dispositivos es mayor entre los jóvenes que en el resto de grupos de edad. En la Encuesta EDADES 2017, el 9 por ciento de la población de 15 a 64 años declaraba haber probado estos dispositivos. Según este mismo estudio del año 2016, el 21 por ciento de los jóvenes de entre 14 y 18 años, había fumado por esta vía alguna vez.

Además, la información consultada por el Ministerio de Sanidad indica que el consumo aumenta significativamente entre los más jóvenes. En la Encuesta ESTUDES de 2016, uno de cada cinco jóvenes había probado estos dispositivos. En los datos provisionales de 2018, asciende a casi uno de cada dos.

También resalta la Administración sanitaria central que "es significativo el hecho de que el cigarrillo electrónico tiene la percepción de riesgo más baja entre todas las drogas y sustancias". Solo el 34 por ciento de los estudiantes piensa que consumir cigarrillos electrónicos puede causar bastantes o muchos problemas de salud. "En cambio, si se trata de tabaco o de alcohol, el 92 y el 90 por ciento, respectivamente, de los encuestados percibe ese riesgo", destacó Azucena Martí.

Carcedo insistió en que "fumar un vapeador, una pipa de agua o un cigarrillo electrónico crea adicción y es una puerta de entrada al consumo de tabaco". Entre los estudiantes que usan cigarrillo electrónico, el 78 por ciento declara haber fumado tabaco, mientras que entre quienes no lo usan, la cifra es de un 28 por ciento.