Navarra asume las consultas de pacientes con trasplante renal en control en la Clínica Universitaria

En el Complejo Hospitalario

Guardar

ZONAHOSPITALES_JPG
ZONAHOSPITALES_JPG
El Servicio de Nefrología del Complejo Hospitalario de Navarra (CHN) ha comenzado a realizar, de manera progresiva, las consultas de revisión y el seguimiento de aquellos pacientes trasplantados de riñón en la Clínica Universidad de Navarra (CUN) y que, hasta ahora, eran seguidos de forma exclusiva en dicho centro, pasando a efectuarse ahora de manera compartida.

El consejero de Sanidad del Ejecutivo de la Comunidad Foral de Navarra, Fernando Domínguez, detalló en una sesión de Gobierno que “con esta medida, el Departamento de Salud persigue normalizar la continuidad asistencial de los y las pacientes". Sobre este punto, añadió que "por lo general, en este tipo de situaciones el centro de origen, es decir, el que diagnostica la enfermedad renal crónica y, por consiguiente, la posible necesidad de realizar un trasplante, suele ser el que realiza el seguimiento postrasplante”.

Respecto a los controles durante los seis meses siguientes al trasplante renal, el titular de la cartera sanitaria de la Administración regional afirmó que "se continuarán realizando en la CUN y se prevé mantener una visita anual de seguimiento en la misma de todos aquellos casos trasplantados en este centro hospitalario". Además, "de igual forma, los pacientes con doble trasplante, hepático y renal o cardíaco y renal, seguirán siendo controlados en la CUN", destacó.

Desde este mismo Departamento manifiestan que "la calidad técnica de este procedimiento está plenamente garantizada gracias a la colaboración y coordinación existente entre los Servicios de Nefrología del CHN y de la CUN". En este sentido, ambas instituciones sanitarias resaltan "la existencia de un acuerdo de tratamiento integral de la enfermedad renal crónica en Navarra entre ambos servicios, dentro de un marco colaborativo en los aspectos asistenciales, docentes y de investigación".
Consultas de revisión en 2016
En relación con los datos registrados por la Consejería de Sanidad del Gobierno navarro, a finales de 2016 había en esta comunidad autónoma un total de 542 pacientes trasplantados de riñón en seguimiento, de los que alrededor de 500 eran controlados ambulatoriamente en la CUN. Para ello, según asegura, "se realizaron, entre otros procedimientos, más de 1.700 consultas de revisión".

De esta forma, "la mayor parte de los casos de enfermedad renal crónica en la Comunidad Foral se diagnostican en el CHN, y en caso de que el paciente precise un trasplante, éste se efectúa en la CUN en virtud del acuerdo marco para la prestación de asistencia sanitaria a todos los beneficiarios del Servicio Navarro de Salud-Osasunbidea (SNS-O), renovado en 2016 por un periodo de cuatro años", concluye la cartera sanitaria autonómica.