Los socialistas proponen un Pacto de Estado por la pobreza infantil y otro por el retorno de los profesionales

Conxita Tarruella insiste sobre la vacuna de la varicela

Guardar

images[2]
images[2]
Ana Mato

Agitada jornada para la ministra de Sanidad, Ana Mato, que en el penúltimo pleno antes de las vacaciones del Congreso de los Diputados ha recibido dos propuestas de Pacto de Estado por parte del Grupo Socialista: uno, para el retorno de los profesionales sanitarios que se han tenido que marchar por falta de expectativas laborales y otro,  para acabar con la pobreza y la exclusión infantil. Conxita Tarruella, de CIU, optó por la interpelación urgente para que la ministra se explicara sobre las restricciones en la dispensación de algunas vacunas y, concretamente, la de la varicela.

La pregunta de José Martínez Olmos, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad, trataba de obtener respuesta sobre qué planes tiene el Gobierno para afrontar el problema de la destrucción de miles de empleo; situación que conocieron hace unos días cuando el ministro de Hacienda y Adminsitraciones Públicas, Cristóbal Montoro, planteó la semana pasada que solo se puede reponer el 10 por ciento de las plazas vacantes que dejan las jubilaciones en las administraciones públicas.
Un Pacto por el retorno de los profesionales
Martínez Olmos sitúa en unas 30.000 las plazas perdidas; situación por la que se ha creado un incremento de las listas de espera y una sobrecarga de las tareas asistenciales con la consiguiente merma de calidad asistencial. Ante el panorama, ha propuesto- este miércoles 9 de julio- hacer un plan de recuperación o retorno de los profesionales que han tenido que salir de España, para el que esperan el apoyo del Gobierno.

La ministra, además de “insultante”, lo ha tildado de “demagógico”, ya que como todo el mundo conoce esta situación depende de las comunidades autónomas, esgrimía. Martínez Olmos replicó que el que no se puedan reponer las plazas que quedan vacantes es una decisión del ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, “con la impasibilidad de la ministra ante la disminución de unos efectivos que afecta a su gestión”; circunstancia que le llevó a mantener “que la ministra demuestra su escaso conocimiento y que no defiende la sanidad". A lo que añadió que “el problema de esta ministra ( a la que en ningún momento cita por el nombre) no es que desconociera la sanidad cuando llegó, sino que la sigue desconociendo casi tres años después”.

La también socialista Guadalupe Martín González efectuó la pregunta de cómo piensa el Gobierno atender a los informes que alertan de los riesgos del anteproyecto de reforma de la ley del aborto para la salud de las mujeres, además de la pérdida de sus derechos. Martínez Olmos como portavoz de la Comisión de Sanidad evalúa que la modificación legislativa va a suponer un dramático aumento de los abortos clandestinos, "corroborado por la propia OMS". La derogación de la ley, en caso de que lleguen al Gobierno, es la salida que ve el principal partido de la oposición al anteproyecto de Gallardón.
La dramática situación de pobreza de muchos niños españoles
La pobreza infantil tuvo su espacio en otra pregunta de la socialista Esperanza Esteve Ortega, quien requería de la ministra que le respondiera a cómo se iba a enfrentar el Gobierno a este problema, citando  las denuncias de Save the Children y Unicef que, unidas a otras organizaciones que ya se habían manifestado con anterioridad, califican la situación de dramática.

Los socialistas proponen un Pacto de Estado en virtud del cual se pongan todos los recursos que tiene la Administración pública en aras de prevenir la situación de riesgo de exclusión y pobreza infantil. Y concretamente en lo referente a la tarea que corresponde a Sanidad, Martínez Olmos invitaba a articular una estrategia a través de Atención Primaria o Pediatría para poderla sortear.
Sin vacunas de la varicela en las oficinas de farmacia
Conxita Tarruella Conxita Tarruella

"Por lo pronto vamos a seguir sin vacunas contra la varicela en las oficinas de farmacia", decía la diputada por CIU, Conxita Tarruella, tras haber realizado una interpelación urgente sobre el tema a la ministra, Ana Mato. A lo que añadía con cierta impotencia, “¡qué se le va a hacer!. Interpelaremos en septiembre”.

Tarruella apreciaba más nerviosismo del habitual en la intervención de Ana Mato. En reiteradas ocasiones comentó la parlamentaria: “ha estado nerviosísima y superenfadada. Y yo le pedía que no me remitiera, como tiene por costumbre, al calendario vacunal. Parecía que no sabía qué decirme y repetía, sin despegarse del papel, que era un asunto de salud pública. Y yo le respondía que esa preocupación por la salud pública la debería tener también por todos los inmigrantes que no se pueden atender en la sanidad pública y que pueden padecer enfermedades infecciosas, que es también un problema de salud pública. En fin, el caso es que no ha dado ninguna solución sobre el que no se pueda dispensar vacunas en las farmacias españolas”.

De todas formas, el tema no queda ahí. La diputada de CIU, dispuesta a dar la batalla, anuncia una moción que, tras registrar el jueves dia 10, votarán en el primer pleno que se celebre en septiembre.
La masiva llegada de niños a los hospitales para ser vacunados
La respuesta oficial de que ahora se puede vacunar a los niños que lo necesiten en las farmacias de los hospitales no convence a Tarruella y responde con un descreído: “a saber, con la de problemas que tienen en las farmacias hospitalarias para cobrar las vacunas, que se tengan que hacer cargo de las vacunas de los niños que manden los pediatras masivamente. Eso no va a suceder. Solo sucederá en la privada”.

Ante las insinuaciones por parte de la ministra Mato de que la diputada Tarruella nombrara una sola vacuna, cuando hay dos, varivax y varilrix (ésta restringida al uso hospitalario), la representante de CIU se defendió arguyendo que había tenido mucho cuidado de no nombrar marca alguna.

Armándose de nuevos argumentos, abogó porque los padres que lo deseen , “puesto que son los responsables de la salud de sus hijos, junto con los pediatras, que han de vigilar la salud de nuestros hijos, puedan comprarla en las oficinas de farmacia. Y si ellos la quieren comprar ¿quiénes son estas autoridades  para impedirlo?”. Y citó al respecto la postura del presidente de la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaría que, según Tarruella, acaba de manifestar en un comunicado que la medida es incomprensible, además de tildarla de barbaridad.
Los implicados se pronuncian
Los que han mostrado su postura ya hace algún tiempo han sido el Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP), la Asociación Española de Vacunología (AEV) y la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (SEMPSPH), que conjuntamente emitieron un comunicado que entre otras cosas dice que : “Las Sociedades Científicas más vinculadas con el empleo de vacunas manifestamos nuestra extrañeza y preocupación ante el desabastecimiento de vacunas de la varicela que se está produciendo en numerosas oficinas de farmacia españolas”.

Por todo ello, Conxita Tarruella arguyó no comprender cómo la presidenta del Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos, Carmen Peña, firmó un Pacto y más recientemente el documento con el desarrollo del mismo con el Ministerio. “Pero a ver ¿lo que recetan los médicos no se puede adquirir en las farmacias de todas partes? ¿Por qué lo que firma un Pediatra tiene que enviarse a la farmacia de un hospital?. Lo que ocurrirá es que los padres tendrán que ir al extranjero a comprar la vacuna. O hacerlo por internet. Y entonces, sí que supondrá un problema”.

Otro de los argumentos de la ministra refutado por la diputada Tarruella, es el del control que supone que los niños sean vacunados en el hospital. A lo que responde : “¿Pero qué control ha de ejercer el Ministerio si la vacuna la pagan los padres y está prescrita por un profesional?”. Así que Tarruella en este punto acusó al Gobierno de intervencionista. “Mi único interés en este tema es por los niños y también por los padres que me muestran su preocupación; sin olvidar los pediatras que lo menos que dicen es que es una barbaridad. Yo no hablo de calendario vacunal europeo porque en Europa se vende en las oficinas de farmacia con receta". Por lo pronto, reconoce, vamos a seguir sin vacunas contra la varicela en las oficinas de farmacia. “Veremos qué ocurre en septiembre, tras la votación de nuestra moción (consecuencia de la interpelación). Siento que no se nos escuche”.
La postura del Ministerio
Los argumentos de la ministra Ana Mato en todo momento fueron que todas las personas a las que el médico les prescriba la vacuna de la varicela fuera de calendario por algún riesgo concreto tendrán acceso a ella de forma gratuita en el hospital. Y que el calendario de vacunación infantil común es “uno de los más completos y equitativos de los países europeos”

En el caso de la vacuna de la varicela, recordó, que se aplica lo acordado en la Comisión de Salud Pública, que coincide con la inmensa mayoría de la Unión Europea, y reiteró que “se garantiza a quien lo necesite su dispensación en el hospital”. Y que la Comisión de Salud Pública, en la que están representadas todas las Comunidades Autónomas, ha ratificado el calendario vacunal hasta en tres ocasiones en las últimas semanas, “además de acordar continuar evaluando la evidencia científica para aplicarla al calendario de vacunación”.